• El Observatorio Venezolano de Servicios Públicos brindó detalles de las repercusiones en la salud y el medio ambiente por la baja calidad de los servicios públicos en Venezuela

El suministro de agua potable, la electricidad y el gas doméstico son los servicios con mayor opiniones negativas por parte de los ciudadanos encuestados por el Observatorio Venezolano de Servicios Públicos (OVF).

Ciudades encuestadas: Caracas, Maracaibo, Valencia, Barcelona, Ciudad Bolívar y Mérida. 

El estudio, realizado para evaluar la percepción ciudadana de los servicios y sus efectos en el ambiente, reveló que el servicio de agua potable y saneamiento es uno de los peores evaluados en términos de calidad.

La ingeniera Rebeca Sánchez, profesora en la Universidad Central de Venezuela (UCV), indicó que, con base en los resultados de la consulta realizada en junio de 2021 en seis ciudades, se evidenció el grupo de consultados no conoce si la fuente de agua tiene algún problema de contaminación (variando entre 40 % y 75 %).

Repercusiones ambientales de los servicios públicos

Sobre el acceso directo al agua a través de tuberías, Sánchez precisó que en la mayoría de los casos el porcentaje de consultados fue mayor a 85 %. Sin embargo, aclaró que el indicador solo muestra la infraestructura pero no la disponibilidad del recurso.

Los resultados de la encuesta arrojaron que los principales contaminantes detectados son: contaminación sólida (31,5 %), otros (26 %) y desechos tóxicos (11 %). En su mayoría, son problemas detectados hace más de un año.

“Los resultados evidencian cierto desinterés en esta materia y desconocimiento de la amenaza sanitaria y ambiental a la cual están expuestos. La preocupación y la ocupación sobre estos temas perdió importancia entre los ciudadanos”, dijo durante la presentación de los nuevos datos el 29 de septiembre.

Escasez de agua
Foto: EFE

Encuestados perciben color, sabor y olor en el agua

Respecto a las caracteristicas de las fuentes de abastecimiento, la ingeniera mencionó que en las consultas se evidenció que hay presencia de color, sabor y olor en el agua.

En el caso de Valencia, estado Carabobo, donde el 67 % de los encuestados indicó ver un color en el agua, está relacionado con los procesos avanzados de eutrofización, que es la acumulación de residuos orgánicos en el litoral marino o en un lago, lo que causa la proliferación de ciertas algas.

No obstante, la presencia de olor y sabor no son detectados en niveles significativos. Maracaibo (89 %) y Valencia (68 %) son las ciudades con mayores problemas en este aspecto. 

Aguas servidas

El 70 % de los encuestados declararon al OVSP no disponer de un medio para tratar las aguas servidas. Maracaibo es la ciudad con menor disponibilidad de medios para el tratamiento de aguas (16,6 %).

Sánchez detalló que el 62 % no percibe derrames de aguas residuales. Mérida (27,8 %) tiene la menor incidencia de este problema y Barcelona (48,3 %) es la que presenta mayores casos.

Los medios más utilizados para el manejo de las aguas residuales son las tuberías de aguas negras, plantas de tratamientos y pozos sépticos.

Manejo de aguas blancas

La profesora resaltó que aproximadamente la mitad de la población consultada reconoce la existencia de botes de agua y por tanto pérdidas en las redes de distribución. Caracas es la ciudad con mayores casos (60 %).

Aunque el 75 % de los entrevistados dijo que no se presentaron enfermedades asociadas al agua que reciben en su comunidad, al analizar los problemas de salud en las ciudades que se realizó la encuesta, la diarrea y escabiosis son una de las enfermedades de origen hídrico con mayor incidencia. 

“Los resultados muestran condiciones de insalubridad consecuencia del manejo inadecuado de las aguas para consumo humano”, indicó Sánchez.

Barcelona, Ciudad Bolívar y Maracaibo son las ciudades más afectadas. 

agua
Foto: Pixabay

Afectación de la calidad de vida

El estudio revela que el 70 % de los consultados consideran que la problemática asociada a las aguas afecta su calidad de vida. Maracaibo es la ciudad más afectada (89,4 %) y Mérida la de menor incidencia (43 %).

La especialista detalló que el 56 % considera que el agua recibida en su hogar para consumo no califica como agua segura, lo que se convierte en una amenaza permanente para garantizar las mejoras en la calidad de vida.

