• El equipo de El Diario acudió este 8 de marzo a la Plaza Brión de Chacaíto, en Caracas, a propósito de la manifestación por el Día Internacional de la Mujer. Las manifestantes exigieron al Estado velar por sus derechos humanos

El cuadro no podía representar de mejor forma las exigencias de las manifestantes. Un hombre pasa -tapabocas abajo y con una mujer tomada de la mano-, por la Plaza Brión de Chacaíto, en Caracas, este 8 de marzo. Va con el paso apurado y grita: “¡Que les echen el semen en la cara, coño!”. Nadie respondió al insulto; pocos lo escucharon. A quienes se refería, un grupo en su mayoría conformado por mujeres, cantaban consignas, pancartas en mano, por el Día Internacional de la Mujer. Pedían a gritos –literalmente-, por el cese de la violencia machista en Venezuela, por el fin de los feminicidios y del acoso y por los derechos de las mujeres en general.

Pocas veces se vieron tantos colores reunidos en un mismo lugar en Caracas. El verde es el más evidente. Lo hay en tapabocas, en pañuelos, en trapos, en franelas, en pancartas e incluso hasta en mascotas. En la forma que sea, lleva consigo una de las reivindicaciones que más se repiten: aborto legal, seguro y gratuito. “Educación sexual para decidir, anticonceptivos para no abortar y aborto legal para no morir”, dice una pancarta de cartón lo suficientemente grande como para notarla a varios metros de distancia. Poco antes de las 2:00 pm, hora en la que inició el evento, los camarógrafos y periodistas se aglomeran para tomarle fotos. Es de las más llamativas. No hay distancia, pero sí medidas de bioseguridad.

Organizaciones y activistas feministas protestando en la plazza Brión de Chacaito con motivo al Día de la Mujer
Foto: José Daniel Ramos @danielj2511

Sobresale también el morado y las banderas multicolores. En esta lucha no solo se habla de los derechos de las mujeres, sino también de los gays, lesbianas, transexuales, bisexuales y cualquier otro género. Hay blancos, morenos, afrodescendientes. Se respeta, se apoya y se difunde la diversidad.

Cifras de un reclamo, según el Cepaz

Cada 38 horas

Hay un feminicidio en Venezuela

83,3% de los casos

Sucedieron en el hogar

44,5% de las víctimas

Estaba en edades comprendidas entre 22 a 42 años

No había, sin embargo, demasiadas manifestantes. O al menos no tantas como se esperaba: no se llena la plaza por completo. Por momentos luce más repleta. Algunos transeúntes se detienen durante pocos segundos para leer los escritos de las pancartas, escuchar las declaraciones o simplemente mirar la protesta. Pocos hacen comentario y siguen su camino.

La poca afluencia no es casualidad. Este domingo 7 de marzo, Nicolás Maduro ordenó limitar los actos y movilizaciones públicas, así como extremar las medidas de bioseguridad debido a la llegada al país de la llamada cepa brasileña del covid-19. La intención era detener la lucha feminista, decían algunas de las mujeres en la plaza. El Metro de Caracas prestaba sus servicios con normalidad, aunque exigían el pago y los salvoconductos a los usuarios. Las vías para llegar a Chacaíto desde el oeste de la capital estaban despejadas y con poca presencia de cuerpos de seguridad del Estado.  Además, otros movimientos feministas convocaron más temprano otras manifestaciones en la Plaza Bolívar de Caracas, y luego en la Plaza Morelos, en Bellas Artes.

Organizaciones y activistas feministas protestando en la plazza Brión de Chacaito con motivo al Día de la Mujer
Foto: José Daniel Ramos @danielj2511

Los discursos empezaron poco antes de las 2:30 pm y se alternaban con cánticos. “Estado machista, violento y opresor, defiende a las mujeres solo por televisión”, “El FAES no me cuida, me cuidan mis amigas”, eran unos de los más coreados. Buena parte del acto consistió en leer el manifiesto por el Día de la Mujer. Allí desplegaron una serie de exigencias al Estado para la defensa de los derechos humanos de las mujeres.

Pasadas las 3:00 pm, una lluvia tenue disipó a algunas manifestantes, pero la mayoría se mantuvo firme. Seguían con sus pancartas y cánticos.Quizás el clima quiso que la protesta continuara: la lluvia duró poco minutos. No lo quisieron así algunos oficiales de la Policía de Chacao, quienes a las 3:13 pm se acercaron a una de las organizadoras del evento para pedir que finalizara la manifestación. Esgrimían que era por cuestiones de salud. La mujer, que cubría su rostro con una máscara de nylon negra adornada con lentejuelas de colores, respondió que exigían por sus derechos humanos. Luego de una conversación breve, los policías se alejaron mientras que los grupos abandonaban pacíficamente –como transcurrió toda la protesta- la Plaza Brión.

