• Una migrante de 18 años de edad fue drogada y violada cuando se presentó a una entrevista laboral en Buenos Aires. El presunto responsable de la agresión fue detenido por 48 horas y puesto en libertad condicional. Foto: Germán García Adrasti.

Ella pensó que se trataba solo de una entrevista de trabajo, pero no imaginó que con el pasar de las horas viviría una pesadilla. Una venezolana de 18 años de edad en Argentina respondió a un anuncio por Facebook para postularse al puesto de vendedora en una tienda de ropa, una entrevista que sirvió de fachada para que Garzón Martínez, el empleador, la drogara y agrediera sexualmente

Luego de ver el anuncio de trabajo, la joven se comunicó con el sujeto que ofrecía el empleo, quien le dijo que su nombre era Santiago, una identidad que no correspondía con la real. Después de intercambiar varios mensajes, en la conversación previa a la entrevista de trabajo, el hombre le ofreció cenar el viernes en la noche para “hablar sobre trabajo”, según cuenta la madre de la víctima, Thais, a la agencia Télam. La joven se negó a la propuesta del hombre y acordaron realizar la entrevista el sábado en la mañana en el local de indumentaria médica ubicada en Balvanera, Buenos Aires. 

A la madre de la joven le pareció raro aquel ofrecimiento. Le pidió a su hija que le enviara una foto del local, datos del empleador y la ubicación antes de presentarse a la entrevista.

Foto: Google Maps

El día de la agresión 

Durante la mañana, la migrante estuvo en una jornada de prueba como vendedora en el comercio. En varias ocasiones el sujeto le ofreció bebidas; sin embargo, ella se negó a tomar algo. Fue hasta mediodía cuando la joven aceptó un vaso de agua. Luego de beberla, la joven se sintió mareada y atinó a enviarle un mensaje a su mamá advirtiéndole sobre la situación. “Creo que el dueño de donde trabajo me drogó porque me siento mareada”, le escribió por WhatsApp a su mamá. 

En una entrevista al canal TVVNoticias, la joven relató que el sujeto comenzó a cerrar con llave y a bajar las persianas del local. Poco antes de cerrar, ingresaron unas señoras a la tienda. Ella se levantó y le dijo que luego de atender a las personas iba a tomar agua del filtro que se encontraba en el lugar. Sin embargo, cuando terminó de atender a los clientes se dio cuenta de que el agua ya estaba servida en un vaso. 

“Hacía mucho calor y estaba tan metida en hacer mi trabajo que no me percaté  de que ya la había servido”, dijo en la entrevista. Luego de tomar el agua la joven sintió que se le durmieron las manos. En medio de la desesperación marcó el número de teléfono de su hermana, pero no pudo hablar. Luego de eso perdió el conocimiento. 

La joven contó a TVVNoticias que cuando se despertó  el hombre le estaba poniendo el pantalón. Luego volvió a quedar inconsciente. 

Denuncia a la Policía 

Al enterarse de la situación, la madre se comunicó con la policía. Los funcionarios ingresaron al local  a la fuerza luego de tocar varias veces la puerta. Cuando entraron la venezolana se encontraba inconsciente en una escalera, semidesnuda y bajo los efectos de alguna sustancia, así informaron fuentes policiales a El Clarín. El hombre fue detenido y la joven fue llevada al Sistema de Atención de Emergencia para realizar las evaluaciones forenses pertinentes y constatar la agresión sexual.

La indignación creció en la comunidad argentina luego de que Garzón Martínez estuviese 48 horas detenido. Fue acusado de agresión sexual simple y puesto en libertad condicional hasta el día del juicio por no tener antecedentes penales.

Grupos feministas y de defensa de las mujeres en Argentina han difundido la etiqueta #GarzónMartínezViolador en redes sociales y convocaron una protesta pacífica para el jueves 28 de enero frente al local donde ocurrió la agresión sexual para exigir justicia y que el responsable sea enjuiciado. 

Elisa Trota Gamus, representante del presidente interino de Venezuela, Juan Guaidó, en Argentina, se mantuvo en contacto con la víctima y su familia. Señaló que están gestionando apoyo y exigió que haya justicia por su caso. 

El caso de la migrante venezolana es una muestra de las agresiones que viven las mujeres, no solo en Argentina sino en toda la región. Por esta razón, los medios de comunicación y usuarios de redes sociales han mostrado su solidaridad con la joven para exigir que la agresión sexual que vivió no quede impune.

Noticias relacionadas