• El equipo de El Diario revisó varias publicaciones realizadas en 2020 por escritores jóvenes venezolanos. Cada una de sus voces es el deslumbramiento del futuro literario que tendrá el país

La literatura es un visor que cataliza la realidad a través del lenguaje. La vida se vuelve clara y visible, sin ningún tipo de escaramuza, en la construcción lingüística de un texto literario. Los jóvenes escritores venezolanos, tanto en el país como en el extranjero, son parte de una nueva visión del mundo atravesados por la pesadez de nostalgia, la crisis humanitaria, la escapatoria y la sensación de no pertenecer a ningún lugar. La mayoría de los nuevos escritores publicados están enfocados en la poesía, pero existen algunas propuestas para visibilizar el trabajo narrativo, tanto de ficción como de no-ficción.

El equipo de El Diario revisó el trabajo de varios escritores recientemente publicados en 2020. Asimismo, es importante reconocer el oficio realizado por varios concursos, tanto de poesía como de narrativa, para brindar un espacio de publicación a muchos jóvenes venezolanos. La escritura es el medio de la trascendencia y cada ser humano, efímero e instantánea, se sabrá eterno en la palabra.

La escritura de estos jóvenes, por otra parte, es un significante del contexto venezolano y las cargas de la crudeza están puestas encima de cada palabra escrita por ellos. El temor de la juventud y la algarabía de la misma son una muestra efervescente del futuro y, por ende, es imperante reconocer su escritura. 

Concurso de narrativa Viaje alrededor de la casa 2020

El equipo de El Diario creó la primera edición de certámenes literarios con el concurso de narrativa Viaje alrededor de la casa. Este concepto fue escogido bajo la premisa del confinamiento obligatorio como un detonante para la creación escritural. 

“Es un espacio para la creación de cuentos que tienen como temática principal la pandemia, más específicamente el espacio íntimo de la cuarentena y  la experiencia hacia la intimidad del hábitat primordial que es el hogar, concebido como el área doquiera nos haya sorprendido la medida del confinamiento y distanciamiento social; incluso si es provisional, dada la circunstancia que sobrepasa cualquier deseo o voluntad de desplazamiento exterior”, se estableció en la invitación a los participantes.

El jurado de la primera edición estuvo conformado por Liliana Lara, Carlos Sandoval, Héctor Torres, Mario Morenza y Víctor Alarcón. El ganador anunciado el 30 de julio de 2020 fue Lizandro Samuel con su cuento “Asfixia”. Las menciones especiales fueron para Keyla Brando, Clara de Lima, José Javier Malaguera y José Luis Palacios. 

Concurso Nacional de Poesía Rafael Cadenas 2020

Este año se realizó la quinta edición del Concurso de Poesía Rafael Cadenas que tiene como finalidad el incentivo del acervo poético en los escritores jóvenes. La convocatoria fue realizada por Autores Venezolanos, Banesco Banco Universal, Fundación La Poeteca y Team Poetero. Cada una de estas propuestas tuvo una labor primordial en la realización del concurso en el contexto pandémico. 

El concurso está marcado por la figura de uno de los grandes poetas de la lengua española y de la literatura venezolana. El Ars Poética de Rafael Cadenas es una mirada al sentido crítico del concurso ante las propuestas recibidas: “Que cada palabra lleve lo que dice./ Que sea como el temblor que la sostiene./ Que se mantenga como un latido./ No he de proferir adornada falsedad ni poner tinta dudosa ni añadir brillos a lo que es./ Esto me obliga a oírme. Pero estamos aquí para decir verdad./ Seamos reales./ Quiero exactitudes aterradoras”. Cada verso debe ser sincero y proferir, en las enseñanzas de Cadenas, la verdad aterradora de la existencia. 

Este año el jurado estuvo conformado por los poetas Carmen Verde Arocha, Alejandro Sebastiani y Santos López. El veredicto dio como ganadores a Kaira Vanessa Gámez Márquez, Jorge Luis Landaeta y Winifer Ravelo. Otros 27 poetas jóvenes fueron seleccionados para ser parte de la antología de esta quinta edición. 

¿Dónde me hendió la memoria/ en qué pliegue me ha dejado varada/ cuantas noches llevo/ en este cuerpo desanudado/ que no soltará sus huesos/ hasta arrancarme de mí?”, esboza uno de los versos del poema Sin mí, de Kaira Vanessa Gámez, ganadora del concurso.

Premio de Cuento Santiago Anzola Omaña 2020

Este premio está dirigido a estudiantes universitarios que incursionan en la narrativa. Este año se realizó la quinta edición y el jurado estuvo conformado por Milagros Socorro, Arturo Gutiérrez Plaza y Julieta Omaña. El veredicto determinó como ganador al cuento “Cementerio de perros”, escrito por Alejandro Coita Sánchez, estudiante del octavo semestre de Letras en la Universidad Central de Venezuela (UCV). 

