• Amparados en la Ley Sharía o la Ley Islámica, los talibanes buscarán gobernar en un Estado completamente islámico y apegado a las normas, que incluyen el uso de burkas o hiyab para mujeres y la vigilancia de la mayoría de las actividades diarias

El control del poder político, económico y social de Afganistán ahora será dominado por el grupo que pregona el islamismo radical como modelo de vida: los talibanes. Tras la toma del Palacio Presidencial en Kabul por el Talibán, y otras ciudades, y la salida del presidente Ashraf Ghani inició en el país surasiático una nueva etapa en su historia.

La llegada de los talibanes ocurre luego de que ostentaron el poder hace más de 20 años. Desde su retirada del gobierno del territorio afgano, se avanzó en materia de derechos, lo que le permitió a las mujeres y niñas, por ejemplo, acceder a la educación y a una vida con menos restricciones religiosas. Los talibanes aseguraron que respetarán los derechos de las mujeres, pero bajo la visión de la Ley Islámica.

No obstante, con el retorno del grupo extremista religioso se buscará retomar ciertas normas que serán obligatorias, como el uso del velo islámico y la aplicación de la Ley Sharía (o Ley Islámica) a las principales actividades de la vida diaria en Afganistán.

La instauración del régimen talibán en Afganistán

El martes 17 de agosto el portavoz talibán Suhail Shaheen anunció en que se instaurará un “gobierno islámico incluyente” en los próximos días. Tras la toma de Kabul el 15 de agosto, el grupo ya domina la mayoría de las capitales del país.

“Creemos que el monopolio del poder no ha funcionado en el pasado. Por eso queremos tener algunos combatientes y políticos en el futuro gobierno para establecer una paz duradera en el país y abrir un nuevo capítulo de paz, coexistencia, tolerancia y reconstrucción en Afganistán”, expresó Shaheen, reseña La Voz de América.

El portavoz también aclaró que las mujeres podrán continuar accediendo al trabajo y a la educación siempre y cuando cubran parte de su cuerpo con el velo hiyab, pero no aclaró si podían acceder a hacer negocios y manejar finanzas, cuestión que es prohibida bajo sus creencias. Igualmente se vigilarán las actividades diarias con las normas islámicas que el grupo talibán establezca.

¿Qué medidaas implementará el régimen talibán en Afganistán?

La Sharía como pilar

Algunas de las medidas que aplicará el régimen talibán incluyen la Ley Sharía o Ley Islámica, que será implementada dentro del sistema legal islámico. Proviene del árabe “el camino claro hacia el agua” e incluye un código de conducta que determina la mayoría de los aspectos de la vida de los musulmanes en Afganistán.

Incluyen normas que afectan, por ejemplo, el cómo pueden hacer las plegarias, los ayunos y las donaciones a los pobres. El estudioso de la sharía es el encargado de velar por que se cumpla lo establecido en el sistema de creencias islámico. Esto incluye también la orientación dentro de la familia, las finanzas y los negocios.

Este modelo es una mezcla del Corán (el texto sagrado del islam), las enseñanzas y conductas del profeta Mahoma y las fautas (pronunciamientos legales de académicos islámicos). El objetivo principal es colaborar a entender cómo conducirse en la vida diaria de acuerdo a los deseos de Dios.

La vestimenta en hombres y mujeres

La vestimenta es una de las normas aplicadas más visibles en la primera semana de la instauración del régimen talibán: las mujeres empezaron a cubrir completamente su cuerpo. El principio de modestia al vestir es otra norma, que rige para ambos sexos, aun así, no existen conclusiones consistentes sobre cómo deben vestir específicamente.

Por un lado, los hombres tienen menos restricciones y son los únicos autorizados para ejercer el poder en el gobierno local y representar a la familia. Pueden usar turbantes, ropa holgada y deben dejarse la barba, mostrar los pies, las manos y la cara. 

https://www.instagram.com/p/CSzOXLynuCz/

Cuando se trata de mujeres, solo se les permite vestirse de forma recatada, para evitar provocar a hombres que no sean sus esposos. No pueden ser vistas sin su vestimenta por personas que no sean de su familia.

Una interpretación literal de las normas islámicas obligaría a las mujeres a llevar la burka, que cubre a la mujer de los pies a la cabeza y en la que solo se pueden observar los ojos. Previo a la toma talibán, las afganas tenían la posibilidad de usar otro tipo de turbantes más cómodos sin desligarse de sus creencias.

