• La Federación Internacional de Fabricantes y Asociaciones Farmacéuticas (IFPMA) desestimó la anulación de propiedad intelectual de las fórmulas anticovid-19 y consideró la transferencia de tecnología como una opción útil para aumentar la producción de las vacunas y su accesibilidad. Foto: Efe

Estados Unidos (EE UU) y la Unión Europea (UE) apoyan la liberación de las patentes –o anulación de la privacidad y derechos intelectuales– de las vacunas contra el covid-19. La postura de los representantes se manifestó el miércoles 5 de mayo cuando la propuesta, realizada por varios países, se abordó nuevamente ante la Organización Mundial del Comercio (OMC).

La idea surgió en octubre de 2020 como iniciativa de la India y Suráfrica. Desde ese momento, varios países  prefirieron mantener su progreso y manejo de la pandemia de forma independiente.

Durante los últimos meses la pandemia ha evolucionado con variantes más agresivas e impredecibles y tanto el número de contagios como de fallecidos incrementó en el mundo. Esto parece haber derivado en la reconsideración de múltiples naciones para unir fuerzas respecto a los avances científicos y así disminuir eficientemente la propagación.

Negocios farmacéuticos. Las patentes suelen tener una vigencia de 20 años aproximadamente. Sin embargo, en este periodo se pueden realizar acuerdos bilaterales con otras marcas para poder hacer copias genéricas; tal fue el caso de los fármacos elaborados contra el VIH-sida.

India y Suráfrica apelaron a una de las posibilidades contempladas en el Acuerdo sobre los Aspectos de los Derechos de Propiedad Intelectual relacionados con el Comercio (ADPIC o, por sus siglas en inglés, TRIPS). Esta consiste en copiar la fórmula de otra vacuna sin obstáculos ni la obligación de compensar al propietario por hacerlo.

Planteamiento de la ADPIC y la OMC

Los lineamientos de los ADPIC explican que sus acuerdos pueden pactarse bajo varias condiciones; estas pueden incluir un periodo de tiempo definido o tras cumplir un objetivo. Es decir, la propuesta de suspensión de patentes contra el covid-19 podría estar vigente hasta que termine la pandemia o hasta una fecha específica.

Otros países. Además del gobierno estadounidense y brasileño, Australia, Suiza, Japón y los integrantes de la Unión Europea tampoco apoyaron la medida de liberación de patentes en primera instancia.

Brasil es uno de los pocos países en desarrollo que no estuvo de acuerdo con la propuesta exhibida el año pasado. Sin embargo, en simultáneo con el avance de la pandemia en su país y los estragos causados en los últimos meses, su percepción ha cambiado y se muestra más inclinado hacia la liberación de patentes para la producción internacional. 

Además de ejecutar el Acuerdo del ADPIC, la directora general de la OMC, Ngozi Okonjo-Iweala, planteó en meses anteriores mejorar la disponibilidad y facilidad de exportación de los ingredientes necesarios para replicar otras fórmulas, ya que algunos de ellos son complejos de fabricar y más aún en las cantidades necesarias.

Estas propuestas siguen en proceso de debate, a propósito del Consejo General de esta semana. La OMC, con sede en Ginebra (Suiza), tiene la potestad de someter las decisiones a votación y proceder a favor de la mayoría; sin embargo, no suele hacerlo y prefiere dejar que los 164 países que la integran lleguen a un consenso. Todo esto supone largas horas de diálogos y mediaciones que pueden traducirse en semanas o meses para tomar una decisión final.

Diversas posturas ante la liberación de patentes

La Comisión Europea (CE) anunció el jueves 6 de mayo su disposición para “debatir cualquier propuesta que aborde la crisis de manera eficaz y pragmática”. Además, su presidenta Ursula von der Leyen mencionó que pronto se hará la convocatoria para debatir con los países la liberación de patentes, exportación de vacunas e ingredientes para su fabricación en otros territorios.

Récord de distribución.

De acuerdo con la presidenta de la CE, Ursula von der Leyen, la Unión Europea ha logrado entregar más de 200 millones de dosis contra el covid-19, y recordó que ni Rusia ni China se acercan siquiera a esta cifra. “En este momento, mientras hablo, estamos vacunando a 30 europeos por segundo (…) y cerca de tres millones de europeos al día”.

Europa ha demostrado que una unión de democracias puede dar resultados en tiempos de crisis. Para sus propios ciudadanos. Y para el resto del mundo”. – Ursula von der Leyen, presidenta de la Comisión Europea (CE).

Por su parte, Rusia indicó que la propuesta ante la OMC es oportuna ante la situación que afronta la humanidad, ya que está prevista para emergencias. El presidente ruso, Vladimir Putin, reafirmó estar de acuerdo porque incluso su gobierno es el único que ha permitido hasta ahora el empleo de su fórmula en otros países. “En algunos países ya se ha organizado la producción de nuestra vacuna con la transferencia de tecnología”, dijo. 

Para Emmanuel Macron, presidente de Francia, la liberación de las patentes no sería de ayuda para los países más pobres. A pesar de declararse “totalmente a favor de esa apertura de la propiedad intelectual”, señaló este jueves que la prioridad es brindar dosis y herramientas tecnológicas a los necesitados para que también las puedan desarrollar a futuro.  

“El avance de Biden sobre el acceso libre a las patentes de vacunas para todos es un importante paso adelante. Europa también tiene que desempeñar su papel”, consideró Roberto Speranza, ministro italiano de Sanidad.

Contrario a esto, la Federación Internacional de Fabricantes y Asociaciones Farmacéuticas (IFPMA) consideró “decepcionante” la nueva postura del presidente de EE UU, Joe Biden, ya que la medida no incrementará la producción de vacunas, sino que podría derivar en “desorganización”.

Joe Biden, presidente de EE UU | Foto: Cortesía / Archivo.
La única forma de garantizar un rápido aumento de las vacunas y un acceso equitativo de ellas para todos sigue siendo un diálogo pragmático y constructivo con el sector privado”, añadió la IFPMA en su comunicado.

Aclaró estar “completamente a favor” de que las vacunas sean compartidas de manera igualitaria y en el menor periodo de tiempo posible. Aunque la anulación de propiedad intelectual sería una solución que no es acorde a la complejidad del problema.

Sin embargo, la IFPMA respaldó las afirmaciones de Macron respecto a la transferencia de tecnología para mejorar la producción de vacunas. 

A pesar de las conclusiones de la organización de la salud, las sumas de EE UU, Rusia y la UE a los países que están a favor del Acuerdo de la ADPIC pudiera ser decisiva en las próximas reuniones de la OMC para decretar su aprobación, lo cual muy probablemente acarree medidas adicionales que faciliten la obtención de ingredientes y recursos tecnológicos, como recordó Macron.

Noticias relacionadas