Sobre el almacenamiento de agua, el 64 % de los consultados consideran que esta práctica puede convertirse en un factor determinante en la proliferación de vectores transmisores de enfermedades.

Sánchez aseveró que los resultados sugieren la necesidad de incorporar la participación comunitaria en las estrategias de gestión del servicio en todas sus fases. En ninguna de las ciudades estudiadas fue de más del 20 % 

Pago en dólares del servicio de agua

Julio César Cubas, presidente del OVSP, precisó que la encuesta más reciente realizada en agosto arrojó que el 60,3 % de los consultados paga el servicio de agua en dólares. Los índices más altos se ubican en Maracaibo (70,1 %), Punto Fijo (69,9 %) y Caracas (66,9 %). 

Respecto a los montos a pagar, el 50,6 % señaló que cancela menos de 5 dólares, el 40,1 % entre 5 y 10 dólares y el 9,1 % más de 10 dólares. 

Agua dolarizada
Foto: Pixabay.

Fallas en el servicio de electricidad 

Sobre la evaluación de la calidad del servicio de electricidad en agosto de 2021, el 51,4 % opinó de forma negativa, porcentaje que disminuyó en comparación con el del mes de junio (56 %). 

Cubas indicó que el 47,1 % de los encuestados brindó una opinión positiva del servicio eléctrico. Entre las ciudades con mejor índice de aceptación están: Caracas, Barquisimeto, Barcelona y Ciudad  Barinas. 

En la misma valoración, Porlamar (26,3 %), Valencia (38 %) y Maracaibo (38,1 %) son los de menor evaluación positiva. 

La principal queja del grupo que opina negativamente del servicio es que tienen muchas fluctuaciones de luz o que es intermitente. 

El 30,9 % indica que diariamente, una vez o dos veces al día, sufren interrupciones del servicio. El 42,6 % precisó que les falta la luz de una a seis veces a la semana. Solo el 0,8 % sostuvo que nunca se le va el servicio eléctrico. 

La mayoría de las interrupciones (49 %) tienen una duración entre 2 y 6 horas, mientras que un 22, 4% reportó que puede durar una o dos horas hasta que sea restablecido el servicio. 

La duración de las interrupciones varía en cada ciudad, con más incidencias en Maracaibo (52,9 %), Valencia (62,6 %) Barquisimeto (50,5 %) y Porlamar (63,8 %), con falta del servicio entre dos y seis horas diarias. 

Respecto a si en los hogares las personas utilizan mechurrios para iluminar debido a las fallas en el servicio eléctrico, Cubas puntualizó que solo un 28,1 % ha acudido a este tipo de iluminación. 

“El 92 % de los encuestados respondió que este tipo de iluminación puede ser un riesgo para la vivienda. Además, un 93 % lo considera un riesgo para el medio ambiente”, agregó.

Baja frecuencia en la recarga de bombonas

El uso de gas para cocinar se mantiene, el 91,8 % de los consultados dependen de este servicio. El 83,4 % usan bombonas y 16,5 % cuentan con gas directo. 

Cubas destacó que Maracaibo tiene el índice más bajo del uso de la bombona con 19,7 %. Por el contrario, San Fernando de Apure, Ciudad Bolívar y San Cristóbal son las tres ciudades que más la utilizan. 

El OVSP señaló que el 49,3 % de las personas reportó que usa bombonas de 10 kilos y el 26,5 % de 18 kilos. La primera es la más utilizada en Caracas, Porlamar, Barquisimeto, Barcelona y Valencia. 

Entre uno y siete días se demora la entrega de las bombonas en el 43,9 % de los casos, luego de que el usuario cancela el monto de la recarga. 

Foto: EFE

“Un 47,1 % de los encuestados evaluó de forma negativa el servicio de gas debido a la baja frecuencia con la que recargan las bombonas. Un 51,3 % brindó una respuesta positiva de regular, buena y muy buena”, aseguró Cubas.

Sobre los índices de la frecuencia en la recepción de la bombona, el estudio evaluó que hubo una leve mejoría entre las mediciones de junio y las de agosto de 2021. El 20,9 % de los encuestados indicó en agosto que recibe la bombona una vez al mes. En junio fue de 17,2 %. 

