• Trabajadores de la salud del sector privado, como la Policlínica Metropolitana y el Centro Médico Docente La Trinidad, ya han sido inmunizados; mientras que otros centros esperan que sus listas de médicos y enfermeras priorizados sean aprobadas por el Ministerio de Salud

El Plan Nacional de Vacunación continúa su operativo para inmunizar a todo el personal sanitario. Aunque es poca la información oficial divulgada sobre el alcance que ha tenido y el número de trabajadores de la salud vacunos. No obstante, se sabe que ya iniciaron las primeras jornadas orientadas a las clínicas del sector privado.

El régimen de Nicolás Maduro comenzó el pasado 18 de febrero de 2021 su jornada de vacunación al personal sanitario; cinco días después de que llegara al país el primer cargamento con 100.000  dosis de la vacuna rusa Sputnik V. El operativo inició en tres hospitales de la región capital, para paulatinamente extenderse a otros centros de salud de todo el territorio nacional. En esa oportunidad el ministro de Salud, Carlos Alvarado, informó que las clínicas privadas también estaban contempladas en el programa.

A diferencia de los centros públicos, el ministerio no envía las vacunas directamente a las clínicas. Con ellas se acuerda la cita a través de la selección de una lista de trabajadores de la salud que es enviada por sus juntas directivas. En Caracas, se han habilitado hospitales como el Clínico Universitario, ubicado en la Ciudad Universitaria; o el Dr. Domingo Luciani de El Llanito, en el municipio Sucre del estado Miranda. Igualmente, el operativo también se lleva a cabo con las clínicas del interior del país y los hospitales centinelas de sus respectivos estados.

Casi un mes después del anuncio, solo un puñado de clínicas de la capital han participado en la campaña. Una de las que todavía no ha sido llamada es la Clínica El Ávila, ubicada en el municipio Chacao del estado Miranda. El segundo vicepresidente de su Junta Directiva, Héctor Marcano, declara que por solicitud de las autoridades debieron de depurar de su lista a 140 empleados, por lo que les aseguraron que podrían ser aceptados la próxima semana.

“El organismo exigió depurar la lista que enviamos y quedaron pendientes para la semana que viene. Lo ideal es que pudiera vacunarse todo el personal; pero no sé si la razón es que no alcanzan las vacunas para todos y se debe priorizar a los médicos y enfermeras que están en la primera línea”, comentó en entrevista para El Diario.

Reconoce que no debe ser fácil para el régimen desde el punto de vista logístico organizar a todos los centros de salud; por lo que está de acuerdo en que se realicen varias fases en las que se pueda inmunizar al resto del personal una vez protegido a los más expuestos.

El médico internista estima que desde el inicio de la pandemia, alrededor de 15 a 20 médicos de la Clínica El Ávila se han contagiado de covid-19 en el cumplimiento de su trabajo. Aunque algunos de ellos llegaron a complicarse y estar graves, agradece que ninguno ha fallecido y la mayoría supera con éxito la enfermedad.

Medidas de bioseguridad en el Hospital de Clínicas Caracas, en el municipio Libertador del Distrito Capital | Foto: Cortesía/Referencial

Señala que desde el primer momento se tomaron con antelación medidas de bioseguridad para evitar la propagación del virus, que incluyen no solo las básicas como aplicar de gel antibacterial y tomar la temperatura corporal a las personas que entran. También delimitar rutas por las que los visitantes pueden circular y otras exclusivas para el personal, separar los espacios para pacientes con covid-19 en todas las áreas o restringir la capacidad de ascensores y salas.

Una de las clínicas que sí pudo inmunizar a su personal fue el Centro Médico Docente La Trinidad, ubicado en el municipio Baruta. Herman Scholtz, presidente de la Junta Directiva, informó para El Diario que este viernes 12 de marzo fue vacunado el primer grupo de trabajadores en las instalaciones del Hospital Domingo Luciani. 

En un proceso que resaltó como “muy expedito, organizado y profesional”, 290 médicos y enfermeras de áreas críticas del centro recibieron la dosis de la vacuna rusa Sputnik V. El personal fue seleccionado de una lista enviada al Ministerio de Salud, que asignó los cupos para la primera fase. Acotó que en el centro privado trabajan 1.200 personas, entre médicos, enfermeras, paramédicos y personal administrativo, los cuales esperan inmunizar en próximas jornadas. “De esta lista la gran mayoría fue personal de enfermería de primera línea”, precisó.

Destaca que si bien han tenido trabajadores de la salud infectados con coronavirus, todos los contagios se produjeron fuera de la institución. Ninguno de los encargados del área habilitada para los pacientes con covid-19 ha contraído el virus durante su labor.