“En ‘Cementerio de perros’ un personaje, que se va convirtiendo en entrañable, reflexiona sobre los apegos, la enfermedad y la muerte. Del cuento destacamos una narración que fluye a través de un pensamiento con el que se logra verbalizar una mirada. A través de una escritura, que narra al mismo tiempo que se percibe, se alcanza un relato que se mueve entre la ternura, los detalles y el repentino humor que parece tapar un dolor. El trabajo y la descripción de lo “animal” como el reflejo de nosotros mismos, y la capacidad de construir un lugar de sensorialidad que dialoga con el espacio en el que se traslada la voz narrativa. Por medio de una cadencia sutil y un lenguaje sencillo se alcanza un potente contenido emocional que nos invita a acompañar al narrador a lo largo de toda la historia”, dijo el jurado. 

Las menciones honoríficas del concurso fueron para Bartolomé Cavallo, estudiante del Posgrado en Investigación Educativa de la Universidad Experimental Rómulo Gallegos (UNERG); Alesthea Vargas Ibáñez, estudiante de octavo semestre de Letras de la Universidad Central de Venezuela; Jonathan Leonardo Bolívar García, estudiante del séptimo trimestre de Ingeniería Biomédica de la Universidad Nacional Experimental Francisco de Miranda (Unefm) en Falcón; Niyireé Seleny Baptista Sánchez, estudiante del segundo trimestre de la Maestría de Literatura Latinoamericana en la Universidad Simón Bolívar (USB) y Andrea Santana estudiante del cuarto semestre de Letras en la Universidad Católica Andrés Bello (UCAB). 

Premio Lo Mejor de Nos 2020

En el fragor de las dificultades aparecen, como luminosas en la oscuridad, las historias de resistencia y fortaleza. Este es el objetivo principal de las narraciones escogidas por La Vida de Nos: el ensalzamiento de los valores positivos en un contexto plagado de malas noticias. Es necesario el reconocimiento de aquello que muestra “lo mejor de nos”. 

El jurado en esta ocasión estuvo conformado por los periodistas Alicia Hernández, Alfredo Meza y el escritor Ángel Gustavo Infante. El veredicto dio como ganador a Javier Cedeño Cáceres, periodista y editor de El Diario, por su crónica titulada “Mi trabajo en cuarentena”. 

Con gran agilidad narrativa, libre de excesos retóricos, el autor capta la fibra de la tragedia, muestra la densidad del contagio en un medio económicamente deprimido y describe los estragos desde una perspectiva fundada en la resiliencia y la solidaridad humana”, fue parte del veredicto del jurado.

Publicaciones de escritores jóvenes en 2020

La poeta venezolana Andrea Sofía Crespo, residenciada en Madrid, publicó su poemario Tuétano en 2018, pero este año Daniel Oliveros realizó la traducción al inglés de esa publicación. Armando Rojas Guardia había comentado anteriormente sobre esta obra de Crespo que “se logra una verdadera hazaña estética: transfigurar la fealdad en belleza verbal, incorporando a la materia del poema lo convencionalmente espúreo y deleznable, transformándolos en auténtica poesía”. 

Esta traducción con prólogo de Carlos Katan es importante en el espectro de la poesía venezolana en países de habla anglosajona. Además, la visibilización del menester poético en otra lengua, con un oficio minucioso en la traducción de los versos, permite que el eco de la literatura nacional encuentre nuevos oídos, más allá de los conocidos en los límites geográficos de la historia literaria del país. 

La editorial Palindromus a través de su concurso “Ecos de la luz” publicó la obra de varios poetas jóvenes como Yosmel Araujo, Eva Tizziani, Roislen Abreu, Paola de Andrade, Irán Infante y Angélica Guevara. El formato escogido por la editorial es el de plaquette digital para la publicación de cada uno de estos poetas. 

Además, Palindromus realizó la publicación digital de la antología Antropología del fuego con la participación de Óscar Blanco Correa, María Luisa Angarita, Daniel Aro, Néstor Mendoza, Edni López, Laura Cárdenas, entre otros. 

Oscar Todtmann Editores publicó el segundo poemario de Carlos Egaña, joven escritor venezolano, llamado “Hacer daño”. La editorial comentó sobre este texto que “semeja un tejido de araña o una marejada que a ratos invoca energía-voluntad, o que lleva a una negación-vacío, o a una develación-hallazgo del más borrascoso-tenaz estremecimiento”. 

“(Este libro) reúne poemas sólo posibles en la Caracas escasa. Desde la nostalgia, el delirio y la ira, las palabras que contiene reflejan la desesperanza vuelta pasión. Cada verso resulta de enfermedades placenteras y placeres enfermizos cobijados por la sombra del Ávila. Así, hacer daño también es un diario del cinismo que las generaciones perdidas esconden detrás de sus sonrisas”, comentó Egaña sobre Hacer daño. 

La escritora venezolana Enza García incursionó en el género poético con la publicación de Cosmonauta por la Fundación La Poeteca. Después de varias publicaciones a nivel narrativo como El bosque de abedules (2013) y Plegarias para un zorro (2011) García decide publicar su trabajo poético, siendo una de las obras más recientes en el espectro de la literatura joven en Venezuela. 

Cada uno de estos escritores tiene un camino extenso y escarpado por caminar. La escritura es un oficio complicado, pero la oportunidad recibida en sus voces noveles es importante para conocer las dudas de la juventud venezolana. Por eso mismo, las propuestas de visibilización y la confianza en autores poco conocidos será el inicio para el sustento de un espectro literario en el cual las voces dispares y críticas posean un lugar para establecerse. 

Noticias relacionadas