• El atleta representó a la delegación de deportistas refugiados en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020. Foto: Efe

David Smolansky, comisionado de la Secretaría General de la Organización de Estados Americanos (OEA) para crisis de migrantes venezolanos, confirmó que Uruguay recibió al boxeador venezolano Eldric Sella como refugiado en ese país, después de que Trinidad y Tobago le negara la entrada al territorio el 26 de julio. 

Hoy tengo la bendición de empezar de nuevo en este país que, sin pensarlo dos veces, me abrió las puertas y me entregó las llaves para que haga de este mi nuevo hogar”, escribió Sella en una publicación de Instagram.

Sella formó parte del equipo de atletas refugiados que participó en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 y se convirtió en el primer venezolano en pertenecer a esta delegación. 

Eldric Sella debutó en el cuadrilátero olímpico el 26 de julio, pero fue eliminado rápidamente de la competencia por un nocaut técnico con solo 67 segundos de combate contra el pugilista dominicano Euri Cedeño. 

Foto: Efe

Eldric Sella: la historia de un refugiado venezolano 

Eldric Sella emigró a Trinidad y Tobago en 2018. Huyó de Venezuela por la crisis política, económica y social que ya para ese entonces afectaba al país. 

En un trabajo realizado por Acnur, señaló que siempre quiso ser boxeador. Con 18 años de edad obtuvo un lugar en la selección nacional de Venezuela. Solo formó parte de esta siete meses, pues él y otros miembros fueron despedidos por falta de recursos dentro de la selección.

El boxeador pidió asilo al gobierno de la isla caribeña y  trabajó en distintos empleos, pero nunca abandonó su meta de asistir a una justa olímpica. 

Su camino en el boxeo inició a los 9 años de edad. Su padre, Edward Sella, lo entrena desde 2019. En diciembre de 2020, gracias a su perseverancia, recibió una beca del Comité Olímpico Internacional (COI) y pudo avanzar hasta ser seleccionado parte del Equipo Olímpico de Atletas Refugiados. 

Trinidad y Tobago le negó la oportunidad de volver a su hogar 

Tras su fugaz participación en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, Eldric Sella debía regresar a su hogar lo antes posible según las normas del evento. Sin embargo, Trinidad y Tobago le negó esta oportunidad al atleta. 

Foto: Efe

El argumento de las autoridades trinitarias fue que el pasaporte de Sella y el de su padre estaban vencidos, por lo que no contaban con un documento válido para recibir una visa. Edward Sella declaró en una entrevista a VPI que el proceso de renovación de pasaporte venezolano había sido engorroso para ambos. 

En la entrevista, el entrenador también aseguró que Acnur estaba al tanto de su caso y que intercedería para conseguir un tercer país de residencia. Este propósito se cumplió 15 días después de que Sella abandonara Tokio. 

Noticias relacionadas