• La suspensión de vuelos en el inicio de la pandemia y la falta de combustible también influyeron en la merma que tuvo el sector de alojamiento desde marzo hasta noviembre. Foto principal: Pestana.com

Los hoteles venezolanos registran una baja ocupación desde el inicio de la cuarentena, decretada en marzo de 2020, como consecuencia de las restricciones en los vuelos aéreos, las fallas en el servicio eléctrico y la falta de combustible. A esto se suma que diferentes establecimientos recibieron pacientes con coronavirus.

Según cifras de la Federación Nacional de Hoteles de Venezuela (Fenahoven), solo el pasado mes de diciembre cerró con 30% de hospedados, frente al 20% que reportaba el sector de hospedaje desde que la pandemia llegó al país.

Los hoteles y posadas, por decisión del Ejecutivo, solo pueden trabajar con 30% o 40% de aforo. Para garantizar la operatividad, se establecieron protocolos de bioseguridad desde la llegada de los huéspedes, la habilitación de áreas abiertas y la limpieza constantemente de las áreas comunes.

Hoteles venezolanos registran baja ocupación desde el inicio de la cuarentena
Foto referencial

“Destinos cercanos son los más beneficiados”

El miembro del directorio del Consejo Superior de Turismo de Venezuela (Conseturismo), Rafael Guerra, detalló en una entrevista para El Diario que los destinos más cercanos a las capitales fueron los más visitados en 2020. Precisó que el escenario podría repetirse este año. 

“La afluencia ha sido moderada, con tendencia a la baja, podría decirse que disminuyó en comparación con el comportamiento natural de todos los años. La mayoría de los meses de 2020 hubo un porcentaje de ocupación cercano a 20%”, agregó.

Indicó que la isla de Margarita se vio afectada los primeros meses de la pandemia por la falta de vuelos, aunque el ferry se mantuvo en funciones. “Los destinos más solicitados son las playas de Vargas, las de Puerto La Cruz, Morrocoy, la costa de Carabobo e Higuerote, en Miranda”.

Con respecto a Caracas, apuntó que el traslado de personas para realizar diligencias, también favorece al sector hotelero. “Muchos establecimientos viven de eso, de las personas que vienen a Caracas, bien sea por negocios o asuntos personales”, agregó. 

Aclaró que el porcentaje de ocupación en la actualidad se establece por el número de habitaciones disponibles para el público y no por su totalidad. Según la regulación vigente, los hoteles no pueden trabajar en su totalidad.

“Vendrán promociones”

El presidente de la Asociación de Mayoristas de Turismo, Julio Arnaldes, agregó que la caída del turismo en la región también afectó a Venezuela.

“Hay que esperar para ver cómo se va a recuperar el sector turístico, lo que incidió en otros países también se siente en Venezuela. Como consecuencia de la pandemia y mientras los vuelos estuvieron suspendidos, se impulsó el mercado local”, dijo.

Consultado sobre el aumento en los costos de los paquetes turísticos, agregó que esto se debió a factores coyunturales. “En el caso de la isla de Margarita, por ejemplo, afectó que no visitarán los turistas colombianos, quienes solían ir a pasar vacaciones y probablemente por eso algunos hayan ajustado tarifas. Sin embargo, vendrán tarifas a flor de piel, de hoteles buenos con hospedaje de entre 25$ y 50$ por noche. Los sitios turísticos se van a ir ajustando”.

Sobre la Perla del Caribe, apuntó que los primeros meses de cuarentena tuvieron un impacto considerable en el alojamiento “porque al principio hubo mucho descontrol. Luego hubo cambios, se extendió la modalidad de todo incluido y se habilitaron los servicios a la habitación para evitar el contacto entre los huéspedes”, refirió.

“En diciembre cambió la situación”

Biancha Lozada está al frente de la posada Guayamure, ubicada en Choroní, estado Aragua, uno de los lugares turísticos más concurridos de Venezuela. La localidad también sintió el impacto negativo con la llegada del coronavirus. 

Choroní se vio afectado porque aquí vivimos de la pesca, la agricultura y el turismo. Algunos dueños de posadas, ante la falta de clientes, cerraron sus puertas para remodelar, otros tuvieron que hacerlo porque no tenían cómo pagar la nómina y tuvieron que trabajar con el personal mínimo», recordó.

Subrayó que la flexibilización del mes de diciembre ayudó un poco a la economía local. “Todo cambió porque entraron más turistas y, en consecuencia, más dinero. Por las restricciones hemos recibido turistas nacionales, quienes cumplen con los protocolos de bioseguridad, por eso los casos de contagio aquí han sido casi nulos”, precisó.

Lozada se mostró confiada de que la llegada de la vacuna devuelva la normalidad y que el sector turístico retome sus actividades. Esa misma esperanza tienen todos los grupos que apuestan a Venezuela y la reactivación de las actividades económicas.

Noticias relacionadas