• El ente más importante del fútbol mundial comunicó su negativa ante la conformación de la Superliga de Europa

La FIFA aclaró las dudas sobre su participación en los rumores de la Superliga de Europa. Un nuevo formato de torneo propuesto por algunos clubes para sectorizar el fútbol europeo.

“La FIFA y las seis confederaciones (AFC, CAF, Concacaf, Conmebol, OFC y UEFA) desean reiterar una vez más y recalcar con firmeza que tal competición no sería reconocida ni por la FIFA ni por la confederación correspondiente”, estableció el comunicado. 

Todo jugador o club que participe en este tipo de torneo tendrá prohibido, automáticamente, participar en cualquier competición bajo el reglamento de la FIFA y sus confederaciones. Según los estatutos del organismo todas las competiciones deben estar organizadas o reconocidas por él. En este caso, la participación en la Superliga de Europa, como propuesta independiente, dejaría por fuera a los jugadores y equipos participantes del Mundial de fútbol, la UEFA Champions League, el Mundial de Clubes, entre otras competiciones.

Los principios universales del mérito deportivo, la solidaridad, los ascensos y descensos, y la subsidiariedad son la base de la pirámide futbolística que garantiza el éxito global del fútbol y, por ende, están consagrados en los estatutos de la FIFA y las confederaciones. El fútbol goza de una larga y exitosa historia gracias a estos principios. La participación en las competiciones mundiales y continentales siempre se debe ganar en el terreno de juego”, puntualizó la FIFA en el comunicado.

Por su parte, Las Ligas Europeas (EPFL) respaldaron la decisión de la FIFA y sus confederaciones. Para este organismo la creación de una Superliga Europea cerrada, con carácter económico, es una desviación al modelo acostumbrado del fútbol europeo. “El modelo deportivo europeo se basa en el mérito deportivo, la promoción y el descenso, con la clasificación para las competiciones internacionales de clubes a través de las competiciones de la liga nacional”, agregó el comunicado. 

La EPFL fue enfática en la protección y sostenimiento del formato establecido del fútbol mundial y su industria. “Si la iniciativa se pone en marcha, coordinaremos nuestras medidas con la UEFA, la FIFA y las Confederaciones”, advirtieron. 

¿Qué es la Superliga de Europa? 

Es una propuesta que nació a finales del siglo pasado, como un bosquejo a futuro pensado, sobre todo, por los grandes clubes a nivel económico y futbolístico de Europa. En 2008 la idea tomó fuerza bajo la reunión de FC Barcelona, Real Madrid, Juventus, AC Milan, Inter, Liverpool, Manchester United, Bayern de Múnich, Borussia Dortmund, Olympique de Marseille, PSG, Ajax, PSV Eindhoven, Oporto, Arsenal, Bayer Leverkusen, Olympique de Lyon y Valencia CF. Estos participarían de la mencionada Superliga de Europa. 

Foto: cortesía

El formato pensado de la Superliga es un todos contra todos, en el cual se plantearía un torneo desde agosto hasta mayo, donde el ganador disputará un total de 38 partidos. Ahora, la razón principal para su creación es la búsqueda de independencia económica por parte de los grandes clubes del continente. Al separarse de la UEFA y establecer un nuevo reglamento de competición los clubes no tendrán la necesidad de responder al Fair Play económico. Por ende, el mercado de contrataciones cambiará y, además, las ganancias por los 1.600 millones de fanáticos del fútbol europeo se podrán distribuir entre este grupo de clubes. 

La instauración de la Superliga de Europa provocaría, a su vez, una pérdida de interés en el fútbol doméstico de cada país, perjudicando a los clubes pequeños. Se crearía un monopolio de contrataciones, derechos de televisión, mercadeo, entre otras áreas, cerrado para los clubes participantes, que son aquellos con mayor poder económico en el ámbito futbolístico. Para Alerksander Ceferin, presidente de la UEFA, “es difícil pensar en una trama más egoísta y ególatra”.

¿Cómo funcionaría? 

El formato reúne semejanzas con la NBA y la Euroliga de baloncesto. Sería un torneo de 18 equipos (por los momentos) que jugarían una fase regular y, luego, los ocho mejores clasificarían a una final. Esto se haría en una sola ciudad, dejando grandes ganancias a la misma, por la cantidad de fanáticos. 

Posteriormente, para promover la inclusión de otros equipos, se producirán dos ascensos y dos descensos para ampliar la competitividad. Eso sí, el formato establecido tiene, sobre todo, un talante económico y la discusión reluce en 2021 por ser el año de finalización de contrato entre la UEFA y las televisoras. El proyecto se mantiene bajo perfil, pero algunos clubes han manifestado su interés para participar. El FC Barcelona fue uno de los primeros en realizar la solicitud de inscripción, bajo la junta directiva de Joseph Bartomeu. 

Foto: cortesía

De España, invitaron al Real Madrid y al Atlético de Madrid; por Francia, el Paris Saint Germain; de Alemania, el Borussia Dortmund y el Bayern Munich; por Italia, El Inter de Milán, el AC Milan y la Juventus. El país con mayor cantidad de participantes sería Inglaterra con el Liverpool, Manchester City, Manchester United, Arsenal y Chelsea. 

La Superliga de Europa sería un espacio centrado en el poderío económico de los grandes clubes de Europa. Por ende, las respuestas de los distintos organismos del fútbol mundial y los dueños de los clubes más pequeños han sido contestatarias ante la pretensión de dominar el fútbol.

Noticias relacionadas