• El funcionario cuenta con una amplia experiencia luego de haber servido durante años como agente especial del servicio tributario de Estados Unidos

El juicio contra Alex Saab al que Estados Unidos acusa de formar parte de un esquema de lavado de dinero que movió millones de dólares del Estado venezolano, fue puesto en manos de Josh J. O’Sullivan, juez magistrado del Distrito Sur de Florida con experiencia en casos de lavado de dinero.

O’Sullivan, quien ocupa el máximo cargo en dicho distrito desde el año 1999, cuenta con una amplia experiencia en casos de crímenes económicos. Muestra de ello es que luego de obtener su título de contador público en la Universidad de Albany (Nueva York) comenzó a trabajar en la división de inteligencia del Servicio de Impuestos Internos de Estados Unidos (IRS, por sus siglas en inglés).

Para ese entonces O’Sullivan tuvo que trasladarse a la sede del IRS de Miami, donde para finales de la década de 1970 le tocó participar en investigaciones relacionadas con casos de lavado de dinero provenientes del tráfico de drogas.

Esto le brindó un amplio rango de acción tal y como el propio juez comentó en el año 2014 para la Asociación Federal de Abogados. O’Sullivan argumentó que con excepción de los crímenes pasionales, casi todos los delitos se cometen por motivos económicos.

“Los mafiosos, los traficantes de drogas y otros criminales tratan de obtener dinero a cambio de nada, y todo ese dinero está sujeto a impuestos. Eso le da a los agentes especiales del IRS una gran libertad en términos de los casos que ellos pueden investigar”, señaló.

En el caso de O’Sullivan, esta libertad significó que se vio involucrado en diversas investigaciones en contra del crimen organizado de Nueva York en los que tuvo que trabajar estrechamente con fiscales.

Fue así como decidió estudiar una segunda carrera, esta vez Derecho en la Universidad de Miami donde se graduó con honores magna cum laude.

Su destacado desempeño luego de obtener su título, le permitió comenzar a trabajar para la U.S. Attorney ‘s Office. Esto a su vez hizo posible que en el año 1995 fuera designado como Consejero Independiente Adjunto en la investigación por un supuesto caso de soborno del entonces secretario de Comercio, Ron Brown.

Una vez finalizada dicha investigación, debido a la muerte de Brown en un accidente aéreo, regresó a Miami. En esa ciudad lo asignaron a una unidad encargada de investigar casos de corrupción.

Durante su paso en esta unidad participó en la operación Court Broom (1991), la cual llevó a la condena de tres jueces, así como varios abogados involucrados en actos ilícitos.

Posteriormente, en 1999 tras presentarse una vacante en el cargo de juez magistrado decidió presentar su postulación. Pese a contar con 42 años de edad para ese momento, era considerado joven para ejercer dicho puesto.

Sin embargo, debido a su experiencia previa esto no fue un impedimento para que fuese designado como juez magistrado, cuyo mandato actual vencerá en mayo de 2023.

“No es de extrañar que los abogados recomienden habitualmente que sus clientes consientan ir a juicio ante él. Mueve los casos rápidamente y es muy bien versado en los argumentos legales”, comentó en su momento la ex asistente del fiscal de Estados Unidos, Ann St. Peter Griffith, al ser consultada en 2014 acerca de O’Sullivan.

Alex Saab

El empresario colombiano fue presentado este lunes 18 de octubre ante el juez O’Sullivan como parte de su primera comparecencia ante la justicia norteamericana, luego de ser extraditado de Cabo Verde a petición de Estados Unidos.

En la presentación, realizada vía streaming, el juez indicó que Saab enfrenta en total ocho cargos en su contra. Precisó que la acusación incluye un cargo por conspirar para cometer blanqueo de capitales y otros siete por el blanqueo de fondos.

De acuerdo con la Fiscalía de Estados Unidos, Saab junto a su socio Álvaro Pulido, se enriquecieron mediante un esquema de lavado de dinero a través del cual movieron más de 350 millones de dólares de fondos públicos venezolanos. Esto, presuntamente, fue posible gracias a una red de sobornos y una compleja estructura que les permitió movilizar los fondos durante años sin ser detectados por las autoridades.

Durante la comparecencia, O’Sullivan negó tanto la solicitud de fianza, como la petición de retrasar la próxima audiencia la cuál está prevista que ocurra el lunes 1° de noviembre.

Saab podría recibir una condena de hasta 20 años de cárcel en caso de ser encontrado culpable. Sin embargo, su tiempo en prisión podría disminuir en caso de que este decida colaborar con las autoridades estadounidenses en las investigaciones. 

Noticias relacionadas