“Se ha venido entrenando y reforzando desde el año pasado todas las normas de bioseguridad, entregando todo el material de protección personal a cada enfermera y empleado, y a los que trabajan en área covid tienen todos los implementos de protección. Nos hemos preocupado en tener este equipamiento en cantidad suficiente para todo el personal”, explica.

En una entrevista para el programa Shirley Radio, el presidente de la junta directiva de la Policlínica Metropolitana, Jimmy Levy, indicó que también están en la lista de beneficiados en la jornada, con 250 trabajadores vacunados esta semana en el Domingo Luciani.

vacuna clínicas
Foto cortesía

Máxima capacidad

El repunte de casos de covid-19 que experimenta el país desde los últimos días no solo afecta a los hospitales y centros de diagnóstico integral (CDI), pues las clínicas también se ven colapsadas por la cantidad de pacientes con síntomas sospechosos. 

La Clínica El Ávila actualmente dispone de 35 camas de hospitalización exclusivas para pacientes con covid-19; además de otras 4 en el área de terapia intensiva y 6 cubículos en la Emergencia. Marcano resalta que este jueves se abrió un segundo piso para este tipo de casos debido a la gran demanda; afirma que será cuestión de poco tiempo antes de volver a saturarse. Aclara que el resto de especialidades que funcionan en el centro todavía operan con normalidad.

En 2020 abrimos hasta tres pisos para atender a los pacientes. Hacerlo de nuevo es algo que aún no se ha planteado, pero hay que considerar que las clínicas tienen un límite operativo no solo de camas, sino de personal que se puede dedicar solo a los pacientes con covid-19”, agrega.

Por su parte, Scholtz comenta que en el Centro Médico Docente hay también dos plantas dedicadas solo a atender casos de coronavirus. Allí se reparten 44 camas de hospitalización, 17 de emergencia y 16 de terapia intensiva entre los pisos 3 y 4. Asegura que en este momento todas están ocupadas.

Subregistro de coronavirus

De acuerdo con el boletín diario dado este viernes 12 de marzo por la vicepresidenta del régimen, Delcy Rodríguez, actualmente hay 302 pacientes con covid-19 ingresados en clínicas privadas; en contraste con los 6.277 que están en el sistema público de salud. Marcano y Scholtz aseguran que la cifra es inusualmente baja, lo que les hace sospechar que existe un subregistro de casos que ingresa a los reportes oficiales.

Aunque admiten que no tienen forma de probarlo, Marcano señala que la cuenta no cuadra si se toma en cuenta la cantidad de clínicas que existe en el país y el número creciente de contagios. Añade que nada más en Caracas todos los centros privados grandes están igual de colapsados.

Solo entre la Clínica El Ávila y el Centro Médico Docente, asumiendo la ocupación total de todas sus áreas para covid-19, hay capacidad para atender a 122 pacientes. Casi la mitad del total reportado por el régimen.

Marcano asevera que una de las razones por las que se tiene un registro tan bajo de casos en el sector privado podría deberse a la centralización que el Estado mantiene de las pruebas diagnósticas de Proteína C Reactiva (PCR); necesarias para confirmar la presencia del virus SARS-Cov-2 en pacientes sospechosos. Señala que no fue sino hasta finales del 2020 que se levantó la medida que concentraba todos los exámenes en el Instituto Nacional de Higiene Rafael Rangel (Inhrr). Y hasta ahora son pocos los laboratorios autorizados por el régimen para hacer los test.

Denuncia que los entes encargados de hacer las pruebas no dan abasto para cubrir la demanda; por lo que desde hace semanas no van a la Clínica El Ávila para confirmar nuevos casos de coronavirus. El único medio que tienen para guiarse y saber si un paciente tiene la enfermedad es a través de tomografías y exámenes que muestren una coincidencia con los síntomas; pero solo con la PCR se puede tener una certeza absoluta. En muchos casos, cuenta, los pacientes se curan y son dados de alta. Todo sin haber recibido nunca los resultados de sus test, por lo que no entran en los registros oficiales.

El médico apunta a que es necesario que el Estado permita a todos los centros de salud que estén en capacidad puedan hacer sus propios test PCR sin depender de otros organismos. “Ahorraríamos tiempo y podríamos hacer diagnósticos más precisos para atender a nuestros pacientes. Igualmente rendiríamos cuentas al gobierno del número de casos que se detecten y los nombres de los pacientes para sus datas”, dijo.

Noticias relacionadas