• Desde el 2 de enero de este año los enfrentamientos armados en la zona del oeste de Caracas han sido constantes. Los vecinos se mantienen atemorizados en sus casas y en las calles yacen los fallecidos

Habitantes de La Vega, parroquia ubicada al oeste de la ciudad de Caracas, volvieron a presenciar tiroteos de bandas criminales la noche del jueves 15 y la mañana de este viernes 16 de abril. 

Posteriormente, se generó un enfrentamiento entre los antisociales y el Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas (Cicpc). Los funcionarios se encontraban en el lugar investigando la muerte de tres personas, cuyos cuerpos fueron encontrados en las adyacencias de El Pinar, parroquia El Paraíso. Estas formaban parte del grupo que mantiene los tiroteos.

Luego, acudieron al sector El Carmen de La Vega las Fuerzas de Acciones Especiales (FAES) y la Dirección de Investigaciones Penales (DIP). Lo hicieron para desarrollar un operativo debido a los enfrentamientos. 

El periodista de sucesos Román Camacho publicó en su cuenta de Twitter un video en el que se pueden escuchar las detonaciones.

Los antisociales presuntamente armaron puntos de observación con sacos de arena en la zona montañosa de la Cota 905 y La Vega, de acuerdo con la información publicada por Delmiro Barrios, periodista de sucesos.

Pero no es la primera vez que suceden hechos similares en este sector de Caracas. Desde principios de enero se están generando enfrentamientos entre bandas criminales y funcionarios policiales. 

El 6 de enero, alrededor de las 12:00 pm, se registró el primer enfrentamiento entre los delincuentes y la Policía Nacional Bolivariana (PNB). Román Camacho aseguró que se trató de una emboscada que ejecutaron los antisociales contra los funcionarios de la PNB. Añadió que ocurrió específicamente en el sector 1° de Mayo. 

Aproximadamente dos horas después cesó el fuego. El reportero indicó que los agentes salieron ilesos del suceso gracias al apoyo de la Policía de Caracas y del DIP de la PNB. 

A las 10:00 pm inició nuevamente el tiroteo. El reportero de sucesos indicó que comisiones policiales se enfrentaron a delincuentes en el sector El Carmen. Aseguró que la banda de “El Coqui”, que ocupa la Cota 905, ya cuenta con hombres armados en la calle Zulia de este sector.  

La situación generó un enfrentamiento que culminó en un fin de semana de masacre desde el 8 de enero hasta el domingo 10.

¿Qué sucedió en la masacre de La Vega?

Del operativo del 8 de enero en La Vega, que estuvo a cargo de las FAES y que generó más de 20 fallecidos, se tienen dos versiones. La primera es que los enfrentamientos comenzaron desde finales de 2020 entre la banda de la Cota 905 y otras más pequeñas de La Vega, donde la primera avanzó y tomó algunos sectores de este barrio vecino. Luego reclutó a varios jóvenes del lugar, posiblemente inexpertos, y los dotó con armas largas, para rondar por el barrio.

La banda criminal, lejos de ganarse a la comunidad, impuso toques de queda después de las 5:00 pm; colocó alcabalas, comenzó a cometer actos delictivos dentro de la misma zona, a cobrar vacunas más allá de los límites tolerables. Esto provocó que incluso los transportistas en algún momento paralizaron la prestación del servicio y los comercios también se vieron.

Estas acciones escalaron hasta confrontar a funcionarios policiales que viven en los sectores ocupados. En este punto, hay dos vertientes, la primera comenzó el 2 de enero, con los enfrentamientos entre bandas, y luego de la banda vencedora con la policía, llegando a sus puntos máximos los días viernes 8, sábado 10 y domingo 11.

Funcionarios policiales
Foto cortesía

Masacre de la Vega, segunda versión

La otra versión cuenta que se conoce que al jefe de la banda de la Cota 905 le robaron una parte de su arsenal y los disidentes se llevaron el botín para La Vega. Luego el jefe traicionado trató de restablecer el orden infringido, y en ese juego la incursión de la policía terminó siendo funcional a sus propósitos, ya que eliminaron a  los sublevados, lo que reforzó la hegemonía de la banda. Sin embargo, hay numerosas denuncias de que muchos de los fallecidos a manos de los funcionarios policiales no tenían nada que ver con estas situaciones.

La cifra de fallecidos durante el operativo es de 23 personas. El hecho estuvo a cargo de funcionarios de las FAES, cuerpo de seguridad que ha sido señalado por la Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) por perpetrar ejecuciones extrajudiciales.

El Consejo Ciudadano para la Seguridad Pública y la Justicia Penal ubicó a Caracas como la sexta ciudad más peligrosa del mundo durante el año 2020. Esta calificación es un reflejo de su tasa de homicidios anual, pero también de este tipo de violencia que sigue prevaleciendo en los sectores populares de la capital.

Continúan los enfrentamientos en La Vega: detalles de la violencia que no cesa en Caracas
Foto cortesía

Enfrentamientos en Petare

Al otro extremo de la ciudad, Petare, el barrio más grande de Venezuela y el segundo de América Latina, fue en mayo de 2020 el centro de las noticias. Esto luego de que las ráfagas de disparos aterrorizaron durante días a los habitantes de la zona.  

La noche del 30 de abril de 2020 fue la primera de seis días de tiroteos sin cesar que arrebataron el sueño de los habitantes y despertaron el miedo en cada uno de ellos. El terror invadió a los habitantes de las diferentes zonas, calles y callejones. Incluso balas perdidas llegaron hasta las ventanas de urbanizaciones vecinas como La Urbina, Lomas del Ávila y Terrazas del Ávila. 

Petare se ve afectado por falta de gas doméstico
Foto: Víctor Salazar / @Vaskdc

El silencio reinó en los organismos del régimen hasta el domingo 3 de mayo, cuando se llevó a cabo la presunta incursión armada a Venezuela a través de las costas de Macuto, estado Vargas. Según lo que afirman los voceros del régimen, se trataría de un plan cuya finalidad sería derrocar a Nicolás Maduro. 

Entre las numerosas acusaciones del régimen destaca una en particular, bajo este contexto: Nicolás Maduro acusó a Wilexis de estar alineado con la Administración para el Control de Drogas (DEA), de Estados Unidos, con el objetivo de crear una distracción en Petare y poder realizar la llamada Operación Gedeón en La Guaira.

La respuesta del líder de la banda delictiva no tardó en hacerse pública. “Nosotros no somos políticos, yo estoy luchando por la tranquilidad del barrio José Félix Ribas (…) Tampoco hablamos mal de Maduro. Es importante, no estamos en contra de Maduro. Estamos a favor de la paz y la tranquilidad”, dijo Wilexis en el audio para luego agregar que no ha tenido contacto con nadie que esté fuera del país.

Un día después de que la respuesta de Wilexis se hiciera pública, se llevó a cabo el operativo mixto en José Félix Ribas, cuyo objetivo era la búsqueda y captura de los líderes de las bandas que dominan la zona, específicamente de Wilexis. 

El viernes 8 de mayo, las calles de Petare y sus accesos amanecieron repletos de funcionarios de las FAES, la Guardia Nacional y el Comando Nacional Antiextorsión y Secuestro (que pertenece a la GN), todos dispuestos a dar con el paradero de los delincuentes. 

Extraoficialmente se pudo conocer que al menos ocho personas fallecieron en los enfrentamientos que se produjeron durante el operativo de búsqueda. Helicópteros sobrevolaban la zona y las tanquetas impedían el acceso a Petare desde La Urbina y otros sectores aledaños. 

Noticias relacionadas