• Luis Palacios, miembro de la Federación de Centros Universitarios de la UCV, declaró -en referencia al gobierno de Nicolás Maduro- qué: “prefieren gastar el dinero de la nación en misiles que en nuestra educación” y su afirmación es una verdad que fue verificada por el equipo de Cotejo.info

Texto: Fiorella Agredo/ Cotejo.info

La crisis económica que se vive en Venezuela abarca todos los ámbitos y el sector universitario ha sido uno de los más afectados, de acuerdo con las constantes declaraciones que ofrecen sus principales voceros: autoridades, profesores y estudiantes.

Cada año los medios de comunicación publican información sobre el déficit presupuestario que afecta a este sector de la educación. Los estudiantes se suman a la exigencia de recursos suficientes para garantizar el funcionamiento de estas instituciones y la continuidad académica.

En noviembre de 2020 fue difundido en redes sociales un video grabado por miembros de la Confederación de Centros de Estudiantes Universitarios de Venezuela (Confev) frente a las puertas de la Comandancia General de la Armada, realizado con el propósito de denunciar la compra de misiles por parte del gobierno de Nicolás Maduro en detrimento de la educación.

En el material audiovisual se observa una gran pancarta con la frase: “Sí hay $ dólares para misiles pero no para la educación”, que resume los argumento esbozados por los nueve estudiantes universitarios que participaron en la protesta pacífica.

“Prefieren gastar el dinero de la nación en misiles que en nuestra educación”, dijo Luis Palacios, miembro de la Federación de Centros Universitarios de la UCV (FCU-UCV).

El equipo de Cotejo.info inició un proceso de verificación del argumento de los estudiantes universitarios y concluyó que es cierto. La revisión de fuentes documentales, el análisis de las declaraciones de los voceros del gobierno y la entrevista realizada a un experto en política exterior, defensa y seguridad, arrojó que es verdad que en Venezuela se destinan mayores recursos para la compra de armamento y misiles, que para la educación universitaria.

La denuncia del presidente colombiano encendió alarmas

La posible compra de misiles a Irán se mantuvo en la palestra durante los últimos 4 meses de 2020, debido a la denuncia realizada por Iván Duque, presidente de Colombia. El 20 de agosto, el mandatario participó en el foro virtual «Compromiso por el futuro de Colombia” y según EFE dijo lo siguiente:

Hay información de organismos de inteligencia de carácter internacional que trabajan con nosotros donde se muestra que hay un interés de la dictadura de Nicolás Maduro de adquirir unos misiles de mediano y largo alcance a través de Irán».

Tres días después Maduro dio una entrevista exclusiva a la primera emisión del programa “Aquí con Ernesto”, conducido por el periodista y ministro del Poder Popular para la Cultura, Ernesto Villegas, donde aseguró:

Teniendo Irán tremenda tecnología militar, comprarle a Irán también cohetes y misiles de corto, mediano y largo alcance para defendernos de las amenazas imperialistas, me pareció una buena idea y le di la orden al ministro para la Defensa Vladimir Padrino que evalúe todas las potencialidades y posibilidades y sí es posible y es conveniente, compraremos esos misiles en su momento”.

Lo dicho por Maduro en el programa fue reseñado en una nota de prensa publicada por Venezolana de Televisión. El mandatario rechazó “el nuevo ataque de Duque” y no especificó la cantidad ni el costo que supondría la compra de este armamento.

A finales de octubre de 2020, reiteró esta posibilidad en una rueda de prensa al expresar: “Venezuela puede comprar balas, fusiles, tanques, aviones y misiles al país que le dé la gana”, según lo reseñado por El Nacional.

Estas afirmaciones, sumadas a las denuncias de una reiterada asignación presupuestaria deficiente para las universidad públicas de cara al 2021, originaron la inconformidad en los estudiantes universitarios.

Inversión podría oscilar entre 50 y 100 millones de dólares

Producto de la opacidad informativa oficial se desconocen datos certeros sobre la posible inversión. Andrei Serbin Pont, analista internacional y director de la Coordinadora Regional de Investigaciones Económicas y Sociales (CRIES), dijo a Cotejo.info que sobre el tema solo se conoce lo denunciado por el presidente Duque.