Organizaciones y activistas feministas protestando en la plazza Brión de Chacaito con motivo al Día de la Mujer
Foto: José Daniel Ramos @danielj2511

Una de las últimas en irse fueron las mujeres de la agrupación Las Comadres Púrpuras. Con pañuelos fucsias colgados en el cuello y las mismas máscaras de nylon, gritaron, manos al aire: “¡Otro 8 M que nos manifestamos!”. En cierto modo, es una victoria: cada vez más mujeres venezolanas exigen el respeto por una vida sin violencia machista y con el derecho a decidir sobre su cuerpo.

Organizaciones y activistas feministas protestando en la plazza Brión de Chacaito con motivo al Día de la Mujer
Foto: José Daniel Ramos @danielj2511

El manifiesto

Entre los reclamos del manifiesto estuvo:
-Promover la participación de las mujeres sin discriminación en la toma de decisiones de políticas públicas con perspectivas de género.

-Dar prioridad a la intervención contra la violencia a la mujer en los planes de respuesta frente al covid-19.

-Aplicar y poner en funcionamiento casas de abrigo para víctimas y sobrevivientes de la violencia.

-Habilitar y aumentar los números telefónicos del Estado para la atención a víctimas y acompañamiento psicológico y legal a mujeres.

-Apoyar y financiar a las organizaciones con proyectos para la asistencia psicológica a víctimas de acoso o cualquier otro tipo de violencia.

-Institucionalizar la conducción de información estadística desagregada por sexo, edad y tipo de violencia, que sea de acceso público.

-Fortalecer el acceso a la justicia y a las investigaciones, así como a la sensibilidad y capacitación de las operadoras de justicia, para dar prioridad a los casos de violencia contra la mujer y las niñas, así como reducir la impunidad.

Melanie Agrinzones (23)

Organizaciones y activistas feministas protestando en la plazza Brión de Chacaito con motivo al Día de la Mujer
Foto: José Daniel Ramos @danielj2511

Cofundadora la ONG feminista Uquira, explica que, indiferentemente a que el gobierno –en referencia al régimen de Maduro- no quiso que las mujeres se manifestaran este 8 de marzo en las calles, acudió a la protesta para “gritar por las mujeres que no están hoy” y conmemorar el día de la mujer trabajadora.

“Estoy acá porque el año pasado Uquira registró 200 femicidios, la mayoría impunes. El Estado no está respondiendo a las necesidades de las mujeres. Necesitamos democracia, libertad y un país feminista donde las mujeres puedan estar en puestos de poder, donde puedan estar representadas”, dijo para El Diario. Su mensaje es para las políticas y los políticos:

“Somos prioridad. De ambos lados han dicho que no somos prioridad y sí lo somos. Acá estamos porque nos está afectando de manera diferenciada la crisis, porque no tenemos acceso a pastillas anticonceptivas, porque el aborto está penalizado y un país donde eso pasa es un Estado feminicida. Les digo que necesitamos una agenda real para que a las mujeres se nos respeten nuestros derechos humanos y que no solo sea que nos instrumentalicen”.

Andrea Paola Hernández (26)

Organizaciones y activistas feministas protestando en la plazza Brión de Chacaito con motivo al Día de la Mujer
Foto: José Daniel Ramos @danielj2511

Su presencia en la manifestación es un tema de convicciones, dice. Argumenta que los derechos humanos en Venezuela, especialmente para las mujeres, son “constantemente” violados. Entre ellas menciona a las mujeres transexuales, quienes no tienen acceso a su identidad. Su exigencia es para el Estado. Incluye a la comunidad LGBT. Pide derechos sexuales y reproductivos, matrimonio igualitario y cese a la impunidad en los crímenes feminizados en el país. Su mensaje es para las mujeres que han sido abusadas o acosadas:

“Salgan y exijan sus derechos. Están protegidas por la ley. Aunque deficientes, protegen derechos. Somos un grupo grande de personas que estamos aquí para defender esos derechos y las vamos a recibir y apoyar lo más que podamos”.

