• La agrupación avanza en su objetivo de abrirse camino en la industria musical estadounidense. El lanzamiento de su primer video musical es solo el inicio de una serie de proyectos que tienen en puerta

Green Street es una agrupación conformada por tres músicos tachirenses radicados en Miami, Estados Unidos. Leonard Jacome, Anthony Pérez y Yilmer Vivas son los integrantes de la banda que tiene sus orígenes en el estado Táchira. 

Leonard y Anthony nacieron y se criaron en Rubio, municipio Junín, mientras que Yilmer es de San Juan de Colón, municipio Ayacucho. 

Los tres iniciaron desde muy temprano su formación musical en la entidad andina. 

Leonard estudió arpa clásica en el conservatorio de música Simón Bolívar, se formó en pedagogía en la Universidad Pedagógica Experimental Libertador (UPEL) y trabajó con Reinaldo Armas durante 13 años. Anthony es uno de los principales trompetistas del Sistema Nacional de Orquestas y ha compartido escenario con artistas de la talla de Elvis Crespo y Marc Anthony; Yilmer es un destacado percusionista del Sistema de Orquestas y el primer venezolano en formar parte del Cirque du Soleil (Circo del Sol).

Green Street nace de una casualidad

Cuando empezó la pandemia por el covid-19 los tres músicos tachirenses coincidieron en Estados Unidos. Ese fue el punto de partida para Green Street.

Se encontraron como un grupo de amigos que, tras no verse por algún tiempo, deciden reunirse para estar al día con sus temas cotidianos y profesionales.

Todos nos reunimos una vez en mi casa aquí en Miami para echar cuentos como amigos y dijimos ‘bueno, vamos a aprovechar y grabamos algo’, hubo buena conexión musical y empezamos a grabar”, aseguró Anthony en entrevista para El Diario.

A partir de allí surgió el primer tema original de Green Street que se titula “Green Dance”, y cuya composición es autoría de Yilmer. Luego grabaron otras canciones, entre ellas “Amazing Grace”.

“Cuando llegué a Miami no sabía que Leonard venía también. Yo llego a casa de Anthony y me dijo que Leonard había llegado, así que decidimos reunirnos los tres y el trío fluye a partir de ahí”, dijo Yilmer durante la entrevista.

Para él la formación y el proceso de crecimiento que cada uno tuvo en Venezuela y en los países donde han podido trabajar, es un aprendizaje que los hace ser lo que hoy en día son musicalmente.

“No es común encontrar un grupo con un arpa eléctrica o  con el rango de tipos de trompeta que maneja Anthony. Todos esos elementos se van mezclando para llevarlos a que suenen a lo que están sonando”, agregó Yilmer.

Green Street no solo desea hacer música, también quieren compartir sus conocimientos con nuevas generaciones en Venezuela y crear un movimiento artístico impulsado por ellos mismos.

“Quiero tocar con Yilmer y Leonard en Venezuela, aportar de nuestra carrera musical a nuestro estado Táchira y a nuestro país, quiero dar clases y así incentivar a nuevas generaciones”, comentó Anthony sobre algunos proyectos a futuro.

Anthony Peréz

En eso los tres están de acuerdo. Todos quieren volver a Venezuela y aportar algo positivo a través de la música.

“Estamos súper agradecidos con lo que hemos aprendido, con lo que la vida nos ha puesto y lo que hemos buscado con nuestra profesión. Parte de ser agradecido es pasar la información. Sabemos lo que puede significar para nuevos talentos compartir nuestros conocimientos”, acotó Yilmer.

Abiertos a todas las posibilidades

Leonard, Anthony y Yilmer concuerdan en que Green Street no tiene un único estilo musical. Los tres dejan claro que están abiertos a probar distintos géneros si así lo desean.

“Nosotros estamos puestos para la música, la música es libre como el agua. Con los elementos musicales y los instrumentos que tenemos podemos hacer tanto música académica como estándar de jazz y fusiones como las latinoamericanas”, explicó Leonard Jacome, en exclusiva para El Diario.

El trío tachirense adelantó que trabajan con el cantante venezolano Eric Corro en una nueva versión de “Caballo Viejo” que contará con elementos electrónicos.

“Yilmer grabó la batería acústica que se procesó digitalmente, se grabó el arpa, cuatro y maracas. Estamos abiertos a todas las ideas que se nos vengan”, aseguró Anthony.

Las influencias de cada uno ha sido un híbrido de distintos géneros. 

Trío tachirense
Entrevista vía Zoom

Para Yilmer, una canción es un proceso que florece y queda inmortalizado, pero eso no significa que cada tema musical será un patrón que se repite constantemente.

“Todo va a depender de lo que queramos hacer con los elementos que tenemos, estamos abiertos a tocar música urbana, latina, estamos trabajando en un arreglo de una pieza barroca. Vienen muchos arreglos”, adelantó Yilmer.

El próximo 2 de junio Green Street tendrá una presentación en el International Trumpet Guild, un evento mundial celebrado una vez al año donde tienen cita diferentes exponentes de la trompeta y agrupaciones.

Anthony expuso que entre los elementos del repertorio que Green Street desea presentar de la música venezolana se incluye también la melodía barroca.

“Cuando pasan cosas como ese proyecto donde Anthony fue invitado y que están los mejores trompetistas del mundo, y cuando este tipo de entrevistas pasan, nos damos cuenta que no vamos por mal camino”, afirmó Yilmer.

“Amazing Grace”: su primer video musical

“Amazing Grace” (Gracia divina) es el nombre del primer video musical de Green Street lanzado el pasado 23 de marzo. Se trata de una canción conocida tanto en la cultura religiosa anglosajona como fuera de ella. 

