• La nación austral cuenta con más de 400.000 migrantes de Venezuela, quienes han llegado llenos de sueños para poder rehacer sus vidas tras salir de una crisis humanitaria que ha consumido a su país natal. Foto: Sebastián Beltrán

Chile se ha convertido en el destino favorito para muchos migrantes venezolanos. Buscan salir de su país para hallar estabilidad y calidad de vida que se ha perdido en los últimos seis años debido a las decisiones políticas del régimen de Nicolás Maduro. Muchos de estos ciudadanos que han partido de su tierra son profesionales, quienes con esperanzas, sueños y su título universitario bajo el brazo se insertan en la nación austral para poder ejercer.

Ese fue el caso de la venezolana Josselin Diaz, de 28 años de edad, graduada como ingeniera industrial. Llegó a Chile en abril de 2017 junto a su pareja, con quien comparte la misma profesión. 

Migrar de Venezuela y dejar atrás a su familia no fue una decisión sencilla, pero consideraba que era la correcta. Así podría no solo salir adelante, sino también poder ayudar a su mamá económicamente desde el extranjero.

Migrantes viajan para ser venezolanos en Chile
Foto: EFE

Luego de un abrazo de su progenitora, Josselin y su novio emprendieron su viaje desde Caracas en autobús hasta Táchira, en donde cruzaron el puente Simón Bolívar hacia Colombia y comenzaron el recorrido hasta el país austral.

“El proceso fue duro. Cuando llegamos no estaban pidiendo visas, pero los trámites para poder obtener la cédula chilena se tardaban mucho tiempo. A mí particularmente me costó conseguir empleo los primeros meses”, recordó Diaz en entrevista para El Diario.

Aseguró que mientras ella caminaba todos los días buscando empleo, su pareja ya estaba en una tienda como vendedor. Ese sueldo los ayudaba a cubrir las necesidades básicas de ambos. Pero no era suficiente. 

Yo llegaba llorando todos los días. No sabía si había hecho bien las cosas, me sentía incapaz”, recordó.

Sin embargo, el apoyo de su novio la impulsó a seguir y luego de seis meses de búsqueda, Díaz comenzó en su primer empleo como vendedora en una zapatería, donde recibió un contrato y así poder cotizar para su fondo de pensiones y de salud, obligatorio en Chile. 

Luego la llamaron como asistente en un consultorio. Pero su meta ya estaba trazada y era poder ejercer su profesión. 

“Yo estaba muy clara de lo que quería. Siempre me postulaba a trabajos con mucha fe”, mencionó.

Después de un tiempo, aproximadamente un año, a Diaz la llamaron para ejercer su carrera en una empresa distribuidora de carnes en Chile. En ese mismo lugar luego contactaron a su pareja para que asumiera un cargo como ingeniero.

“Te sientes demasiado completa cuando haces lo que te gusta. Te llena mucho como persona”, expresó.

Ambos cumplirán tres años en la compañía, a la que agradecen todas las oportunidades y el aprendizaje que han recibido; además de la inclusión de sus compañeros y jefes chilenos.

Migración venezolana en Chile

Desde que comenzó a agudizarse la crisis humanitaria, política y social en Venezuela, los ciudadanos comenzaron a migrar a diferentes naciones de la región. Chile fue uno de los países que le abrió las puertas a los extranjeros venezolanos, convirtiéndose de este modo en la comunidad de migrantes más grande, seguida por Perú, Colombia y Haití.

En Chile hay 1.492.522 migrantes, de los cuales, de acuerdo con cifras de aportadas por el Instituto Nacional de Estadísticas (INE) y el Departamento de Extranjería y Migración (DEM), 30,5% son venezolanos (455.494); 15,8% peruanas, 12,5% haitianos; 10,8% colombianos; 8,0% provienen de Bolivia y 5,3% son de Argentina.

Debido a la cantidad de venezolanos en el país austral, se ha convertido la comunidad con mayor participación en el mercado laboral chileno. Así lo ratificó la doctora venezolana Neida Colmenares, académica y directora de Ciencia Política de la Universidad de Chile, en entrevista para El Diario. 

“La comunidad venezolana en Chile abarca el 30,5% del total de los migrantes; por lo tanto, es lógico que tengan una mayor participación en el mercado laboral”, comentó Colmenares. 

Venezolanos
Foto cortesía

Destacó que, de acuerdo con estudios, la población venezolana posee 15 años de escolaridad, la cual está por encima del promedio nacional y además tiene altos índices de cualificación profesional. 

“Hay muchos ingenieros, médicos, profesionales del área de telecomunicaciones, informática; carreras que les permiten acceder a salarios un poco más elevados al del mercado, por tener promedio de escolaridad mayores al conglomerado migrante en general; incluso mayores años de escolaridad que la comunidad nacional”, aseveró. 

Mitos contra migrantes

La directora de Ciencia Política de la Universidad de Chile desmintió que los migrantes venezolanos le hayan quitado empleos a los chilenos.

Neida Colmenares detalló que los migrantes en general han ocupado rubros que la comunidad chilena ha abandonado; además de participar en todo el mercado laboral. 

“En los informes que he podido revisar se indica que hay un aporte de los migrantes al PIB de Chile y un aporte sustancial en el mercado laboral”, dijo.

Aporte de los migrantes en Chile

De acuerdo con un informe del Servicio Jesuita a Migrantes y la Fundación Avina, la comunidad extranjera en Chile aporta 4 millardos de dólares anuales.

“Si se considera que la población migrante representa un 8% de la fuerza laboral, su contribución al PIB es del orden del 4%. Asumiendo una tributación media del 20% sobre el ingreso, aporta anualmente un 0,8% del PIB adicional al 0,5% promedio por concepto de aumento del PIB lo que aumenta su contribución fiscal neta es 1,3% anual, lo que equivale a 4 millardos de dólares”, reza el informe.

La importancia de contar con un contrato

Neida Colmenares explicó la importancia de que los migrantes cuenten con un contrato de trabajo en el país austral. De esta manera pueden obtener los beneficios que ofrece el Estado. 

Para que los venezolanos puedan ingresar de forma legal a Chile deben tramitar la Visa de Responsabilidad Democrática (VRD) en los Consulados del país en Venezuela.

Sin embargo, quienes ya se encuentran radicados en la nación y desean solicitar una visa de permanencia definitiva, deben contar con un contrato de trabajo para demostrar sus ingresos y cómo se sostienen en el país.

El medio digital Ex-Ante realizó un reportaje sobre la condición de los venezolanos en Chile. En él entrevistó a Guarequena Gutiérrez, exembajadora del gobierno interino de Venezuela, quien aseguró que la situación de los venezolanos en el país sureño se debe separar de acuerdo a sus estatus migratorios. 

“Los que ya tienen permanencia definitiva; los que la están solicitando y los que recién llegan al país (…) Cada uno de estos estatus representa un contexto distinto de oportunidades e inserción laboral y social. Muchos han llegado a Chile a empezar de cero, y no traen sustento económico”, dijo Gutiérrez.

En ese aspecto, miles de venezolanos siguen trabajando para cumplir sus sueños en Chile. Con el tiempo, muchos han logrado emprender sus propios negocios; otros han podido asumir nuevos cargos en sus carreras, mientras que los demás empiezan en nuevos rubros en los que terminan creciendo profesionalmente.

Noticias relacionadas