• Para acabar con la hiperinflación en el país, el economista Miguel Rodriguez precisó que Venezuela necesita un plan de financiamiento que provenga de organismos multilaterales

La hiperinflación venezolana, que se mantiene desde el año 2017 y es considerada una de las más devastadoras de la región, es producto de erradas políticas económicas aplicadas en los últimos años en el país, de acuerdo con distintos economistas.

Con el fin de abordar la crisis económica y las posibles soluciones para la recuperación del país, el Observatorio Venezolano de Finanzas (OVF) y Ecoanalítica organizaron un ciclo de foros sobre “Propuestas para resolver la crisis económica de Venezuela”.

Plan Marshall. Fue un programa implementado por Estados Unidos para apoyar la recuperación económica de países europeos tras la Segunda Guerra Mundial.

El economista Miguel Rodríguez, ex ministro de Planificación de Venezuela, enfatizó que para terminar con la hiperinflación en el país se debe tener un Plan Marshall.

“El país necesita 100 billones de dólares que provengan fundamentalmente de los organismos multilaterales como el Fondo Monetario Internacional (FMI), el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y el Banco Mundial”, aseveró el experto durante el foro sobre propuestas para la estabilización económica el 16 de junio.

Colapso de la economía del país

Rodríguez recordó el desarrollo del país en las pasadas décadas, cuando entre los años cincuenta y sesenta fue la nación con mayor ingreso per cápita del mundo.

“Desde mediados de los años veinte, cuando aumenta la producción petrolera, fue ascendiendo de forma extraordinaria con el incremento también de la carga fiscal sobre las empresas petroleras y la inyección de los recursos del sector público en la economía, hasta llegar al pico histórico del producto e ingreso per cápita venezolano que fue en 1978”, detalló.

Resaltó que el colapso de Venezuela es producto de una política petrolera absurda. “En el año sesenta era el segundo productor de petróleo más grande y el principal exportador petrolero del mundo”, indicó.

El economista puntualizó que la caída de la producción de petróleo fue uno de los golpes más duros para el país, que ha causado empobrecimiento y la caída de la economía. 

Explicó que las altas inflaciones se producen por el déficit fiscal permanente y excesivo financiado con emisión monetaria y que la política es la que termina decidiendo que se produzcan estas circunstancias.

“En la dinámica hiperinflacionaria la emisión monetaria va acelerando el aumento de los precios en una economía estancada, la gente en lo que se da cuenta intenta comprar rápidamente y salir del dinero que tiene en el momento”, detalló.

El cálculo de la fuga de capitales en el gobierno de (Hugo) Chávez, traídos a valores actuales sería de 180 billones de dólares”

Préstamos y rescate del BCV

Para la recuperación del país, el economista mencionó que se puede implementar préstamos bilaterales que ayuden a financiar importaciones de maquinarias que hacen falta para los diferentes sectores que se encuentran colapsados.

“Se debe rescatar el Banco Central de Venezuela (BCV), de la mano de economistas y expertos que sepan lo que están haciendo. Debe fijarse una tasa de cambio manejada por el BCV por un periodo, porque es el marcador de precio de la hiperinflación”, indicó

Se necesitan 100 billones de dólares para la recuperación de Venezuela
Foto: cortesía.

Cerrar el déficit fiscal 

Rodríguez subrayó que en el esquema dentro del sector público, el déficit fiscal debe estar financiado por los organismos multilaterales y se precisa un programa para cerrarlo en un plazo de al menos cinco años. 

Añadió que el otro bloque de ajuste fiscal en Venezuela tiene que ser una renegociación de la deuda externa y un cambio total en la política petrolera. 

“Venezuela no paga un centavo de deuda en cinco años. Con la renegociación se aspira a una reducción de al menos el 90%, porque la deuda de un país que se muere de hambre no vale nada”, puntualizó.

Comentó que debe haber una apertura total del sector petrolero y aumentar el gasto para reconstruir el sistema de educación, partiendo de la base de la educación integral para el desarrollo del país.

Cambiar modelo de desarrollo

Sobre la adopción del dólar como moneda en Venezuela, el especialista en economía señaló que no cree en la dolarización y enfatizó que “lo que hay que hacer es realizar un cambio del modelo de desarrollo, con énfasis en sectores claves”. 

Sostuvo que se deben invertir recursos masivamente en áreas necesarias como la salud y educación, que son sectores que realizan cambios significativos en la economía.

Se necesitan 100 billones de dólares para la recuperación de Venezuela
Foto: cortesía.

Programas de estabilización

José Pineda, doctor en Economía de la Universidad de Maryland, señaló que la inflación promedio anual en Venezuela en los últimos cuatro años ha sido 8.000%. Al igual que Rodríguez, coincide en que el colapso de la economía de Venezuela de debe al mal manejo de políticas económicas.

Entre las condiciones poco favorables actuales del país, mencionó la crisis migratoria y humanitaria, el poco control de la pandemia de covid-19 y el plan de vacunación incierto.

“Tenemos que entender que Venezuela es un país con urgencias y cuantiosas necesidades que se deben solucionar a corto plazo”, enfatizó durante el foro sobre políticas para derrotar la hiperinflación del OVF el 17 de junio. 

Además, agregó que se debe manejar una idea de consolidación fiscal para impulsar ciertos gastos que pongan fin a la crisis humanitaria.

No obstante, sostuvo que la falta de credibilidad puede imponer restricciones al diseño del programa de estabilización, debido a que las acciones también dependen de la disponibilidad de reservas y capacidad de lograr sostenibilidad fiscal. 

El gran reto nuestro es tener un programa de consolidación fiscal, tener reglas fiscales que permitan limitar algunos de los incentivos populistas y poder tener un gasto de calidad que alivie la crisis humanitaria”.

Por otra parte, resaltó que una dolarización nunca va a sustituir la idea de estar en un camino de sostenibilidad fiscal. 

Foto: cortesía.

Críticas sobre la dolarización 

El economista Francisco Sáes sostuvo que cuando se dolariza o no una economía, da la impresión que las críticas a favor y en contra son parecidas. Es decir, los riesgos son similares, pero se manifiestan de una forma diferente.

“Da igual que se dolarice o no, pero si no se cumple con la meta fiscal no funciona. Se regresa a la inflación”, indicó.

Pineda concluyó que sin resolver el tema fiscal, cualquier otra discusión es secundaria. Además, subrayó que se debe entender que el proceso de reestructuración de Venezuela es intertemporal.

Noticias relacionadas