• La falta de efectivo es una realidad de la que Venezuela no logra escapar, por lo que el sistema de la banca móvil ha sido una opción para enfrentar la situación económica del país. Ante esta situación, el equipo de El Diario indagó en algunas páginas de bancos nacionales para conocer los límites de pago móvil y si han variado en sus montos.

Durante los últimos años el sistema de pago móvil se ha vuelto un mecanismo de defensa ante la hiperinflación, la falta de efectivo de bolívares y hasta de vueltos al cambio de dólar. Por eso, diversas entidades bancarias han incrementado los montos de la banca móvil, un proceso que se puede efectuar a través de la página web, mensajes de texto (SMS) o en las aplicaciones de los bancos.

Tal es el caso de  BBVA Provincial, que de acuerdo con la información suministrada en su cuenta de Twitter, aumentó los límites de su servicio de pago móvil conocido como “Dinero rápido”.

Las personas naturales y comercios podrán transferir a otros usuarios del mismo banco hasta un billón de bolívares (539 dólares, conforme a la tasa del Banco Central de Venezuela). Si se trata de enviar dinero a otros bancos, las personas naturales tienen un límite de 400 millones de bolívares (215 dólares) y jurídica 800 millones de bolívares (431 dólares).

Banesco también implementó el aumento en el límite de pago móvil. Conforme con la información publicada en su portal, las operaciones realizadas del mismo banco tendrán el límite hasta el monto disponible en la cuenta. Los pagos hacia otros bancos, para las personas naturales, tienen un límite de 400 millones de bolívares (215 dólares) y jurídicas 800 millones de bolívares (431 dólares).

Por su parte, el límite a través de mensajes de texto entre cuentas Banesco es igualmente hasta el monto disponible en la cuenta. Mientras que los pagos a terceros en otros bancos es de 50 millones de bolívares  (26,9 dólares).

Otros bancos que extendieron su límite

El equipo de El Diario indagó en algunas páginas de bancos nacionales para conocer los límites de pago móvil y si han variado en sus montos.

El Banco de Venezuela se une a lista de incrementos en el límite de transacción, por lo que el servicio de “Pago Clave” si se va a efectuar en la página web, queda en 700 millones de bolívares (377 dólares). Mientras que por SMS el límite es de Bs. 400 millones.

En el banco Mercantil, en el método de “TPago”  para personas naturales y jurídicas del mismo banco, el límite es de acuerdo al saldo disponible en la cuenta. Para pagos a terceros de otras entidades bancarias el monto de personas naturales es de 300 millones de  bolívares (161 dólares) y para jurídicas es de Bs. 600 millones  (323 dólares).

En el banco BOD el valor máximo permitido para su servicio de “Pago Express”, si se trata de un cliente natural, es de 150 millones de bolívares (80 dólares); si es jurídico, 400 millones de bolívares. Y a través de SMS solo se permite enviar Bs. 10 millones (5 dólares).

Banplus también actualizó los montos, por lo que las operaciones a través de “Pago Plus”, si es persona natural, van desde 900 millones de bolívares bolívares hasta un billón de bolívares a personas jurídicas o comercios. El monto a otros bancos nacionales es de tres billones de bolívares (1.619 dólares).

En Bancaribe, los usuarios podrán realizar pagos diarios desde 700 millones de bolívares (377 dólares) para personas naturales y 800 millones de bolívares (431 dólares) a personas jurídicas.

El dilema del efectivo

El Banco Central de Venezuela (BCV) emitió el 5 de marzo de este año tres nuevos billetes de 200.000, 500.000 y 1.000.000 de bolívares para ampliar el cono monetario, que al ser juntados llegan al valor de 0.9 centavos de dólar. No obstante, la cantidad de efectivo actualmente en circulación asciende a solo el 2% de la oferta monetaria, frente al 7% de hace unos años, según el ente emisor.

Sin embargo, el bolívar en efectivo ya no es una opción para los venezolanos a la hora de realizar compras de alimentos, medicamentos y muchas otras cosas; en cambio, algunas personas usan el método de transferencias bancarias y las divisas en efectivo (en algunos casos, respaldados por cuentas en dólares en el exterior). No obstante, existe una parte de la población que debido a las condiciones de precariedad no pueden tener acceso a una cuenta bancaria.

De acuerdo con una entrevista previa al economista Aaron Olmos para El Diario, la desaparición del dinero en físico es una tendencia mundial por un tema de innovación y de reducción de costos de producción, de almacenaje y de transporte. Sin embargo, no es el caso de Venezuela, cuyas razones son por la escasez ante el escenario de la hiperinflación.

La hiperinflación en Venezuela

De acuerdo al Observatorio Venezolano de Finanzas (OVF), la inflación interanual es de 4.311%. El organismo estima que el depósito de valor ya no se usa para ahorrar sino más bien es utilizado como un método de pago de nómina y pago de servicios públicos. Que a simples cuentas, no son suficientes para cubrir necesidades básicas.

El economista y director de Ecoanalítica, Asdrúbal Oliveros, mencionó en un foro realizado el martes 23 de marzo por la OVF que Venezuela se encuentra atravesando por en un “episodio de hiperinflación”, por la imposibilidad del gobierno de atajar problemas y por el cerco ideológico que impide ofrecer un escape a los problemas que enfrenta la ciudadanía en temas de pago y transaccionales tanto en bolívares como en dólares.

Por su parte explicó que el pico más fuerte de hiperinflación del 2018, fue el que profundizó el esquema de dolarización.

“Venezuela tiene una grave distorsión, una diferencia de precios relativos. Todos los rubros crecen más rápido que la educación. Los rubros de transporte y Restaurantes y Hoteles, tienen las variaciones más agresivas. Esto es una muestra de la disparidad, de cómo se mueven los precios en una economía como la venezolana”, indicó el experto.

Asimismo, señaló que el uso del efectivo ha quedado prácticamente oprimido al transporte y que el tema de la hiperinflación es un problema fiscal, monetario, y con trasfondo fiscal. De igual forma concluyó que se requiere una solución estructural si no el problema de la moneda nacional seguirá.

Noticias relacionadas