• Michell, una mujer trans del estado Cojedes, fue encontrada sin vida en su casa. Movimientos de la sociedad civil reclaman protección para miembros de la comunidad. Hasta julio de 2021 ninguno de los asesinatos de personas trans, lesbianas o gays han sido esclarecido por las autoridades

Una mujer trans fue asesinada y amordazada en San Carlos, estado Cojedes. El cuerpo de la víctima fue hallado en su casa en el barrio La Medinera el pasado 9 de agosto de 2021. 

La víctima se llamaba Michell y, según la minuta policial, fue maniatada y golpeada con un objeto contundente en la cabeza. La información reseñada por los medios de comunicación no especifica más detalles del caso. Tampoco si en el hecho la mujer sufrió de violencia sexual. 

Foto: Perfil de Michell en Facebook

Michell era estilista y tenía una peluquería en el mismo sector donde residía. De momento, no se conocen más detalles del crimen y funcionarios del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (CICPC) estarían investigando el caso.

Crímenes de odio en Venezuela

Organizaciones de la sociedad civil por los derechos humanos en Venezuela informaron que, con este hecho, el total de asesinatos de personas lesbianas, gays, bisexuales o trans (LGBTIQ+) asciende a 10 en lo que va de 2021.

Sin embargo, estos registros se basan en información que se publica en la prensa o medios de comunicación digitales. Por lo que las ONG han advertido que la cifra de personas trans asesinadas y miembros de la comunidad LGBTIQ+ en razón de su identidad de género podría ser más alta.

En Mérida, el 7 de marzo de 2021, una mujer trans fue asesinada luego de haber recibido múltiples puñaladas en la plaza de Los Guayabones, en el Eje Panamericano. La información fue dada a conocer por el Movimiento SOMOS y la víctima no portaba documentos de identidad, por lo que hasta ahora su nombre es desconocido.

Otra mujer trans de 33 años de edad, conocida por allegados como Andrea, fue asesinada por sujetos desconocidos en Santa Cruz del Este, Baruta (Miranda) el domingo 13 de junio. El cuerpo de la víctima fue abandonado en la vía pública. 

La pareja Ronnie Rafael Ramírez Tinedo, de 32 años de edad, y Carlos Eduardo LaPlace, de 45 años de edad, asesinados el 13 de junio en Caracas, se encontraban en su apartamento cuando un hombre los apuñaló. Aunque se presume que el homicida conocía a las víctimas, la policía no ha hecho públicos más datos sobre el caso. 

Los crímenes han quedado impunes y hasta ahora se desconocen investigaciones o avances en la búsqueda de los responsables de los homicidios. 

El Monitor de víctimas del Movimiento SOMOS también alertó que en Venezuela se registró el asesinato de tres mujeres lesbianas o bisexuales en los estados Anzoátegui y Aragua. 

Vivir sin derechos

De acuerdo con datos recogidos por Transgender Europa en su Observatorio de Personas Trans Asesinadas, entre 2008 y septiembre de 2020, 3.664 personas trans fueron asesinadas en todo el mundo por prejuicios discriminatorios. De esta cifra, 126 se produjeron en Venezuela en 2017.

El país ocupa el cuarto lugar en América con el mayor índice de asesinatos de personas LGBTIQ+, esto de acuerdo a un informe de la organización Unión Afirmativa sobre la situación de derechos humanos de las personas trans en Venezuela.

Para el 2021, no hay datos reflejados en este mismo observatorio, como tampoco los hay en los organismos oficiales del territorio nacional. 

En el país no hay una ley de identidad de género que brinde protección a las personas LGBTIQ+. Venezuela no cuenta con leyes civiles integrales que permitan a las víctimas defenderse contra la discriminación o que aborden los delitos de odio motivados por la orientación sexual o la identidad de género. 

En la mayoría de los casos, las denuncias son desestimadas por las autoridades.

En materia de identidad tampoco se ha adoptado un procedimiento que permita a las personas trans cambiar su sexo en los documentos oficiales.

A pesar de que Ley Orgánica de Registro Civil, publicada en gaceta oficial en 2010, establece en su artículo 146 que “toda persona podrá cambiar su nombre propio, por una sola vez cuando este sea infamante, la someta al escarnio público”, en esta no se menciona ninguna posibilidad de cambio de género sexual en la documentación personal.

Por esa razón, en la actualidad, ninguna persona trans en Venezuela ha podido cambiar su nombre.

La relación entre la violencia y la comunidad transgénero es una historia que se repite en todo el mundo, ya que el abuso por parte de la policía, conocidos y las parejas íntimas se denuncia diariamente. 

Además, las personas transgéneros experimentan rechazo familiar, así como discriminación en la educación, el empleo y otros aspectos de la vida. Esto se traduce en mayores tasas de desempleo, pobreza, inseguridad en la vivienda y mayor marginación, especialmente para aquellos que se ven obligados a migrar como es el caso de la mayoría de la población trans en Venezuela.

Noticias relacionadas