Es falso. En la plataforma de mensajería WhatsApp circuló una cadena que indica que “el Senado de la República” de Venezuela debate la iniciativa de una ley que contempla cárcel a religiosos que predican en horas inadecuadas y sanciones para las congregaciones que tengan volúmenes altos al momento de celebrar el culto.

Sin embargo, en Venezuela no existe la figura del Senado desde 1999 y actualmente la Asamblea Nacional (AN) no debate dicha ley. La cadena falsa se ha compartido en varios países desde al menos el año 2016. 

Desmienten la sobre cárcel a religiosos

“Sanción a quienes anden por las calles y visitando los hogares incomodando a los peatones y violentando la integridad de la familia”, también menciona el texto falso.

Los Senados de los países donde circuló la fake news como Colombia, Bolivia y México, no han debatido sobre la supuesta “ley para la protección doméstica”. La cadena fue desmentida por Colombiacheck, Animal Politico y ChequeaBolivia.

“Certifico que no existe ningún proyecto de ley radicado en ese sentido en el último año ni en esa corporación ni en la Cámara de Representantes. Y que por supuesto tampoco es cierto que vaya a empezar la discusión de una ley en ese sentido”, explicó para Caracol Radio Gregorio Eljach Pacheco, secretario general del Senado colombiano, en 2017.

En Venezuela, la AN no ha debatido recientemente sobre leyes que sancionen o castiguen la práctica de algunos religiosos.

La Constitución de Venezuela prevé libertad de religión y culto siempre y cuando esta no se oponga a la moral, las buenas costumbres y el orden público.

Origen de la fake news

La cadena falsa de cárcel a religiosos empezó a circular en República Dominicana en el año 2016. Esto debido a que en el Congreso se estaba discutiendo el proyecto de Ley Orgánica de Libertad Religiosa; sin embargo, nunca se abordaron las sanciones o restricciones a religiosos.

El Diario Libre reseñó que la ley garantizaría la libertad de culto de las personas y de las organizaciones; y entre las prohibiciones estaba asociarse con fines políticos bajo una denominación religiosa.

El mensaje de alerta rápidamente se difundió en la plataforma de mensajería y llegó a otros países de Latinoamérica.

Las noticias falsas de este tipo suelen generar alarma en la población. Por ello, es importante que los usuarios no compartan informaciones que no han sido verificadas o publicadas por medios oficiales.