• Los saltos hacia el podio de Yulimar Rojas no fueron en vano. El ex atleta olímpico en salto de longitud guio a la venezolana a triunfar en Tokio 2020. Una conversación en Facebook unió la trayectoria de Iván Pedroso, ganador de una medalla de oro en Sidney 2000, a la máxima exponente del atletismo venezolano. Foto: EFE

Yulimar Rojas se convirtió campeona olímpica del triple salto femenino en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020. Con un registro de 15.67 metros, rompió el récord mundial en la final del salto triple, competencia en la que también impuso un nuevo récord olímpico de 15.41 metros. Iván Pedroso, su entrenador, es el nombre que destaca dentro de su equipo de preparación. Tanto Rojas como Pedroso tienen experiencias comunes en atletismo en salto alto, salto largo y salto triple, por lo tanto, el triunfo de la venezolana es una victoria compartida.

La ahora dos veces medallista olímpica (Río 2016 y Tokio 2020) llegó a la vida del ex atleta cubano Iván Pedroso a través de una conversación en Facebook. Cuando ella tenía 19 años, antes de lograr récords o marcas mundiales en salto triple, le escribió un mensaje preguntándole si quería ser su entrenador.

Yo no sabía si me conocía, si me había visto en alguna competencia. Antes de escribirle tuve miedo porque, ¡guau! ¡Iván Pedroso! Yo no era nadie, no tenía títulos, pero pensé que lo peor que me podía pasar era que no me contestara. Y en su primera respuesta estuvo muy bien. Me dijo que ya sabía quién era, que ya había visto algunos videos míos. Luego fuimos concretando, me ofreció irme a entrenar a España con él y al llegar… aún recuerdo la primera vez que me dio la mano. El día que le escribí en Facebook marca un antes y un después para mí”, comentó Yulimar Rojas en una entrevista para El Mundo sobre su primer contacto con Iván Pedroso.

Rojas cataloga a Pedroso como una persona seria pero cercana una vez que existe un vínculo de confianza fortalecido. Para ella la relación con el entrenador fue fundamental para lograr la victoria. España y México fueron dos de los países donde el atleta cubano de 48 años de edad brindó el apoyo y preparación a la venezolana.

Iván Pedroso y YulimarRojas
Foto: Cortesía

El trabajo con Yulimar Rojas

Yulimar Rojas fue catalogada por World Athletics como la mejor atleta femenina de 2020. Al enterarse de la noticia, su entrenador Iván Pedroso aplaudió el logro. “Esto es producto del trabajo que hemos hecho”, celebró el cubano en un video de World Athletics.

El trabajo de más de cinco años junto al cubano colaboró a que las participaciones de la atleta venezolana durante 2020 en los encuentros internacionales superaran los 14 y 15 metros. En febrero de ese año logró imponer en el Meeting del World Athletics Indoor Tour de Madrid (España) el récord en salto triple con una medida de 15.43 metros. El reto de los Juegos Olímpicos, que fueron aplazados un año producto de la pandemia por covid-19, fue superado con oro, récord mundial y olímpico.

“Yuli se encuentra muy bien. Nunca me gusta subestimar a ningún rival. Todos vienen con el mismo objetivo, simplemente nos preocupamos por nosotros, porque salgan bien las cosas, porque todo el trabajo que hemos hecho salga bien, reflejarlos aquí, llevarlos a la práctica. Creo que estamos listos para brindarle a Venezuela la victoria que tanto quiere”, comentó Pedroso en un video de Instagram del Comité Olímpico Venezolano el 26 de julio.

Trayectoria fugaz, pero olímpica

Ivan Peedroso
Foto: Cortesía

Iván Lázaro Pedroso Soler, conocido en los deportes como Iván el Terrible o el Saltamontes, salió de sn natal La Habana (Cuba) para convertirse en uno de los máximos exponentes en atletismo latinoamericano. A los 12 años de edad halló su verdadera pasión en el salto largo y a los 17 años de edad pasó por primera vez la barrera de los 8,06 metros.

Pedroso, de 1,77 metros de estatura, buscó destacarse en el deporte aunque no con ex atletas cubanos. El exsaltador y entrenador cubano Milán Matos lo inició en el salto de longitud. Durante su carrera participó en competencias latinoamericanas donde figuró en los primeros lugares.

En 1995 logró en Gotemburgo (Suecia) su primera medalla de oro en un campeonato internacional de atletismo. La victoria se extendió en el Campeonato del Mundo de Atletismo en 1997 (Atenas, Grecia), en 1999 (Sevilla, España) y en 2001 (Edmonton, Canadá).

En el año 2000 logró su primera y única medalla de oro olímpica, con un salto de 8,55 metros, superando por 6 centímetros al australiano Jai Taurima. Con los triunfos acumulados, suma un total de una medalla de oro olímpica, cuatro medallas de oro en mundiales y otras cinco medallas de oro en competencias bajo techo.

Entrenador de triunfadores

La última participación de Iván Pedroso en una competencia internacional fue en los Juegos Centroamericanos y del Caribe de Cartagena (Colombia) en 2006, donde ganó medalla de plata. Luego de su retiro comenzó a entrenar a otros atletas que buscaban un lugar en los podios internacionales de atletismo en salto alto, salto largo y triple salto.

Empezó con el francés Teddy Tamgho, quien luego rompería récords mundiales y ganaría en 2013 una medalla de oro en el Campeonato Mundial de Atletismo. En 2016 comenzó a entrenar a la venezolana Yulimar Rojas, quien ganaría luego la medalla de plata en los Juegos Olímpicos de ese año. La española Ana Peleteiro también forma parte del grupo de atletas que ha entrenado en algún momento el cubano.

“Pero no quiero que hable con la prensa. Tiene que concentrarse -Peleteiro- en lo que tiene delante. No quiero que se disperse. Quiero que piense en su trabajo. No le vendría bien ahora que llegaran los periodistas hablándoles de récords y medallas, cargándola de presión. No me gusta que distraigan a mis atletas”, dijo en 2019 Iván Pedrosa para El País desde Doha (Qatar) en uno de los entrenamientos donde participaron Rojas y Peleteiro.

Peleteiro logró la medalla de bronce en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 con un registro de 14.87 metros en el salto triple.

Tras la pausa pandémica, el viernes 31 de julio en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, Yulimar clasificó a la final de salto triple con solo un intento, de 14,77 metros y su pupila española Ana Peleteiro, a vanzó a la final en segundo lugar con 14,62 metros. La preparación junto al cubano rindió sus frutos y ahora ambos tienen medalla de oro olímpica, un logro que tiene sello Pedroso.

Noticias relacionadas