• Acusaciones sin sustento sobre supuesto fraude electoral, asalto al Capitolio por simpatizantes del presidente Donald Trump y el inicio de otro juicio político al presidente a este por «incitar a la violencia», son los eventos que han marcado la agencia de la nación norteamericana en tan solo tres meses. El Diario analizó con un experto político estos hechos

La crisis político-social de Estados Unidos marcó su punto más álgido con el asalto al Capitolio por parte de los simpatizantes del presidente saliente Donald Trump, que buscaban evitar la certificación de Joe Biden como el nuevo mandatario de ese país. Sin embargo, el vaso venía llenándose desde los comicios presidenciales en ese país con la denuncia de fraude electoral que realizó el presidente saliente de la nación. 

Leonardo Morales, politólogo y consultor político venezolano en Estados Unidos indicó que todo lo ocurrido desde entonces podría ser el resultado del curso político de Trump en contra de las instituciones estadounidenses. Destacó para El Diario que incluso el canto de fraude lo hizo antes de que se tuvieran todos los resultados de las elecciones. 

Hay que tener en cuenta que cuando se hace una denuncia de este tipo es porque la persona ya ganó los comicios y el contrincante le robó las elecciones. Esto aún no había pasado y ya Trump estaba con el tema del fraude. Es muy complicado hacer esto si aun el proceso no ha terminado porque aún no se tienen las pruebas suficientes para demostrarlo”, explicó Morales.

El experto resaltó que todos los candidatos tienen el derecho de denunciar un fraude electoral siempre y cuando existan las pruebas necesarias para demostrar las irregularidades e inconsistencias. En ese caso, detalló Morales, la persona puede acudir a los entes pertinentes (Cortes Estatales o la Corte Suprema) para expresar sus inconformidades.

Foto: EFE

Trump y la expectativa del apoyo de la Corte Suprema 

Luego de acudir a las cortes en más de 60 ocasiones, Trump decidió llevar su denuncia de fraude a la Corte Suprema. Morales comentó que lo preocupante del asunto es que las intenciones del presidente eran que como la mayoría de los jueces de esa institución son conservadores, le darían su apoyo sin condiciones. 

“Esto parecía personalismo político, queriendo imponerse ante la institucionalidad y la democracia. Y por eso, cuando la Corte Suprema rechazó la petición de los republicanos de invalidar la victoria de Biden, Donald Trump arremetió verbalmente también contra esta institución alegando que era corrupta”, sentenció el politólogo.

Foto: EFE

Morales espetó que debería tratarse de respetar las leyes y no de solo pertenecer a un partido político. Explicó además que discursos como los que ha mantenido el presidente saliente de los Estados Unidos generan en el país más polarización, abriendo paso a hechos como el asalto al Capitolio

Las formas de un discurso político son muy importantes, como líder en este ámbito la persona no solo le habla a los millones que votaron por él sino que también se dirige a todo un país y bien sabemos que en el mundo existen radicales. No se pueden tener palabras de confrontación y división, la idea es tratar de generar confianza y credibilidad en las instituciones independientes y en el país”, sentenció el analista político.
Foto: EFE

¿Para qué realizar un juicio político a Trump? 

La mayoría demócrata en la Cámara Baja de Estados Unidos inició el pasado 8 de enero los preparativos para someter a un segundo juicio político al presidente saliente. El miércoles 13 de enero, una mayoría bipartidista de legisladores en la Cámara de Representantes de EE UU aprobó la apertura de un nuevo impeachment contra Trump.

Foto: EFE

Cabe preguntarse de qué serviría realizarle a Trump un nuevo juicio si ya queda menos de una semana para que abandone el poder. El politólogo Morales comentó que más allá de tener un significado político, el mensaje que se quiere dar es que absolutamente nadie puede ser responsable de hechos como el del Capitolio y no atenerse a las consecuencias.

Donald Trump es el primer mandatario de los Estados Unidos que enfrentaría un segundo impeachment y también ha sido uno de los más polémicos. Recientemente anunció una gira de despedida que inició el 12 de enero y luego de reconocer los resultados de las elecciones anunció que no asistirá a la toma de posesión del presidente electo, Joe Biden. 

Noticias relacionadas