Sin embargo, el experto en política exterior, defensa y seguridad considera que la opción de mayor probabilidad que tomaría el gobierno sería la compra de misiles con motores de combustible sólido de corto y mediano alcance.

Estos misiles tienen 700 kilómetros de alcance y utilizan combustible sólido; a partir de las características mencionadas se pueden calcular los costos. Según Serbin Pont se estima que un misil iraní de estas características cuesta entre 1 y 3 millones de dólares.

¿Cuántos misiles necesitaría Venezuela? El experto explica que primero tendrían que ser una prioridad de incorporación dentro de las Fuerzas Armadas Nacionales (FAN), es decir que los misiles sean un medio con un costo operativo menor y con mayor capacidad de impacto que los actuales. Aclara que de acuerdo con la función de defensa se evalúa el número de misiles que necesitan adquirir.

Aclara que la adquisición va más allá de los misiles, porque es necesario equipar los sistemas asociados en una o varias unidades con vehículos de: transporte, lanzamiento, comando y control, además del personal requerido. Una sola unidad podría costar entre 50 y 100 millones de dólares.

Presupuesto universitario deficiente

El déficit presupuestario en las universidades públicas de Venezuela comenzó a registrarse entre los años 2008 y 2009. La primera área afectada fue la investigación, como se refleja en un reportaje de El Nacional publicado en marzo de 2018.

La ONG Aula Abierta señaló que para este 2021 “con déficit presupuestario superior a 97%, el panorama de las universidades es aterrador”, en un reportaje -publicado en octubre de 2020- que señala se trata de una política sistemática ejecutada por el gobierno para restringir las actividades de estas instituciones.

El Ministerio del Poder Popular para la Educación Universitaria (MPPEU) y la Oficina Nacional de Presupuesto (Onapre) se encargan de recibir los presupuestos de cada universidad pública y de acuerdo con la información que se difundió a finales de 2020 se concluye que los recursos económicos asignados no representan ni siquiera el 10% del presupuesto solicitado por las distintas casas de estudio.

Cecilia García Arocha, rectora de la Universidad Central de Venezuela (UCV) notificó que el presupuesto asignado fue del 2.27 % de lo solicitado, lo que genera un déficit del 97.73 %. Significa que podrán cubrir el 3.98 % del gasto de funcionamiento y 1.19 % del gasto de personal.

Mariella Azzato, vicerrectora Administrativa de la Universidad Simón Bolívar (USB), declaró que recibieron el 0.4 % de 123 billones de bolívares solicitados, que para la fecha de la solicitud (octubre 2020) representaban casi 273 millones de dólares.

La situación se repite en el resto de las universidades públicas autónomas y experimentales.

Si se compara el porcentaje asignado en función del total solicitado por cada universidad, entre los años 2019 y 2021, se observa un declive. El siguiente cuadro contiene datos de la UCV y la USB, tomados de fuentes documentales.

Gobierno reduce porcentaje de recursos asignados a la universidades

UniversidadAño 2019Año 2020Año 2021
UCV32% de lo solicitado9.8% de lo solicitado2.27% de lo solicitado
USB13% de lo solicitado6% de lo solicitado0.4% de lo solicitado
Fuente: Red Universitaria por los Derechos Humanos, Crónica Uno

Con estas cifras se hace difícil para las autoridades universitarias sostener servicios de comedor, transporte, becas, investigación o extensión. Los laboratorios dejaron de ser equipados y las actividades quedaron de lado extracurriculares. Gran parte de los recursos van dirigidos al pago de salarios de profesores, administrativos y obreros.

La Encuesta del Observatorio Venezolano de Universidades (ENOBU) -realizada en 2019- indica que el uso del transporte universitario pasó 30 % (en 2018) a 16 % durante el 2019, debido paralización de unidades por problemas mecánicos, falta de repuestos y el alto costo de reparación, aunado al déficit de combustible.

En un ejercicio comparativo entre el costo de 1 misil y el monto asignado en 2021 para la USB, se observa que los recursos otorgados a la institución están por debajo del valor de un misil iraní. Esto indica que la afirmación de la Confederación de Centros Universitarios de Venezuela es verdadera.

Noticias relacionadas