• Una recopilación de información de Monitor de Víctimas identificó a varios de los fallecidos en el operativo policial en la Cota 905

La operación Gran Cacique Indio Guaicaipuro, impulsada por el régimen de Nicolás Maduro para disolver la banda delictiva que opera en la Cota 905 y sus alrededores, dejó un saldo de 22 personas fallecidas según el primer balance ofrecido por Carmen Meléndez, ministra del régimen para las Relaciones Interiores, Justicia y Paz. 

A diferencia de las cifras que presentó el régimen, un estudio de Monitor de Víctimas registró un total de 23 personas asesinadas durante el operativo. Se contabilizó la muerte de 19 civiles y cuatro funcionarios policiales. Cuatro de los ciudadanos fallecidos pertenecían presuntamente a grupos delictivos de la Cota 905 y La Vega. Mientras que el resto de las víctimas no tenían relación con las bandas criminales y murieron por balas perdidas o presuntas ejecuciones extrajudiciales.

Según la información suministrada por el medio de comunicación, las víctimas fueron identificadas por los testimonios de familiares y las minutas policiales. 

Entre los presuntos delincuentes se encuentra Kender José Chirinos, de 18 años de edad. De acuerdo a la versión de uno de los familiares, falleció al recibir el impacto de una bala perdida en su casa en Brisas de El Paraíso, adyacente a la Cota 905. Debido al tiroteo sus parientes no pudieron auxiliarlo o llevarlo a un centro de salud por lo que murió en la sala de su casa. 

Sin embargo, la minuta policial reseña que la muerte de Chirinos se trató de un ajuste de cuentas. La información indica que el padre del occiso aseguró que el joven pertenecía a la banda delincuencial y durante el enfrentamiento recibió un tiro en el pecho. 

En el Servicio Nacional de Medicina y Ciencias Forenses (Senamecf), en Bello Monte, las personas se aglomeraban en las inmediaciones desde el fin de semana para identificar los cuerpos de sus familiares que murieron durante el operativo. 

Solo 4 de las 23 personas asesinadas durante el operativo en la Cota 905 eran presuntos delincuentes
Morgue de Bello Monte, Caracas

Parientes de Luineiker Borges, de 28 años de edad, se enteraron del asesinato del hombre porque vieron la foto de su cadáver en redes sociales. Afirman que se trataba de un antisocial que formaba parte de una banda de La Vega. 

“Yo le voy a ser sincero. Nosotros vinimos aquí a buscar a un coñoemadre.  A mí me gustaría que los medios, en vez de juzgar a estos muchachos, se pregunten por qué ellos terminaron en esa vida, por qué se hicieron malandros. Hágale llegar ese mensaje a las instituciones y al gobierno para ver si hacen algo”, dijo el allegado al occiso a Monitor de Víctimas en las inmediaciones de la morgue. 

Dos personas más que fueron asesinadas en el operativo también están presuntamente vinculadas a la banda de la Cota 905. La familia de Maikel González, quien fue asesinado durante el operativo, confirmó a Monitor de Víctimas que pertenecía al grupo delictivo y que se desempeñaba como “garitero”(vigilante de los accesos a la Cota 905). La información policial indica que un hombre, apodado “El Bodega”, que cayó muerto en la avenida Victoria, también era un delincuente. Sin embargo, no se ha confirmado su identidad ni su relación con el la megabanda.

Sin relación con las bandas criminales

Algunos de los familiares de las víctimas que se encontraban en la morgue prefirieron no dar el nombre de los fallecidos por temor a represalias. Un joven de 26 años de edad y técnico superior en Informática lo asesinaron el 9 de julio durante un operativo policial en La Vega. La madre de la víctima supo que estaba muerto porque encontró su foto en un canal de Telegram que brinda información de sucesos. Aseguró que a su hijo lo mataron las Fuerzas de Acciones Especiales (FAES) y dejó tres hijos. 

Solo 4 de las 23 personas asesinadas durante el operativo en la Cota 905 eran presuntos delincuentes
Foto: AP

Una mujer de 33 años de edad también falleció por los tiroteos. Vivía en Bolivia y regresó a Venezuela a buscar a sus hijas para sacarlas del país. En medio de los enfrentamientos, la abuela de las niñas llamó a la mujer para decirle que una de sus hijas se encontraba atormentada por los disparos, por lo que fue a buscarlas pero no regresó. Familiares negaron que la mujer perteneciera a la banda de la Cota 905 debido a que ni siquiera vivía en el país. 

Parientes de José Gregorio Vielma Clemente, de 30 años de edad, narraron que el mototaxista se encontraba en la plaza Madariaga, cuando fue interceptado por funcionarios de las FAES hasta el sector Las Quintas en la Cota 905, donde apareció sin vida con varios impactos de bala. 

Un conflicto desde hace meses

Las balas perdidas han cobrado la vida de muchas personas. Algunas regresaban de su trabajo, otras estaban en sus hogares cuando la violencia desbordada les arrebató su último aliento. Hombres y mujeres que pagaron con su vida vivir cerca de la Cota 905, el barrio más peligroso de la ciudad, donde por mucho tiempo los efectivos de seguridad del Estado evitaron ingresar, pero protagonizaron enfrentamientos con esta banda criminal con regularidad. 

Las víctimas de los disparos generados durante los enfrentamientos, o por tiros al aire para demostrar poderío, se suman a las asesinadas directamente por la banda liderada por Carlos Revete, alias El Coqui. 

El poder del grupo delictivo se ha ido gestando desde hace varios años con actividades ilícitas como el secuestro, narcotráfico y extorsión. Sin embargo, a partir de este año 2021 iniciaron su expansión por zonas aledañas de Caracas. 

El primer lugar afectado fue la parroquia La Vega. El 2021 inició con un enfrentamiento que dejó un saldo de 23 muertos, según datos de la ONG Provea.

Esta confrontación no impidió que la banda ampliara su control territorial estableciéndose en esta comunidad. Otras zonas como El Paraíso, Montalbán, El Cementerio, cercanas a la Cota 905, vivían el terror de las detonaciones.

El 7 de julio de este año iniciaron enfrentamientos que se extendieron por más de tres días, lo que significó uno de los hechos violentos más importantes del país en los últimos años. La banda de la Cota 905 sitió varias zonas aledañas a la barriada y dispararon al aire, contra vehículos particulares y se enfrentaron a efectivos de seguridad. El enfrentamiento duró más de 24 horas consecutivas y cobró la vida de decenas de personas. 

El 9 de julio inició la operación policial para dar con el paradero de los antisociales. Los funcionarios del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (CICPC), Unidad de Operaciones Tácticas Especiales (UOTE), División Contra la Delincuencia Organizada (DCDO), Fuerzas de Acciones Especiales (FAES), entre otras. 

Los efectivos decomisaron armas de alto calibre y municiones. Sin embargo, durante el balance oficial Carmen Meléndez aseguró que los cabecillas de la banda huyeron.

Noticias relacionadas