Naky Soto (48)

Organizaciones y activistas feministas protestando en la plazza Brión de Chacaito con motivo al Día de la Mujer
Foto: José Daniel Ramos @danielj2511

Acudió a la manifestación del 8M como parte de una agenda de prioridad que, dice, mezcla tres variables “realmente crueles”. La emergencia humanitaria compleja por la cual atraviesa el país; la hiperinflación feroz; y la pandemia. Bajo esa premisa, disecciona la realidad de las mujeres en Venezuela: menos acceso a empleos mejores pagados, menos posiciones de poder y violencia de género. Su participación tiene también acaso motivos de rebeldía. “Hay que decirlo en voz alta: los venezolanos perdimos la capacidad de masificar nuestros mensajes, por eso hay que reunirse y echar ese cuento en la cara”.

En este aspecto los periodistas tienen también roles que asumir. Uno de ellos, opina Soto, es el de acompañar a mujeres en su desarrollo. Escuchar y promover las voces femeninas que, advierte, “son geniales”. Su mensaje es para las políticas y los políticos:

Yo me reuniría con el tercer sector, porque tiene más experiencia en esta historia. Son los que levantan los folletines, los que levantan los talleres en las comunidades, son lo que se encuentran con una realidad que muchas veces trasciende a lo que redactaron en sus proyectos. La coherencia entre lo que dicen y lo que ocurre, la vive el tercer sector, jamás la vive de igual manera ningún político”.

Jesska Paz (21)

Organizaciones y activistas feministas protestando en la plazza Brión de Chacaito con motivo al Día de la Mujer
Foto: José Daniel Ramos @danielj2511

Decidió vivir sin miedo. Esa es su respuesta cuando se le pregunta el porqué de su presencia en la manifestación. Aun así, dice que motivos para temer, sobran. Salir a la calle –comenta- es que hombres silben o acosen. En dos ocasiones han llegado a masturbarse en el Metro detrás de ellas. “Merecemos vivir en un espacio seguro. Que no nos mientan, que nos den cifras. Merecemos justicia. Tener aborto legal, seguro y gratuito con lo que eso conlleva, que es educación sexual y anticonceptivos gratuitos”, asevera. Lo que necesita Venezuela, opina, es un gobierno feminista que de verdad se preocupe por las mujeres no solo un día al año, sino los 365 días del mismo.

Su mensaje es para los hombres acosadores es breve: “Evolucionen, no se queden atrás”. Prefiere referirse a las mujeres que han sido acosadas, violentadas o humilladas: “Yo y todas estamos aquí para ustedes. No están solas y nunca lo van a estar”.

Yendri Velásquez (28)

Organizaciones y activistas feministas protestando en la plazza Brión de Chacaito con motivo al Día de la Mujer
Foto: José Daniel Ramos @danielj2511

Lleva una franela negra con una bandera multicolor y las iniciales “Lgbti”. Opina que el feminismo necesita de alianza que impulse su lucha contra un sistema patriarcal que, asevera, también afecta a la población lgbtiq. “Son los mismos prejuicios, los mismos estigmas que se utilizan. El machismo funciona no solo contra las mujeres, sino contra todo lo asociado a lo femenino, y entre eso entra la población homosexual”. Cree que todo forma parte de la misma cultura machista en Venezuela. Las agresiones se disfrazan de “comentarios graciosos”, de “chalequeo”. Su mensaje va a la comunidad lgbtiq:

Por ser hombres homosexuales o ser parte de la comunidad lgbtiq no estamos exentos de reproducir los esquemas de misoginia y de machismo. Lo importante es que el proceso para lograr nuestros derechos pasa por un proceso de construcción individual y propio; deconstruir el sistema que nos educó para desestimar a las mujeres. Eso no va a ser fácil, no es de un día para el otro, pero el primer paso es entenderlo. Es momento de levantar la voz y de desnaturalizar las conductas machistas y de violencia”.

África Salomé (25)

Organizaciones y activistas feministas protestando en la plazza Brión de Chacaito con motivo al Día de la Mujer
Foto: José Daniel Ramos @danielj2511

Decidió alzar su voz el 8M para que otras mujeres no pasen por lo mismo que ella hace unos años atrás. Es sobreviviente de violencia de género y de abuso sexual. Ocurrió cuando era una niña, por lo que no ha podido denunciar a su agresor. Sus padres no le creyeron y decidió irse de casa. Hoy paga sus estudios. Es cantante, actriz y activista. Lleva consigo una pancarta que dice “No soy tu negra”. Simboliza que no es propiedad de nadie, otro de los estigmas que dice debe afrontar por ser afrodescendiente. Su mensaje va para quienes, como ella, han sido víctimas y tienen miedo de contarlo:

Fuerza, les mando mucha fuerza para que puedan hablar. Hablar es un acto liberador. Si no han podido denunciar, les mando mucha fuerza. Traten, por favor, de salir de esos lugares de peligro, de independizarse. Nosotros estamos con ustedes para que salgan de ese lugar oscuro. Somos muchas más”.

