La zona ubicada en la cordillera de Pamir es conocida como el techo del mundo. Este corredor, por sus dificultades geográficas, es una de las únicas zonas de Afganistán libres de la guerra. Foto: Matthieu Paley

La guerra entre los talibanes y el gobierno afgano se ha expandido a todos los rincones de Afganistán. El 15 de agosto de este año el grupo extremista islámico se adueñó de la capital del país, Kabul, y los sombríos recuerdos del totalitarismo religioso atemorizan a la población que no pudo salir. El mundo ha sido testigo en los últimos días de las escenas más cruentas del temor, de la soberbia de los guerreristas y de la preocupación por el acabose de los derechos fundamentales de las mujeres. Sin embargo, en la extensa geografía afgana existe una zona que ni ayer ni hoy ha escuchado sobre la guerra. 

El corredor de Wakhan es una zona escarpada ubicada en la cordillera del Pamir y pertenece a la provincia afgana de Badajshán. Su ubicación geográfica, en la cual es frontera con Tayikistán al norte, Pakistán al sur y China al este, provocó que a finales del siglo XIX fuese una zona limítrofe entre las dos potencias del mundo para la época: Gran Bretaña y Rusia. 

En el siglo XX todo el mundo conoció las tensiones de la Guerra Fría entre Estados Unidos y Rusia. Era un juego de poderes para evitar, de alguna manera, la guerra física. El caso con el corredor de Wakhan tiene semejanzas con este evento histórico, ya que la franja, como línea separatoria, fue creada por el imperio británico para evitar la incursión de Rusia en Afganistán y, posteriormente, en la India, una de las colonias más fructíferas. Este proceso se conoció como El Gran Juego. 

Leer más  Rusia anuncia la rendición de 694 militares ucranianos en Azovstal

Los acuerdos de 1873 entre Gran Bretaña y Rusia dividieron la zona para declarar que los ríos Panj y Pamir fueran la frontera entre Afganistán y el imperio ruso que, en ese momento, se encontraba en Tayikistán. Luego, en 1893 se acordó la línea Durand para marcar el límite entre Afganistán y la India británica, la cual abarcaba hasta Pakistán. Esta distribución limítrofe dejó una franja en el medio que, posteriormente, se conoció como el corredor de Wakhan.

Geografía del corredor de Wakhan

La franja que caracteriza al corredor tiene 220 kilómetros de largo y entre 16 y 64 kilómetros de ancho. Sus fronteras, quizás uno de los puntos más interesantes de este extenso corredor, son: al norte con Tayikistán, al sur con Pakistán y al este con China. 

Foto: Matthieu Paley

Es una zona con una población escasa por su lejanía, bajas temperaturas y, sobre todo, por los niveles de pobreza. Estas han sido las razones principales para su presente como una zona al límite de la guerra que se forja en el resto del territorio afgano. El corredor tiene una población, aproximadamente, de 12.000 habitantes y la mayoría se encuentra en la población de Wakhi. 

Leer más  Rusia anuncia la rendición de 694 militares ucranianos en Azovstal
Foto: Matthieu Paley

La mayor parte del año las temperaturas están bajo cero y la economía de la zona está sustentada por el opio y los residuos de la planta de amapola. Los habitantes la reconocen como parte de su cultura y, además, su lejanía los ha arrinconado como anacoretas de los sucesos del mundo. 

Foto: Matthieu Paley

En el extremo este del corredor se encuentra el paso montañoso de Wakhjir, el único medio transitable entre Afganistán y China, que tiene una altura de 4.923 metros y representa la mayor diferencia horaria entre dos zonas limítrofes, la cual es de 3 horas. El paso de la frontera permanece cerrado, por lo menos, cinco meses al año por las dificultades del clima y el territorio.

Estos caminos montañosos han permitido la distancia de sus habitantes de la guerra, pero, a su vez, los ha dejado a la deriva de una zona escarpada sin mucho más que opio. El río Pamir forma la frontera norte del corredor y al sur las altas montañas del Hindu Kush limita con Pakistán.

Foto: Matthieu Paley

A principios del siglo XX, específicamente en 1906, el arqueólogo austrohúngaro informó el uso del corredor como ruta comercial entre afganos y chinos. Sin embargo, este funcionamiento ha sido eliminado en los últimos 100 años y no existe una vía posible para establecer puntos de comercio entre ambos países. China, Estados Unidos y el gobierno afgano habían conversado para abrir el corredor y construir una carretera entre ambos países, pero nunca se concretó la idea.

Leer más  Rusia anuncia la rendición de 694 militares ucranianos en Azovstal

Una zona que no conoce la guerra

El conflicto armado en Afganistán tiene, por lo menos, 38 años de existencia y comenzó con la guerra entre la Unión Soviética y las fuerzas armadas del país. Luego, esto impulsó la creación de los talibanes y los extremistas religiosos que llegaron al poder en 1997. Su derrocamiento en el año 2001 por el Ejército de Estados Unidos y los países afiliados a la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) duró 20 años hasta el retiro de las tropas en 2021. 

Foto: Matthieu Paley

La historia de guerra no ha tocado, todavía, las laderas del corredor de Wakhan y la mayoría de sus habitantes desconocen por completo, siquiera, la llegada de los Estados Unidos al país. Las dificultades del territorio y el nomadismo de su población ha evitado la llegada de los talibanes, pero, a su vez, se ha convertido en un parador turístico para aquellos viajeros que disfrutan de rincones desconocidos en el mundo.

Foto: Matthieu Paley

Ahora, con la llegada de los talibanes al poder en Afganistán se han retomado las conversaciones con China, aliado del nuevo régimen, para la construcción de una carretera en el corredor de Wakhan. Esto provocaría un crecimiento en la economía de la zona, pero, también, sería la inclusión de la zona en el conflicto armado de la nación.

Noticias relacionadas