Entre los velos más usados destacan el niqab (velo para la cara en el cual solo se deja los ojos descubiertos), el hijab (que solo cubre la cabeza y el cuello y deja ver el rostro). Otros cubren todo el cuerpo pero dejan ver la cara, como el chador. El shayla (velo que se enrosca en el cuello y deja ver el rostro), el al-amira (de dos piezas) y el khimar (capa que cubre cabello, cuello y hombros), son otros de los destacados.

¿Qué medidaas implementará el régimen talibán en Afganistán?

Amnistía general para disidentes

Buscando desligarse de la manera en que gobernaban en el pasado, los talibanes ofrecieron sus primeras declaraciones el 17 de agosto y afirmaron que respetarían a las mujeres y a los disidentes. Para ellos, será aplicada una amnistía, de la cual no ofrecieron mayores detalles.

“El Emirato Islámico no quiere que las mujeres sean víctimas. Deben estar en la estructura de gobierno de acuerdo con la sharía”, afirmó el miembro de la comisión cultural de los talibanes Enamullah Samangani, reseña AP. Agregó que la estructura de gobierno no está completamente clara, pero buscarán establecer un gobierno con liderazgos completamente islámicos en el que todas las partes se sumen.

Implementación

La implementación de la norma islámica varía en Afganistán y otros países musulmanes, pues es interpretada en por las culturas predominantes. Si el Estado es laico, puede solo incluir algunos aspectos o ser una guía, pero en el caso del país surasiático y otros como Arabia Saudita e Irán, donde se busca un Estado islámico pleno, se espera que sea aplicada de manera estricta como se hizo hace más de dos décadas.

En este sentido, amparados en la Ley Sharía, los talibanes tomarán acciones aplicando la ley de acuerdo a lo establecido en la misma sobre temas clave como el adulterio y la homosexualidad. Cabe destacar que, debido a que este grupo pertenece a una corriente sunita (grupo ortodoxo que predomina en el mundo árabe), que a lo largo de los años se han transformado y la han vuelto radical, los castigos pueden incluir desde latigazos hasta la ejecución.

En el último gobierno talibán, entre 1996 y 2001 se impuso una versión estricta y radical de la Ley Sharía. Las mujeres no podían circular o trabajar solas en la calle. Las niñas mayores de 10 años de edad no podían asistir a la escuela. Los castigos consistían en lapidaciones, a mujeres acusadas de adulterio, castigos corporales para hombres y mujeres, así como ejecución de homosexuales y todo aquel que contrariara la ley.

Castigos

Los delitos en la sharía se dividen en dos categorías y en cualquier caso los juristas islámicos tienen la potestad de impartir la ley al criterio apegado a sus creencias. Los hadd (ofensas fraves con penas establecidas) incluyen robo y puede ser castigado con amputación de la mano del delincuente; también está el adulterio, en el que puede aplicarse la pena de muerte por lapidación. El otro tipo de delito es el tazir, donde el juez decide el castigo.

Ante la situación generada por los talibanes, Antonio Guterres, secretario general de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) llamó al grupo a mantener el respeto de los derechos ganados a lo largo de los años por las mujeres y niñas afganas. Otros países han afirmado que no reconocerán el gobierno que se instaure. Estados Unidos, por su parte, buscando mediar, se mantiene en conversaciones en Doha (Qatar) con el grupo extremista.

En medio del cambio de poder al régimen islámico, miles de personas buscan abandonar el país vía terrestre o aérea para evitar ser blanco de las normas que, en su mayoría, atentan contra las libertades y derechos humanos. Reino Unido, Francia, Estados Unidos, Alemania y España son algunos de los países que han anunciado que recibirán a ciudadanos afganos desplazados por la crisis que generará el cambio de poder.

De momento, los talibanes no han dado mayores detalles de lo que será su régimen o las acciones específicas a aplicar, distintas a la conocida ley sharía y la amnistía. Lo que sí se ha podido observar en sus primeros actos es la actuación armada frente a los disidentes, la vigilancia de las actividades cotidianas, obligar a las mujeres a cubrirse con burkas o hiyab, así como el hostigar a parte de la prensa que cubre los acontecimientos.

Noticias relacionadas