Jhoana Chirinos (20)

Organizaciones y activistas feministas protestando en la plazza Brión de Chacaito con motivo al Día de la Mujer
Foto: José Daniel Ramos @danielj2511

Se manifiesta contra todo tipo de violencia en contra de las mujeres. Su principal motivo para acudir a la manifestación es pedir el cese de los feminicidios en el país que, asegura, se ha incrementado durante la pandemia. Exige al Estado asumir políticas públicas para evitar más asesinatos de mujeres. “¡Nos queremos vivas!”, dice. La frase la lleva también en un cartón rectangular lo suficientemente grande como para sujetarlo con dos manos. Su mensaje va para las mismas mujeres que estigmatizan al movimiento feminista:

Las entiendo, porque yo también estuve allí en algún momento. Pero una vez que empiezas a investigar, a escuchar las razones por las cuales las mujeres estamos acá, cambias totalmente de opinión. Es escuchar cómo todas tenemos algún tipo de experiencia de acoso, de violación. Todas tenemos alguna razón para exigir algo. Hay muchos problemas y eso tiene que cambiar. Una vez que entiendes eso y empiezas a desarrollar la empatía por todas las mujeres, es imposible no sentirte identificada con el feminismo”.

Fernando Aranguren (65)

Organizaciones y activistas feministas protestando en la plazza Brión de Chacaito con motivo al Día de la Mujer
Foto: José Daniel Ramos @danielj2511

Asegura que lleva entre 30 y 40 años en la lucha feminista. Sus inicios en el movimiento, explica, los dio junto con mujeres como Argelia Laya y otras lideresas. Actualmente forma parte de la ONG Hombres por la Igualdad y la Equidad, donde ofrecen talleres en barrios para promover a las mujeres en el arte y la cultura. Su principal reivindicación es la de la igualdad de oportunidades de acceder a espacios de poder. Para ello cree que se debe deconstruir la cultura del patriarcado. Su mensaje va para los hombres:

Es fundamental para deconstruir la violencia en la sociedad, deconstruir la cultura patriarcal. Por ello debemos desconstuirnos nosotros, porque fuimos no solamente educados, sino que se fue fomentado un concepto de poder donde no compartimos con nadie, sino buscamos que los que estén abajo siempre lo estén, pero no abrimos espacios. La transformación que nos dio el feminismo es que debemos buscar formas de poder donde participen múltiples miradas”.

Diana Corona (25)

Organizaciones y activistas feministas protestando en la plazza Brión de Chacaito con motivo al Día de la Mujer
Foto: José Daniel Ramos @danielj2511

Asegura que el 8M no es para festejar. Por ello, acudió a la Plaza Brión para conmemorar la lucha de reivindicación de los derechos que han llevado a cabo las mujeres desde hace décadas. La lucha que más la mueve es la despenalización del aborto. “Son nuestros cuerpos y tenemos derecho a decidir”, opina. Su mensaje va para los padres de las jóvenes cuyas hijas han sufrido algún tipo de violencia de género:

Les pido que abran sus corazones. Escuchen a sus hijas. Si es complicado, comuníquense con nosotros los activistas, que durante mucho tiempo nos hemos formado para escuchar a estas niñas víctimas de acoso, de abuso y de cualquier ejercicio de violencia donde se les vulneren sus derechos. No tenga miedo de pedir apoyo, de buscar información con las organizaciones. Para eso estamos, para garantizar que no se repita la violencia en contra de las niñas y las mujeres”.

Vanessa Blanco (22)

Organizaciones y activistas feministas protestando en la plazza Brión de Chacaito con motivo al Día de la Mujer
Foto: José Daniel Ramos @danielj2511

Lleva su tapabocas verde. Pero lo que más le afecta, dice, no es la pandemia del covid-19, sino otra pandemia que hay en Venezuela: los feminicidios. Sus palabras son un reflejo de lo que atraviesan miles de mujeres en Venezuela. Teme ser víctima de acoso, violación en las calles. O, pero aún, de no llegar nunca a su casa. Por eso, su mensaje va para el Estado:

Hay que sincerarse y hablar de lo que está sucediendo con las mujeres. Tenemos un gobierno que dice ser feminista pero no lo es, no cumple con las garantías que necesitamos para tener una vida digna. Que haya justicia, que se acabe con la impunidad, que se creen protocolos para la atención a víctimas. Hay que reconocer que las cosas no se han hecho bien, y hay que incluir verdaderamente a las mujeres en las políticas públicas”.
Noticias relacionadas