• Recientemente el Observatorio de Educación de FundaRedes preguntó a los docentes si era factible o no un retorno a las aulas. El 72,30 % respondió que no. Entre las causas que expusieron, las malas condiciones de los planteles fue una de las más recurrentes. Foto principal: Cortesía

En la Escuela Básica Rita Freire de Gallegos, ubicada en la parroquia Santa Teresa de Caracas, el plan gubernamental Una gota de amor para mi escuela llegó a medias. Una docente de la institución, quien prefirió mantener el anonimato por temor a represalias, cuenta que los trabajadores hicieron un inventario de la cantidad de bombillos que faltaban y luego se marcharon. 

El programa estatal que prometió recuperar el 100 % de los planteles antes del regreso a clases presenciales dejó los problemas de esa escuela sin resolver.  No acondicionó los baños, tampoco pintó las instalaciones ni reparó la filtración que afecta el salón de cuarto grado, por lo que los alumnos de ese curso que se integren el lunes 25 de octubre, tendrán que recibir clases en la biblioteca. 

“Poco a poco se van cerrando los espacios en una escuela que hace años tenía hasta salón para odontología. Hoy todo está oscuro. El director nos dijo que ni equipos de bioseguridad podrán darnos”, denuncia la maestra en entrevista para El Diario. 

Deterioro y robo de escuelas amenazan el regreso a clases presenciales
Escuela Básica Rita Freire de Gallegos. Foto: Cortesía

A pocos metros, en Catia específicamente, la Escuela 24 de Julio arrancará el año escolar sin recibir el plan Una gota de amor para mi escuela. Nunca llegó la ayuda. Una docente que mantuvo el anonimato cuenta que pese a ello, y un robo que sufrió la institución el sábado 16 de octubre, la orden del director es comenzar las clases el próximo lunes: “Llueva, truene o relampaguee”. 

El panorama de ambas escuelas lo enfrentan muchas otras en el territorio nacional. Durante la cuarentena el deterioro de las infraestructuras y los robos de estos espacios se agudizó al punto de dejar a muchos casi inoperativos. Las cifras oficiales se desconocen, pero hay casos como en Anzoátegui, donde el 80% de las instituciones no están aptas para un retorno a las aulas, de acuerdo con Radio Fe y Alegría.  En este caso en particular, el plan Una gota de amor para mi escuela hizo poco. La presidenta del Sindicato Venezolano de Maestros de la entidad oriental, Maira Marín, afirma que de 1.474 planteles públicos, solo tres fueron recuperados. 

Leer más  Cambio del horario escolar genera preocupación entre representantes del sector educativo 

Para Gricelda Sánchez, presidenta del sindicato Fordisi, esta situación hace que el regreso a clases presenciales no sea factible. En entrevista para El Diario la también docente comenta que Distrito Capital, Miranda y Carabobo son algunos de los estados más afectados. Los problemas más recurrentes: la filtración, la escasez de agua y las fallas eléctricas. 

En todo este tiempo no se invirtió en el mantenimiento y recuperación de los planteles. Apenas un mes antes es que llamaron para limpiar pero sin cloro, sin agua ni nada, una locura. También muchos obreros no se han incorporado, se han ido porque ganan más con otro tipo de trabajos. Nosotros insistimos en que esa medida de retorno a las aulas debe ser reconsiderada, no se cuenta con sitios amplios y seguros”, afirma.
Escuelas deterioradas para las clases presenciales
Foto: Cortesía

Sánchez personalmente ha podido corroborar la situación de muchas instituciones. Semanas antes comentó que, de cada 10 escuelas que visitó, 7 presentaban un grave deterioro en su infraestructura. Por ejemplo, en la Escuela Magali Burgos, ubicada en Petare, hay espacios completamente inutilizables.

“Hay salones cerrados llenos de pupitres dañados, no hay lavamanos, hay una sola poceta para todo el plantel y no sirve. Esto para una escuela con una matrícula de 130 estudiantes”, denunció.

Un problema que se agudizó durante la pandemia

El mal estado de las escuelas y los constantes robos de material mobiliario y pedagógico no son nuevos en Venezuela. Antes de la llegada de la cuarentena estos problemas ya se registraban. Sin embargo, el cierre de las instituciones producto de la pandemia, aunado a la falta de inversión estatal, agudizó la situación. 

Hace poco más de una semana (11 de octubre) se desplomó el techo del Liceo Bolivariano Dr. Ramón Fernández Belardi, situado en la población de Seboruco, estado Táchira. En entrevista para La Patilla, Alfonzo Molina, prefecto del municipio Seboruco, aseguró que el techo colapsó por negligencia del Estado, ya que desde hace años se había solicitado ayuda para repararlo y nadie acudió al plantel. Allí actualmente estudian alrededor de 400 alumnos.

