• Las toallas sanitarias y tampones pueden tardar cientos de años en descomponerse. Foto: Shutterstock

Esta nota es una traducción hecha por El Diario de la nota Menstrual cups are better for Earth — and your purse — than tampons or pads, original de The Conversation, publicada por The Washington Post.

Cada año en Estados Unidos, las mujeres gastan al menos $ 2.8 mil millones en toallas sanitarias y tampones que pueden tardar cientos de años en descomponerse. ¿Existe una forma más económica y respetuosa con el medio ambiente? Para averiguarlo, The Conversation le preguntó a Susan Powers , profesora de sistemas ambientales sostenibles en la Universidad de Clarkson, sobre su trabajo comparando el impacto ambiental de los tampones, toallas sanitarias y copas menstruales.

—¿Qué es una copa menstrual?

—Una copa menstrual es un tipo de producto de higiene femenina reutilizable. Es una copa pequeña y flexible con forma de campana hecha de goma o silicona que una mujer inserta en su vagina para atrapar y recolectar el líquido menstrual. Se puede utilizar hasta por 12 horas, después de lo cual se retira para eliminar el líquido y se limpia. La taza se enjuaga con agua caliente y jabón entre cada inserción y se esteriliza en agua hirviendo al menos una vez por período. Una copa puede durar hasta 10 años .

Aunque las copas menstruales han existido durante décadas, históricamente han sido menos populares que las toallas sanitarias o los tampones.

—¿Las copas menstruales están ganando popularidad?

—Sí, su popularidad está creciendo a medida que las mujeres, así como los hombres, se sienten más cómodos al tratar y hablar sobre la menstruación. Han sido un tema en los medios de comunicación que van desde Teen Vogue hasta NPR . Otra parte de su creciente popularidad se debe a la preocupación del público en general por los desechos sólidos asociados con cualquier producto desechable, incluidos los tampones y toallas desechables.

Leer más  Costo de la Canasta Alimentaria Familiar tuvo un incremento de 15,3 % en agosto

—Has estado investigando el ciclo de vida de diferentes productos de higiene femenina. ¿Qué es una evaluación del ciclo de vida y qué han demostrado sus estudios?

—Una evaluación del ciclo de vida proporciona una amplia contabilidad y evaluación de todos los materiales, energía y procesos asociados con las materias primas en un producto, incluida su extracción, fabricación, uso y eliminación. Los impactos considerados incluyen el cambio climático, el agotamiento de los recursos naturales, la toxicidad humana y la ecotoxicidad, entre otros.

He trabajado durante varios años en una variedad de estas evaluaciones para productos de consumo y sistemas energéticos y agrícolas. Cuando Amy Hait, estudiante del Programa de Honores de Clarkson, me habló de su idea de completar una evaluación del ciclo de vida de los productos de higiene femenina, me sentí intrigada y feliz de trabajar en estrecha colaboración con ella para completar el estudio y publicar los resultados en la revista Resources, Conservation & Recycling.

Comparamos tres productos: un tampón a base de rayón con aplicador de plástico, un maxipad con núcleo absorbente de celulosa y polietileno y una copa menstrual de silicona.

La evaluación también incluyó los materiales de embalaje y los procesos para fabricar y transportar estos materiales. Para hacer una comparación justa entre productos, analizamos la cantidad de productos que usa una mujer promedio en un año. Según los valores promedio publicados , serían 240 tampones o maxipads. Una copa menstrual tiene una vida útil de 10 años, por lo que su uso durante un año equivale a una décima parte del impacto total de fabricación y eliminación.

Nuestra evaluación incluyó ocho categorías diferentes para evaluar el impacto ambiental general. Estos incluyen la medición de los impactos sobre el medio ambiente y la salud humana.

Leer más  Investigadores prueban una nueva estrategia de vacuna para ayudar al organismo a combatir el VIH

La evaluación del impacto del ciclo de vida proporciona puntuaciones cuantitativas para los impactos de cada uno de ellos individualmente. También usamos factores de normalización para los Estados Unidos para permitirnos obtener una puntuación de impacto total. Los puntajes más altos reflejan un mayor impacto general.

—¿Usar una copa menstrual es más sostenible para el medio ambiente?

—Los resultados de la evaluación del ciclo de vida mostraron claramente que la copa menstrual reutilizable era, por mucho, la mejor según todas las métricas ambientales. Según el puntaje de impacto total, el maxipad que consideramos en nuestro estudio tuvo el puntaje más alto, lo que indica mayores impactos. El tampón tuvo una puntuación un 40 por ciento más baja y la copa menstrual un 99,6 por ciento más baja. El factor clave para la alta puntuación del maxipad fue su mayor peso y la fabricación de las materias primas para su fabricación.

La mayoría de las personas eligen un producto reutilizable porque creen que no agregará desechos a los vertederos. Pero nuestro estudio muestra que la mayoría de los beneficios ambientales provienen de la menor necesidad de preparar todas las materias primas y fabricar el producto.

Tomando el tampón como ejemplo, la extracción y preparación de las materias primas utilizadas para fabricarlo contribuyó con más del 80 % del impacto total. La eliminación, a la que la gente suele prestar más atención, realmente contribuye sustancialmente solo a la contaminación del agua, que es un componente muy pequeño del impacto general.

La evaluación del ciclo de vida también identifica fuentes a veces sorprendentes de impactos ambientales y de salud, incluidas las dioxinas del blanqueo de pulpa de madera para toallas higiénicas, el zinc de la producción de rayón para tampones y las emisiones de cromo de fuentes de energía de combustibles fósiles. Al no tener que producir más productos de un solo uso, podemos evitar la emisión de muchos de estos contaminantes.

Leer más  ¿El ejercicio puede fortalecer el sistema inmunitario?

Al igual que con cualquier otro bien de consumo, los impactos asociados con la fabricación y eliminación de productos se reducen en gran medida cuanto más se reutiliza algo. Usar una taza reutilizable incluso durante un mes en lugar del promedio de 20 toallas higiénicas o tampones seguía siendo un enfoque ambientalmente preferible.

—¿Qué se hace para fomentar el uso de un producto de higiene femenina más sostenible?

—La naturaleza tabú de hablar sobre la menstruación está cambiando con las mujeres jóvenes, al menos en los Estados Unidos. Las mujeres de la Universidad de Clarkson , por ejemplo, trabajaron con un fabricante de copas para ofrecer un programa de obsequios muy público para distribuir copas gratis a más de 100 estudiantes universitarios. Eso nunca hubiera sucedido cuando era estudiante hace décadas. Muchos sitios web relacionados con la salud, como WebMD y Healthline, brindan información relevante y confiable sobre el uso y cuidado adecuados de las copas menstruales, lo que debería ayudar a reducir las preocupaciones sobre su uso y alentar a más mujeres a probarlas.

Este artículo se publicó originalmente en theconversation.com, una organización de noticias independiente y sin fines de lucro que edita y publica artículos escritos por expertos académicos para el público en general.

Noticias relacionadas