• El presidente de Conindustria indicó que el sector que representa registró un incremento en la producción durante el segundo trimestre de 2021

Conindustria presentó los datos de la encuesta de coyuntura empresarial correspondientes al segundo trimestre de 2021. En dicho estudio evalúan, entre otros aspectos, la situación del sector industrial de Venezuela.

El estudio reveló que en promedio los obreros de menor jerarquía en la industria privada reciben una remuneración equivalente a 90,9 dólares mensuales, es decir unos 372 millones de bolívares. 

El monto supone un incremento de 12,53 dólares (15,99%) con respecto al primer trimestre de 2021. Asimismo, el salario promedio de un profesional o técnico fue de 190,4 dólares, que representan 780 millones de bolívares.

Por su parte los cargos gerenciales tuvieron una remuneración de 440 dólares que se traduce en un incremento de 28,28 dólares (6,87%).

“La industria es el sector que remunera mejor a sus trabajadores, no obstante, ese salario no es suficiente. Desde Conindustria queremos que el salario se recupere, pero para que eso ocurra es necesario recobrar la operatividad de la industria”, afirmó el presidente de Conindustria, Luigi Pisella.

¿En qué invierte el sector industrial?

Remesas en Venezuela

La encuesta de Conindustria también reflejó la postura del tejido empresarial venezolano con respecto a los sectores donde invierten la mayor cantidad de recursos económicos. De esta forma se pudo conocer que las empresas direccionaron la mayor parte de sus recursos a la reposición de inventarios (38%) y a garantizar la operatividad de sus industrias (33%). De igual forma, 23% de los empresarios consultados expresó que no realizó ningún tipo de inversión en su negocio.

Las cifras publicadas por Conindustria reflejan que 94% del sector industrial no destinó fondos para ampliar su capacidad instalada de producción o procesamiento, lo que demuestra las bajas expectativas del sector de cara a los próximos meses.

No hubo prácticamente inversiones en infraestructura o en tecnología para producir más. Simplemente se está invirtiendo en capital de trabajo para poder mantenerse” Luigi Pisella, presidente Conindustria

Con respecto a las inversiones en innovación a futuro, 86% contestó que no tiene previsto endeudarse para aumentar su número de establecimientos, mientras que 71% aseguró que no destinará capital para la expansión de su plantilla de trabajadores.

Producción

Durante el segundo trimestre del año 49% de las empresas consultadas registró un incremento en el número de unidades producidas con respecto al mismo periodo en el año 2020. El aumento en la producción se observa principalmente en la mediana y gran empresa con 65% y 50% respectivamente.

Capacidad instalada. Desde el año 2012 el uso de la capacidad instalada en el país ha caído 64%.

Desde Conindustria afirman que este hecho es sumamente positivo pues esto fue posible utilizando la capacidad instalada, lo que refleja una mejoría para el sector industrial.

“El 52% de los encuestados espera que su producción aumente durante los próximos dos trimestres del año”, indicó Pisella.

Si bien se ha experimentado un aumento de la producción, los datos recopilados por el gremio dan cuenta de que en promedio la utilización de la capacidad instalada durante el segundo trimestre del año fue de solamente 21%.

El presidente de Conindustria señaló que durante los últimos años se ha registrado una caída sostenida del uso de la capacidad instalada en las empresas. Detalló que para el segundo trimestre del año 2015, la cifra representaba 48%, posteriormente en 2017 se ubicó en 35%.

“58% de las empresas está trabajando por debajo del 20% de la capacidad instalada. Esto demuestra que tenemos un gran potencial para crecer y abastecer el mercado nacional”, acotó.

Pisella comentó también que Venezuela se encuentra a la saga de la región en términos de utilización de la capacidad instalada. Planteó como ejemplo los casos de Brasil (82%), Colombia (79%) y Argentina (63%) los cuales pese a los efectos negativos de la pandemia se ubican muy por delante del aparato industrial venezolano.

Aseguró que uno de sus objetivos es poder influir en la instrumentación de políticas públicas que permitan revertir esta situación y que al final se traduzcan en mayores beneficios tanto para los trabajadores como para la ciudadanía.

7+7

Pisella destacó la necesidad de eliminar el esquema de cuarentena 7+7 que ha venido implementando el régimen de Nicolás Maduro desde junio de 2020.

Argumentó que tanto para las grandes industrias como para las pequeñas y medianas empresas esta metodología de trabajo es inviable, debido a que genera pérdidas para las compañías.

“Deben mantenerse las medidas de bioseguridad acompañadas de un plan nacional de vacunación, pero no podemos descuidar la economía porque tenemos que hacerle frente a los dos virus que tenemos en estos momentos,el virus económico y el del covid-19”, aseveró.

El presidente de Conindustria concluyó que las perspectivas de cara al tercer trimestre del año son positivas debido a que desde el sector que representa espera que las ventas se incrementen durante ese periodo.

Noticias relacionadas