• El retorno a las aulas se llevará a cabo bajo el esquema 7+7. Foto: Carlos Becerra/Bloomberg

Tras casi dos años de educación a distancia, alumnos y docentes regresarán a las aulas de clase en Venezuela desde el lunes 25 de octubre.

Nicolás Maduro confirmó la información este domingo 3 de octubre durante una alocución con motivo del arranque del año escolar 2021-2022. “Quiero anunciar que a nivel de toda la educación, nos preparemos para reiniciar clases presenciales a partir del lunes 25 de octubre”, expresó.

Este retorno a clases presenciales, como ya había adelantado el Ejecutivo, se efectuará bajo el esquema 7+7 (cronograma que establece siete días de flexibilización, y luego siete días de cuarentena radical). Sin embargo, Maduro asomó que si los casos de covid-19 no disminuyen en la región capital las clases no podrán “flexibilizarse”.

Exigencias del sector

El regreso a las aulas se confirma pese a que el personal docente sigue alegando la falta de condiciones en las instituciones educativas. Además de la ausencia de un plan de vacunación masivo contra el covid-19 y de la agudización de la crisis por los bajos salarios que perciben.

En una entrevista previa para El Diario, Gricelda Sánchez, presidente de Fordisi y secretaria de reclamos Sinvema DC, hizo un llamado a Nicolás Maduro para que se divulguen las cifras de cuántos docentes han sido vacunados contra el covid-19. Actualmente en Venezuela, ni siquiera hay un estimado oficial de la población general que se ha inmunizado. Aunque Our World in Data, estima que solo 11,7 % de los venezolanos ha recibido las dos dosis.

Foto: EFE

Por su parte, la docente y coordinadora nacional de la Unidad Democrática del Sector Educativo (UDSE), Raquel Figueroa, enfatiza la importancia de que se establezca un salario justo para los maestros antes de concretarse un retorno a clases presenciales, también como un primer paso para solucionar la grave crisis educativa.

El salario ha sido y sigue siendo un elemento que conlleva a la crisis de la educación. Al tener una pulverización del salario del docente, la educación tiene en este momento un déficit grande de especialistas”, explica en entrevista para El Diario.

En desacuerdo con el 7+7

La implementación del esquema 7+7 para el regreso a las aulas es otra de las quejas del sector educativo venezolano. En entrevista previa para El Diario, Carlos Cedeño, miembro de la red de madres, padres y representantes, reconoció que ante el prolongado cierre de las escuelas, esperaba que las directrices oficiales para el regreso fueran más contundentes. A su juicio, es un error pretender limitar a las instituciones educativas sobre la cantidad de días que se podrá recibir a los alumnos.

Foto: Unicef

“No debería haber ninguna limitación en cuanto a la convocatoria ( regreso a clases presenciales). El costo de mantener las escuelas cerradas ha sido muy grande para los muchachos. No solo en condiciones de socializar”, expresó Cedeño.

Desde la Asociación Nacional de Institutos Educativos Privados (Andiep) tampoco fue bien recibida la decisión de retornar a clases con el esquema 7+7. El presidente de la organización, Fausto Romeo, reiteró la propuesta que hizo en marzo de este año, cuando se habló de una vuelta a clases presenciales en abril.

La misma sugiere que el retorno sea descentralizado y diversificado. Es decir, que no se dicten lineamientos generales para las escuelas, sino que cada una defina el suyo de acuerdo a su realidad. Además, el protocolo varía de acuerdo con el grado académico.

Noticias relacionadas