Leer más  Cambio del horario escolar genera preocupación entre representantes del sector educativo 
Clases presenciales arrancan con escuelas en la estado
Liceo Bolivariano Dr. Ramón Fernández Belardi. Foto: La Patilla

En abril de 2020 la Escuela Pampero, perteneciente a Fe y Alegría en Ocumare del Tuy, estado Miranda, fue robada dos veces en una semana. Los delincuentes se llevaron computadoras, otros equipos y materiales didácticos.

Deterioro y robo de escuelas amenazan el regreso a clases presenciales
Escuela Pampero. Foto: Radio Fe y Alegría

Pero hay situaciones más críticas. En Cumaná, estado Sucre, la Unidad Educativa Padre José María Vélaz denunció en noviembre de 2020 que eran víctimas de robos prácticamente a diario. 

“Se llevaron los cilindros de las puertas, las pocetas y tapas de los inodoros del piso de los baños. Además, el techo y la cablería de los salones y pasillo. Toda la institución está oscura”, informó a Radio Fe y Alegría la directora de esta institución, Omaria González.

Mientras, en el Liceo Alonso Pacheco, ubicado en la parroquia Cecilio Acosta de Maracaibo, estado Zulia, se han registrado 19 hurtos desde que decretaron el confinamiento. Así lo denunció el presidente del Sindicato Único del Magisterio Zuliano, Gualberto Mas y Rubi, en entrevista a Radio Fe y Alegría

95 % de la infraestructura escolar deteriorada

En 2019, un informe presentado por el Observatorio de Educación de FundaRedes, documentó que solo 11 % de los planteles educativos contaba con condiciones óptimas para desarrollar las actividades escolares. El 2 % reportó que se desarrollan actividades de mantenimiento, mientras apenas el 1 % dijo contar con los servicios básicos de forma permanente. Ese mismo documento reveló que la inversión en infraestructura para ese año fue de 4,3 %.

Otros datos del informe reflejaron que la inexistencia de espacios con dotación de equipos de computación era del 97 %. Por otra parte, el 93 % dijo no contar con espacios ni equipos deportivos, y solo el 7 % aseguró tener material didáctico adecuado. 

Así están las escuelas previo al inicio de las clases presenciales
Foto: Cortesía

Un año más tarde, FundaRedes publicó otro documento donde alertó que en el periodo 2019-2020 se incrementó a más del 60 % el abandono en el sistema escolar. 90 % de las escuelas y liceos de las zonas urbanas y rurales no contaba con ruta escolar. El estudio también reveló que 95 % de la infraestructura escolar presenta un alto grado de deterioro, y que no hay servicios básicos continuos.

Leer más  Cambio del horario escolar genera preocupación entre representantes del sector educativo 

Durante este 2021, el Observatorio de Educación de FundaRedes preguntó a los docentes si era factible o no un regreso a clases presenciales, el 72,30 % respondió que no. Entre las causas que expusieron, las malas condiciones de las escuelas fue una de las más recurrentes. 

Plan Una gota de amor para mi escuela “es un programa maquillaje

No es la primera vez que el Ejecutivo crea un plan dedicado al supuesto acondicionamiento de las escuelas. Raquel Figueroa, coordinadora nacional de la Unidad Democrática del Sector Educativo (UDSE), cree que al igual que los otros, este “es un programa maquillaje” que no va a solventar los problemas reales del sector educativo. 

Todos los planteles adscritos al Ministerio de Educación tienen fallas de agua, filtraciones, el problema de los baños, hay escuelas que utilizan apenas uno o dos baños para hembras y para varones, eso es grave”, detalla en entrevista para El Diario. 

La también docente recuerda la escasez de productos de limpieza, materiales didácticos y comedores escolares. Sobre este último advierte que hay un gran porcentaje de niños y niñas que comen en las aulas. 

Figueroa comenta que para este arranque de clases presenciales muchos planteles educativos están pidiendo a padres y representantes colaborar con productos de limpieza, gel antibacterial, incluso con mano de obra; pues en algunos casos el Estado brinda herramientas como pintura u otros utensilios, pero no trabajadores.

Deterioro y robo de escuelas amenazan el regreso a clases presenciales
Foto: Cortesía

“No ha habido un financiamiento por parte del Estado para que realmente haya el desarrollo del plan de bioseguridad. No basta con decir que los niños y docentes deben tener tapabocas y lavarse las manos si no hay un presupuesto destinado para cada plantel de tal manera que se cubran estas necesidades”, agrega.

Pese a la falta de inversión y el deterioro de los planteles educativos, el Ejecutivo nacional mantiene su decreto: las clases presenciales arrancan este lunes 25 de octubre.

Noticias relacionadas