• Aunque se están realizando estudios de una tercera dosis, los expertos coinciden en que las vacunas siguen funcionando bien, incluso contra la variante Delta, y que las inyecciones de refuerzo no son necesarias en este momento. Foto: Jack Guez | AFP

Esta nota es una traducción hecha por El Diario de la nota With the Delta Variant, Do I Need a Covid Booster Shot?, original de The New York Times.

Las vacunas de refuerzo de covid-19 están en las noticias, pero es probable que los estadounidenses no reciban una inyección adicional en el corto plazo.

Un anuncio sorpresa del fabricante de vacunas Pfizer-BioNTech indica que planea solicitar la autorización para una vacuna de refuerzo en Estados Unidos. Esto ha generado nuevas preocupaciones entre el público en general sobre la efectividad de las vacunas covid contra la variante Delta altamente contagiosa.

Pfizer dijo que planea solicitar autorización para una vacuna de refuerzo en las próximas semanas, citando la posibilidad de que la protección contra el coronavirus disminuya de 6 a 12 meses después de la inmunización completa con el régimen actual de dos inyecciones.

Pero la charla de Pfizer sobre las vacunas de refuerzo ha sido descartada como prematura por algunos de los principales expertos en vacunas del mundo. Señalan que toda la evidencia sugiere que las inyecciones de Pfizer, junto con las vacunas Moderna y Johnson & Johnson , continúan brindando una fuerte protección contra el covid-19.

Una declaración conjunta de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades y la Administración de Alimentos y Medicamentos ofreció una rápida reprimenda al anuncio de Pfizer, señalando que los funcionarios de salud pública, no las compañías farmacéuticas privadas, tomarían la decisión sobre las vacunas de refuerzo.

“Los estadounidenses que han sido completamente vacunados no necesitan una vacuna de refuerzo en este momento”, dijo el comunicado. “Estamos preparados para dosis de refuerzo siempre y cuando la ciencia demuestre que son necesarias”.

Aun así, las búsquedas en Google sobre si se necesitan vacunas de refuerzo aumentaron en medio de las continuas preocupaciones sobre la variante Delta y el riesgo de infecciones graves entre los vacunados. A la confusión se suma la noticia de que el Ministerio de Salud de Israel dijo el lunes que comenzaría a ofrecer una tercera dosis de la vacuna Pfizer a adultos con sistemas inmunológicos debilitados, incluidos los pacientes con cáncer y trasplantes de órganos, en el primer paso del país hacia las inyecciones de refuerzo para la más vulnerables.

Entonces, ¿necesita una vacuna de refuerzo en su futuro? Hablamos con los principales expertos sobre si las vacunas de refuerzo son inminentes y por qué puede ser arriesgado administrar dosis adicionales a las personas completamente vacunadas en los países ricos cuando muchas personas en todo el mundo no han recibido sus primeras vacunas. Aquí encontrará respuestas a preguntas comunes.

¿Por qué Pfizer habla de las inyecciones de refuerzo?

Todas las compañías de vacunas han estado estudiando las vacunas de refuerzo durante meses, por si acaso son necesarias en el futuro. Pero el anuncio de Pfizer de que está listo para buscar aprobación fue una sorpresa.

En un comunicado de prensa, Pfizer-BioNTech citó datos recientes del Ministerio de Salud de Israel que anuncian que, aunque la vacuna sigue siendo un 93 por ciento efectiva para prevenir enfermedades graves y hospitalizaciones, la vacuna tiene aproximadamente un 64 por ciento de efectividad para detener infecciones irruptivas, o infecciones que ocurren en los que están completamente vacunados, con o sin síntomas. Esa cifra es inferior a aproximadamente el 95 por ciento en mayo, antes de que la variante Delta altamente infecciosa se generalizara.

Los expertos dicen que los datos de Israel no han sido revisados ​​por pares y pueden complicarse por una serie de variables. Otros estudios de Gran Bretaña, Escocia y Canadá muestran que la vacuna Pfizer todavía tiene una efectividad del 80 al 88 por ciento contra la variante Delta.

Pero Pfizer dijo que los hallazgos de Israel eran consistentes con sus propios estudios de vacunas y que planeaba presentar sus datos a los funcionarios de salud federales. Un refuerzo administrado seis meses después de la segunda dosis de la vacuna aumenta la potencia de los anticuerpos contra el coronavirus original y la variante Beta, la forma detectada por primera vez en Sudáfrica, de cinco a diez veces, dijo la compañía , y cree que es un refuerzo de la vacuna funcionaría de manera similar contra la variante Delta.

“Seguimos creyendo que es probable, según la totalidad de los datos que tenemos hasta la fecha, que se necesite una tercera dosis dentro de los 6 a 12 meses posteriores a la vacunación completa”, dijo la compañía.

¿Qué dicen los expertos en salud pública sobre las vacunas de refuerzo?

Varios expertos en salud pública han criticado el anuncio de Pfizer, calificándolo de “oportunista” e “irresponsable”. El director científico de Pfizer se reunió con los principales científicos estadounidenses el lunes para discutir la investigación. Los funcionarios dijeron después de la reunión que se necesitarían más datos, y posiblemente varios meses más, antes de que los reguladores pudieran determinar si eran necesarias las inyecciones de refuerzo.

“Pfizer no decide cuándo necesitamos refuerzos; la FDA, los CDC y otras agencias reguladoras hacen eso”, dijo Carlos del Río, experto en enfermedades infecciosas de la Universidad de Emory. “Los datos deben mostrarse públicamente de manera abierta y transparente”.

