• La ONG Cepaz registró 18 femicidios en el país desde el 1° hasta el 31 de enero de 2021. Este es un delito que no puede tratarse como un hecho aislado porque es el resultado trágico de un ciclo continuado de violencia contra la mujer 

En el Día de la Mujer muchas venezolanas no podrán celebrar su día. ¿La razón? Fueron asesinadas. Actualmente, con mayor frecuencia se registran casos de femicidios en Venezuela, un problema que abarca varias aristas y que forma parte de un ciclo de violencia en una sociedad llena de estereotipos de género y desconocimiento. 

Mariajosé López, de 20 años de edad, decidió terminar su relación de siete años con Edilson Pereira. El domingo 28 de febrero, cuatro días después de la ruptura, ella accedió a verlo para conversar en su apartamento ubicado en La California Norte, estado Miranda. La conversación se transformó en violencia. López trató de defenderse, pero las heridas que su expareja le propinó en el cuello, estómago y hombro le generaron una hemorragia interna por la cual murió. 

El caso de Mariajosé López se suma a las cifras de asesinatos de mujeres por motivo de género que se han registrado en Venezuela en lo que va de 2021. En menos de 48 horas hubo tres femicidios en el estado Portuguesa durante el mes de febrero. La ONG Centro de Justicia y Paz (Cepaz), en su Monitor de Femicidios, contabilizó un total de 18 de estos crímenes desde el 1° hasta el 31 de enero de este año en el país, es decir, un femicidio cada 38 horas. Cepaz previamente registró 212 de estos delitos en el país desde el 1° de enero hasta el 13 de noviembre del año 2020. 

Para entender la gravedad de estos delitos es importante conocer en qué consiste el femicidio y cuál es su relación con la violencia de género. La Oficina Regional para las Américas y el Caribe de la Entidad de las Naciones Unidas para la Igualdad de Género y el Empoderamiento de las Mujeres (ONU Mujeres) define el femicidio como “el asesinato de una mujer por el hecho de serlo, el final de un continuum de violencia y la manifestación más brutal de una sociedad patriarcal”. 

En Venezuela se tipificó como delito por primera vez mediante una reforma de la Ley Orgánica sobre el Derecho a la Mujer a una Vida Libre de Violencia el 25 de noviembre de 2014.

La legislación señala, en su artículo 57, que una persona incurre en este delito cuando causa la muerte de una mujer motivado por “odio o desprecio” a su condición de mujer. Este crimen contempla una pena de entre 20 y 25 años de prisión. 

Los femicidios en Venezuela aumentan

¿Cómo se relaciona el femicidio con la violencia de género?

El femicidio no es un hecho aislado. Se trata del resultado final de un ciclo de violencia preexistente contra la mujer por parte de su pareja, familiares o personas cercanas a la víctima. Así explica para El Diario Sara Fernández, abogada y miembro de la ONG Cepaz. 

“Usualmente es el resultado final de un ciclo de violencia que tiene otros actos de violencia como violencia física, psicológica, acoso u hostigamiento y culmina con el acto fatal del femicidio. Pero debemos recordar que el femicidio es un problema estructural de violencia contra la mujer y es lo que hace que hoy en día tengamos esos números de femicidios que estamos viendo”, explica la jurista. 

ONU Mujer define la violencia de género como “los actos dañinos dirigidos contra una persona o un grupo de personas en razón de su género. Tiene su origen en la desigualdad de género, el abuso de poder y la existencia de normas dañinas”.

Tipos de violencia de género

Violencia económica: es la dependencia financiera hacia otra persona, manteniendo para ello un control total sobre sus recursos financieros.

Violencia psicológica: consiste en provocar miedo a través de la intimidación; en amenazas, aislamiento, menosprecio, humillaciones entre otras.

Violencia emocional: es dañar la autoestima de una persona,infravalorar sus capacidades, insultarla o someterla a otros tipos de abuso verbal.

Violencia física: consiste en causar daño a una pareja con agresiones físicas de cualquier índole.

Violencia sexual: se trata de obligar a una pareja a participar en un acto sexual sin su consentimiento.

La abogada Sara Fernández precisa que los femicidios no deben verse como hechos aislados o particulares. Destaca que la sociedad venezolana “normaliza” la violencia contra la mujer. 

Es una sociedad en donde existen estereotipos de género en las dinámicas familiares que fomentan la normalización de la violencia y de la mujer como propiedad. Todos estos son elementos que van a hacer que la violencia sea un problema social y que está intrínseco en las dinámicas de la sociedad venezolana”. Sara Fernández, abogado y miembro de Cepaz.

Destaca que no existen condiciones o características específicas para que una mujer sea víctima de violencia de género, lo que significa que cualquier mujer puede ser víctima de este tipo de agresión. 

Muchas mujeres están envueltas en un entorno de pareja o familiar tan violento que desconocen que son víctimas de violencia y tienden a normalizar estas actitudes de sus agresores. “En muchos casos la dinámica es tan violenta que la mujer ve ciertos signos que son anormales y violentos, como algo normal que forma parte de la dinámica de pareja. Por eso es importante detectar los primeros signos. En cuanto existe una relación que se basa en control, en una dinámica de desigualdad del poder entre la pareja,  en tratar de controlar lo máximo posible, tratar de limitarla, coartarla de su entorno o aislarla psicológicamente, son signos de que se está en una relación que se pueden generar hechos de violencia graves”.