Afectaciones por el uso de leña 

Debido a la falta de gas o electricidad,Julio César Cubas destacó que los resultados de la encuesta visualizaron que el 40,3 % de las personas se han visto en la necesidad de cocinar a leña. 

Para evaluar los efectos en el ambiente, el OVSP consultó sobre el origen de la leña. El 55,5 % indicó que la consigue de árboles caídos, el 20,4 % la compra y el 9 % tala árboles en su sector.

“El 48,7 % respondió que algún miembro de la familia tuvo una enfermedad relacionada con cocinar con leña. En el 77,7 % de los casos fueron problemas respiratorios y el 16,6 % sufrió de alergias”, resaltó.

El 27,4 % precisó que en su zona se percibe la deforestación por la tala de árboles para leña. Los índices más altos se evaluaron en Ciudad Bolívar, Mérida y Valencia.

Falta de servicios bpasicos (gas, agua, etc)
Foto: EFE

Más de la mitad de la población no tiene Internet fijo

Cubas mencionó que el 61,8% de los usuarios que participaron en el estudio indicaron que no cuentan con el servicio de Internet fijo. Sobre la calidad del servicio, el 50,7 % la evalúa de forma negativa.

La mayoría de los encuestados indicó que sufre de fallas del servicio todos los días, problema que prevalece con mayor incidencia en Porlamar (55 %), Ciudad Bolivar (54,4 %) y Barcelona (50,2 %).

“El 67,5% de los hogares utilizan Cantv, el 12,2 % Intercable y 8,4 % empresas pequeñas. Le sigue Net 1 (2,3 %), Internet de un tercero (1,6 %), Digitel (1,2 %) y Movistar (1,1 %)”, describió.

Maracaibo con 68,7 % y Punto Fijo con 58,4 % son las ciudades que mejor evalúa la calidad del servicio de telecomunicaciones. De este grupo, el 53% informa que siempre tiene Internet.

Acceso a teléfonos inteligentes

Cubas sostuvo que en las últimas mediciones ha aumentado el uso de los teléfonos inteligentes. El 80,4 % de los encuestados en agosto dijo tener un smartphone. En junio fue de 77 %.

El 51,2 % utiliza líneas telefónicas de Movistar, el 33,2 % Digitel y el 11,5 % Movilnet.

“Sobre la calidad de las redes móviles, el 52,3 % lo valoró de forma positiva, de los cuales el 40,4 % indica navegar en la web sin problemas de conexión y el 36,4 % precisa siempre tener señal y datos”, detalló.

Respecto al 45,8 % de las opiniones negativas, la mayoría de las personas señalaron navegar muy lento y nunca tener señal. San Fernando de Apure, Ciudad Bolívar, Porlamar, Barcelona, Punto Fijo y Valencia, son las ciudades en donde los usuarios registran mayores fallas en los servicios de telefonía.

Foto: Pixabay.

Frecuencia del aseo urbano

En el estudio del OVSP se reflejó que el 65,2 % de los encuestados indicó tener la prestación del servicio de aseo urbano. La frecuencia de paso se evaluó de forma positiva, el 67,8 % indicó que el aseo pasa por su comunidad más de una vez a la semana.

Al consultar al usuario si ha pasado por alguna enfermedad o lesión relacionada a la contaminación o manipulación directa por desechos sólidos ante la falta del paso del camión, en Maracaibo el 14,7 % indicó que sí, al igual que en Barinas (10,1 %), Barquisimeto (9,8 %), Ciudad Bolívar (9,4 %) y otras entidades con menor incidencia.

“Debido a las fallas en el servicio se ve la acumulación de desechos y residuos en espacios no autorizados, el incremento de personas conviviendo con estas descargas y proliferación de vectores como ratas, ratones o insectos”, aseveró la profesora Rebeca Sánchez.

Alertó que urgen planteamientos de fondo desarrollados en el marco de la sustentabilidad, con una visión integral del territorio y aplicando principios de la economía circular.

La especialista puntualizó que las deficiencias identificadas inciden directa o indirectamente en la evolución de problemas ambientales a nivel local, regional y global.

Concluyó que contar con servicios públicos de calidad y de amplio alcance es clave para el crecimiento económico sostenible y para el progreso socioeconómico de las comunidades. 

Noticias relacionadas