• El venezolano Francisco Marcano relata lo que vivió con su familia después de que se derrumbó el edificio que estaba al lado del hotel donde se hospedaba. Foto: EFE

Florida, Estados Unidos, y el mundo entero siguen conmocionados por el derrumbe parcial del edificio Champlain Towers de 12 plantas en Surfside, Miami, el 24 de junio. Colapsaron 70 apartamentos y más de 150 personas siguen desaparecidas, incluyendo a seis venezolanos.

Francisco Marcano es un venezolano que reside en Houston y se encontraba de vacaciones con su esposa y sus dos hijos en Miami Beach. Estaban hospedados en el edificio que se encuentra al lado de Champlain Towers cuando ocurrió la tragedia relató para El Diario  cómo fue el calvario que vivió desde que el sonido lo despertó durante la madrugada.

Derrumbe miami
Foto cortesía

El derrumbe en Miami despertó a todo el vecindario

Nos habíamos ido a dormir y poco después de la 1:00 am sentimos el temblor y oímos un ruido catastrófico, parecía una tormenta eléctrica muy fuerte. El edificio en donde estábamos tembló”, detalló Marcano.

El hotel donde se hospedaban dejó sonar una alarma e inmediatamente todos los huéspedes iniciaron la evacuación sin saber muy bien qué sucedía. Cuando salieron, vieron que el edificio de al lado se había derrumbado.

Algunas imágenes se quedaron grabadas en su mente. Como los gritos de las personas pidiendo ayuda y apuntando las linternas desde la zona intacta del edificio hacia los escombros. 

Marcano agradeció la pronta respuesta de las autoridades, ya que en unos pocos minutos llegó el primer vehículo de los bomberos y momentos después se presentaron decenas de carros entre paramédicos y policías; sin embargo, la noche para Francisco apenas empezaba.

“Había una nube de polvo que me recordó un poco los ataques contra las torres gemelas en Nueva York”. Marcano explicó que al igual que muchas otras personas, empezó a caminar hacia el norte, intentando alejarse de la nube de polvo y con el temor de que el resto del edificio se derrumbara.

La mayoría de las personas se encontraba ya durmiendo cuando sucedió la tragedia. Marcano recuerda que junto a ellos caminaba gente descalza, sin camisa o en pijamas recién despertados. Personas que salieron lo más rápido que pudieron sin tener tiempo de cambiarse o tomar alguna previsión.

Un par de horas después las autoridades les comunicaron que se dirigieran al club de playa de Surfside, donde tomaron los datos de las personas del Champlain Towers y de los edificios vecinos para empezar a levantar la base de datos.

Derrumbe en Miami
Foto cortesía

La cercanía a la tragedia

“Personalmente no conocía a nadie del otro edificio, pero el día anterior estábamos todos en la playa. Habíamos interactuado con algunos de ellos, por los niños que jugaban con otros en la arena”. Así lo comentó Marcano, todavía conmocionado por lo cerca que estuvo de la situación.

También expresó su agradecimiento a toda la población de Surfside y a la comunidad judía que ahí reside por su trato excepcional con ellos y todos los afectados.

Marcano tuvo la fortuna de tener amigos en la ciudad que le permitieron quedarse hasta que las autoridades pudieran reubicarlos en otro hotel, lo que sucedió en la tarde del viernes; sin embargo, todas sus pertenencias siguen en la zona del derrumbe.

Si bien las autoridades no han emitido información al respecto, se especula que el derrumbe pudo haber sido causado por la edad del edificio, que fue construido en 1981. De acuerdo con un estudio realizado en 2020 por el geólogo Shimon Wdowinski, la estructura se estaba hundiendo a un ritmo de dos milímetros por año durante la década de los 90. No obstante, el experto aclaró que esto por sí solo no explica la tragedia de la madrugada del jueves. Las investigaciones continúan.

Noticias relacionadas