Del Río señaló que incluso los datos de Israel, citados en el comunicado de prensa de la compañía, muestran que la vacuna sigue siendo muy eficaz para proteger a las personas de enfermedades graves. En lugar de hablar de refuerzos, la atención debería centrarse en vacunar a los no vacunados, dijo.

“Si ha sido vacunado, no necesita preocuparse por los refuerzos”, dijo el doctor. “Las personas que deben preocuparse son las que no han sido vacunadas. El refuerzo es vacunar a más personas. Cuantas más personas se vacunen, es menos probable que tengamos transmisión”.

Paul A. Offit, profesor de la Universidad de Pensilvania y miembro del panel asesor de vacunas de la FDA, dijo que si bien es importante estudiar la seguridad y eficacia de una dosis de refuerzo para prepararse para cuando pueda ser necesaria, la actual la evidencia muestra que las vacunas están funcionando contra la Delta y otras variantes. Dijo que cree que es poco probable que las personas de la población general reciban vacunas de refuerzo este año.

“Todos los datos hasta la fecha apuntan al hecho de que la inmunidad contra las enfermedades críticas graves es relativamente duradera”, dijo Offit. “El problema no es si podemos obtener una tercera dosis. Es si podemos obtener las dos primeras dosis en personas que no están vacunadas”.

¿Debería preocuparme por la variante Delta?

La variante Delta ahora representa más de la mitad de todas las infecciones en Estados Unidos, y los riesgos reales son para los no vacunados. Si bien la vacuna Pfizer y otras en uso en los Estados Unidos son un poco menos efectivas contra la variante Delta, todas ellas aún ofrecen una protección significativa contra enfermedades graves u hospitalizaciones por covid-19.

Moderna ha dicho que los estudios de probeta con muestras de sangre de personas vacunadas muestran que la inyección sigue siendo muy eficaz contra la variante Delta, que provocó solo una “modesta reducción” de los anticuerpos que combaten virus en las muestras. Y Johnson & Johnson ha publicado dos estudios que muestran que su vacuna sigue siendo eficaz contra la Delta, mostrando solo una pequeña caída en la potencia.

“Aproximadamente el 99 por ciento de las personas que son hospitalizadas y mueren por este virus no están vacunadas”, dijo Offit. “Realmente no está tratando de prevenir síntomas asintomáticos o leves. Intenta mantener a la gente fuera del hospital y fuera de la morgue. Es un objetivo que hemos cumplido notablemente bien”.

¿Por qué no obtener una tercera oportunidad para estar seguro?

Dado que gran parte del mundo todavía tiene tasas de vacunación muy bajas y los suministros de vacunas son limitados, la mayoría de los expertos en salud pública dicen que es muy pronto administrar dosis adicionales a personas de países ricos que están completamente vacunadas.

En Estados Unidos, casi el 50 por ciento de todos los residentes están completamente vacunados. Pero en India, solo alrededor del 5 por ciento de la población está completamente vacunada. En gran parte de África, menos del 1 por ciento de las personas están vacunadas. La preocupación es que cuanto más tiempo permanezcan sin vacunar grandes partes del mundo, mayor es el riesgo de que surjan nuevas variantes más amenazadoras.

“Las vidas de los estadounidenses continúan en riesgo si hay grandes brotes en otros lugares y se crean más variantes”, dijo Ashish K. Jha, decano de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Brown. “Incluso si se toma una lente muy estrecha y solo se preocupa por la vida de los estadounidenses, todavía existe un argumento muy convincente de que una primera dosis para una persona india hace más bien para Estados Unidos que una tercera dosis para un estadounidense”.

En una conferencia de prensa, el líder de la Organización Mundial de la Salud rechazó el plan de Pfizer de buscar autorización para las inyecciones de refuerzo. “La prioridad ahora debe ser vacunar a quienes no han recibido dosis y protección”, dijo Tedros Adhanom Ghebreyesus, director general de la OMS.

¿Quiénes serán los primeros en la fila que recibirán las vacunas de refuerzo cuando se aprueben?

Algunos países ya están administrando dosis de refuerzo de la vacuna a personas con sistemas inmunitarios comprometidos, incluidas las que se han sometido a un tratamiento contra el cáncer o las que se han sometido a trasplantes de órganos. Desde abril , los proveedores de atención médica en Francia han administrado rutinariamente una tercera dosis de una vacuna de dos dosis a personas con ciertas condiciones inmunológicas. El lunes, Israel también anunció que administraría una tercera dosis de vacuna a adultos altamente vulnerables.

Además, Moderna se está preparando para probar una tercera dosis en 120 receptores de trasplantes de órganos, y Pfizer, que produce algunos medicamentos que inhiben la inmunidad, está planeando un estudio de 180 adultos y 180 niños con sistemas inmunológicos comprometidos.

Se estima que un 5 por ciento de la población de EE UU está inmunodeprimida debido a problemas de salud o tratamientos farmacológicos. Si bien pueden pasar meses antes de que se recomienden las vacunas de refuerzo para la población en general, es posible que los funcionarios de salud federales aprueben una vacuna adicional para un grupo selecto de pacientes vulnerables con sistemas inmunológicos comprometidos.

El doctor Jha dijo que la comunidad médica estaba esperando la orientación de los CDC y la FDA sobre la posibilidad de administrar dosis de refuerzo a las personas inmunodeprimidas y que no desarrollaron la protección adecuada después de un ciclo estándar de vacunación. “Están surgiendo algunos datos de que una tercera inyección ayuda a esas personas”, dijo Jha. “Realmente requiere la participación de su especialista. Creo que la mayoría de los médicos dicen que espere. Les gustaría ver las recomendaciones de los CDC sobre esto”.

Traducido por Oswaldo González

Noticias relacionadas