Falta de cifras en Venezuela 

En el país la inexistencia de datos oficiales es una situación que complica el registro de problemáticas sociales, de salud, seguridad, entre otros. En el caso de los femicidios no existen cifras oficiales, es por ello que organizaciones como Cepaz se han encargado de recolectar y documentar estos delitos y presentar un registro. 

Esta falta de datos hace difícil realizar una comparación objetiva de las cifras de femicidios en Venezuela con otros países de la región e incluso establecer un diagnóstico sobre la raíz del problema, así lo explica Fernández. 

“Desde Cepaz hemos hecho un llamado para que se cree un registro de femicidios, donde se establezcan datos como modus operandi y perfil de la víctima y agresor, para poder comparar con el resto de la región y pueda servir además para la creación de una política pública”, comenta la abogada. 

Sin embargo, la magistrada Carmen Zuleta, miembro de la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia afín al régimen de Nicolas Maduro, aseguró que durante la pandemia por covid-19 se ha  registrado un incremento en el índice de femicidios en el país. Zuleta señaló que entre abril y agosto de 2020 se contabilizaron 104 femicidios en el país. 

Por otra parte, Tarek William Saab, fiscal general del régimen de Nicolás Maduro, informó que desde agosto del año 2017 se registraron 610 femicidios en el país. 

Existe la campaña contra los femicidios "Ni una menos"

Recuadro cifras en el continente

Brasil- 1941
México-983
Honduras-299
El Salvador- 113
República Dominicana- 148
Bolivia- 117
Guatemala-160
Uruguay-25
Paraguay -37
Argentina- 252
Panamá- 20
Colombia -226
Ecuador- 67
Perú -128

Fuente: Observatorio de Igualdad de Género de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe- Año 2019

Sara Fernández, miembro de Cepaz, destacó que las medidas de confinamiento por la pandemia del covid-19 han influido en el aumento de casos de violencia de género y femicidios.

Doble pandemia 

Estamos enfrentando una doble pandemia, no solo la del covid-19, sino una pandemia estructural de violencia contra la mujer que vemos reflejado en el número de femicidios» Sara Fernández, abogada y miembro de Cepaz

La psicóloga Antonella Fabiano comentó que las víctimas de violencia de género están sometidas a mucho más estrés y angustia durante la cuarentena porque están constantemente con su agresor. Además, señaló que estas mujeres se encuentran lejos de su “red de apoyo” como lo son sus familiares.

“En estos momentos, el hogar para muchas personas es un refugio seguro, pero para estas mujeres es todo lo contrario ya que se encuentran en una situación de mayor vulnerabilidad y riesgo de sufrir más maltrato y abuso por parte de sus agresores inclusive teniendo mayor riesgo de perder la vida”, dijo la psicóloga en un trabajo previo sobre este tema realizado por El Diario. 

La abogada explica que en el informe de enero de 2021, 83.3% de los casos de femicidios ocurrieron en el hogar de la víctima o la vivienda que compartía con su pareja. La jurista precisa que esta cifra muestra que las mujeres están más expuestas a sufrir violencia de género en su propio hogar. 

Desde abril hasta noviembre de 2020, meses en los que el país estuvo sometido a confinamiento por la pandemia, Cepaz registró 127 femicidios en Venezuela. 

Las mujeres también son víctimas de agresiones físicas y psicológicas

Responsabilidad del Estado 

En el informe de enero de 2021 de Cepaz refleja que en 94.4% de los casos de femicidios no hacen referencia a una denuncia previa por parte de las víctimas. La abogada Sara Fernández señala que este patrón se debe a la desconfianza hacia las autoridades. A su juicio, se requiere protección para las mujeres que denuncian violencia desde el momento en que contactan por primera vez a alguna autoridad policial o judicial y también es necesario un acompañamiento continuo durante todo el proceso. 

Explica también la importancia de educar a los funcionarios policiales para que no realicen comentarios o acciones con base en estereotipos de género, los cuales que puedan inhibir o quitarle la motivación a la víctima para continuar con la denuncia. Señala también la importancia de habilitar casas de abrigo debido a que en la mayoría de los casos el agresor se encuentra en convivencia con las víctimas y en muchas ocasiones no tienen a donde ir si denuncian. “El Estado debe proveer casas de abrigo para que las mujeres puedan ir y estar protegidas realmente”. 

También destaca la importancia de que las líneas de atención sean efectivas y estén habilitadas las 24 horas y posteriormente garantizar el acceso a la justicia. “Se trata de crear todo un aparataje que funcione para protegerla y acompañarla durante todas las fases de esa denuncia”. A juicio de la abogada, la situación de femicidios amerita una respuesta coherente, consistente y que abarque todo el país. 

Si bien en Venezuela existen leyes que protegen los derechos de la mujer, como la Ley de protección al derecho de la mujer a una vida libre de violencia, el problema, a juicio de la jurista, radica en la aplicación de la ley por parte de las autoridades. 

“Esto es un tema que no debemos hablar o tratar solo cuando ocurren siete femicidios en una semana, es decir los femicidios en el país ocurren de manera constante. Así como el problema es estructural la respuesta también debe ser estructural. Los femicidios se bajan cuando se bajan los niveles de violencia contra la mujer”, precisó. 

Los femicidios en Venezuela son el resultado de una sociedad que normaliza la violencia contra la mujer. El machismo está intrínseco en una cultura basada en estereotipos de género cuyos efectos pueden ser trágicos y fracturar familias completas. 

Noticias relacionadas