“Este es nuestro primer trabajo de presentación donde hay elementos que se unen de una manera bien particular. Empieza la trompeta, luego se une la sonoridad del arpa con el ‘groove’ de la batería y como el arpa es eléctrica le colocamos una serie de efectos sonoros”, contó Leonard.

Leonard Jacome

Este tema es un himno cristiano escrito hace más de 200 años y goza de gran popularidad en ceremonias de culto en Estados Unidos. Green Street asumió la idea de una versión instrumental con una propuesta particular y propia del trío tachirense.

“El tema tiene tres partes, la cadencia de la trompeta, la entrada de la batería y el arpa sin el bajo y luego la tercera parte va hacia un Nueva Orleans que es un ritmo ligado al jazz y entra el bajo con la batería y la trompeta desarrollando unas líneas bien interesantes”, relató Leonard.

Entretanto, Anthony recordó cómo surgió la grabación de “Amazing Grace” y todo el proceso musical hasta llegar a la publicación del video en youtube y las redes sociales de la agrupación.

“Nosotros estábamos en un ensayo, estábamos montando Green Dance y otros temas y en uno de los descansos yo empecé a tocar Amazing Grace, me llegó la melodía y de repente Yilmer me acompaña y Leonard se metió con el arpa también”, dijo Anthony.

Cuando terminaron de tocar la canción los tres se miraron sorprendidos y notaron que el arreglo musical que acababan de interpretar les parecía interesante. 

Así que empezamos con la producción de cómo grabar. En ese tiempo tuve que viajar a Venezuela y grabé la trompeta en San Cristóbal con Raniero Palm y en dos estudios de Miami. Después juntamos todo y la ingeniería del audio la hizo Francisco Coco (tecladista de Desorden Público) en México”, aseveró Anthony.

Una vez lista la parte musical, la edición del video quedó por parte de Anthony.

Con “Amazing Grace” el trío tachirense buscaba combinar el arpa eléctrica, la trompeta y la batería a medida que la canción subía de intensidad, pero sin que ésta perdiera su esencia cautivadora.

“Lo quisimos terminar de una manera alegre porque en la tierra la gente también vive gozando”, enfatizó Anthony.

El arpa eléctrica venezolana

En 2005 Leonard formó su ensamble Cuerda Bajo Presión y junto a otros músicos empezó a hacer un repertorio no convencional con el arpa llanera tradicional. 

A raíz de ese ensamble le surgió la inquietud de poder ampliar las posibilidades del instrumento, pues el arpa en general no tiene semitonos y los músicos deben fabricarlos con los dedos. 

“En el año 2007 fui al Festival Mundial de Arpa en Paraguay allá vi un arpa céltica que tiene unas palanquitas llamadas levers que usan desde 1680 y se me ocurrió que esa era una de las soluciones que se podían ajustar al arpa tradicional para llegar a los semitonos”, dijo Leonard.

En una próxima invitación al Festival Mundial de Arpa celebrado en Argentina Leonard vio un arpa céltica eléctrica y se cuestionó si podía hacerse un arpa llanera con esas características.

“Pensé que podía hacerse, solo era cuestión de plantear el proyecto y ponerle todas las necesidades que uno quería. Le planteé la idea a una empresa francesa y les regalé mi arpa para que tomaran medidas”, relató.

Pidió que a esta nueva arpa se le agregaran cinco cuerdas más. El arpa llanera tradicional cuenta con 32, la nueva creación tendría 37.

El arpa eléctrica venezolana tiene un micrófono en cada cuerda y se divide en dos secciones, una para los agudos y una para los bajos. La fabricación de esa arpa comenzó en el año 2010 y estuvo lista a finales del año 2011.

“Tuve que ponerme a estudiar una nueva técnica porque debo hacer el bajo que tradicionalmente no se hace en el arpa llanera acústica y con la parte de los agudo colocamos algunos efectos”.

Asegura que el arpa eléctrica no busca tergiversar ni dejar de lado las raíces venezolanas. Por el contrario, lo definen como un instrumento más al servicio de la música. 

“Estamos haciendo música para mi ensamble y realmente la idea inicial fue esa, hacer música de mi composición. Tenía esa duda en mi cabeza y quería plasmarlas en este proyecto. Tengo tiempo trabajando en mis producciones”, añadió Leonard.

Cada integrante de Green Street tiene proyectos musicales de manera independiente pero también buscan crecer como agrupación y experimentar nuevas fusiones del arte y la música.

“Nos gusta que el instrumento suene a su máxima expresión, después de Amazing Grace llegamos a la conclusión de que queremos que el arpa sea midi (lenguaje que permite a ordenadores, instrumentos musicales y hardware comunicarse entre sí.) y es algo novedoso”, adelantó Yilmer, haciendo referencia a nuevos planes.

Integrante del trío
Yilmer Vivas

Al preguntarles ¿qué es lo que más extrañan del estado Táchira?, cada uno respondió sin titubear. Yilmer desea probar una arepa con queso y mantequilla acompañado de aguamiel con leche. Anthony anhela ver nuevamente las montañas andinas; y Leonard echa de menos el clima y los tachirenses.

Llevan a Táchira en el corazón

Los tres tienen una carrera musical con respetable trayectoria individual dentro y fuera del país pero siempre tienen presente la tierra que los vio nacer, crecer y formarse como músicos. 

No dejan de lado su nuevo proyecto como agrupación ni sus aspiraciones de tocar en distintas partes de Táchira y el resto de Venezuela.

Noticias relacionadas