• Representantes del sector esperaban que las medidas para el retorno a las aulas fueran más claras y contundentes. La Andiep, por ejemplo, apuesta por un regreso a clases sin pausas y descentralizado. Foto: Fabiana Rondón

El regreso a clases presenciales en Venezuela parece estar cerca de concretarse luego de varios intentos fallidos. Recientemente se conoció que este retorno, tras más de un año y medio de clases a distancia, se efectuará bajo el esquema 7+7. El mismo implementado por el Estado para la reactivación de la economía durante la cuarentena. 

Para el sector educativo este reciente anuncio de Nicolás Maduro, de cara al regreso a las aulas, carece de la profundidad que amerita y no será suficiente para nivelar académicamente a niños, niñas y adolescentes. 

Carlos Cedeño, miembro de la red de madres, padres y representantes, confiesa que ante el prolongado cierre de las escuelas, esperaba que las directrices oficiales para el regreso fueran más contundentes. A su juicio, es un error pretender limitar a las instituciones educativas sobre la cantidad de días que se podrá recibir a los alumnos. 

“No debería haber ninguna limitación en cuanto a la convocatoria ( regreso a clases presenciales) porque el costo de mantener las escuelas cerradas ha sido muy grande para los muchachos. No solo en condiciones de socializar”, expresa Cedeño en entrevista para El Diario. 

Esquema 7+7: Este método ideado por el Estado en junio de 2020, establece siete días de flexibilización para los sectores económicos del país, y luego siete días de cuarentena radical.

Para el también educador, otro de los costos de este cierre ha sido la falta de rutinas en los jóvenes, tan importantes para su formación. Además la limitación que sufren algunos estudiantes por no tener acceso a computadoras u otros equipos tecnológicos que les permitan participar en las clases a distancia. 

“Las escuelas son espacios de equidad, donde el niño que no tiene nada en su casa encuentra en ella los recursos para poder aprender. Las escuelas significan la oportunidad para que un niño que está en la pobreza salga de ella. Es importante que las retomemos”, sostiene. 

Otro punto que agrega Cedeño es el desaprendizaje que hay actualmente en los estudiantes. El cual se origina por la falta de conocimiento constante que suele implantarse en las escuelas. 

““Los niños y maestros están en todas partes menos en las escuelas: están en las plazas, en los mercados, menos en las escuelas; cuando éstas no representan un riesgo mayor que los sitios antes mencionados. Entonces necesitamos una buena convocatoria con los protocolos de bioseguridad, dotaciones, plan de recuperación académica, lineamientos claros y con la mayor cantidad de tiempo posible para atender a nuestros niños”, sentencia. 

7+7 no resuelve el problema de fondo 

Raquel Figueroa, docente y coordinadora nacional de la Unidad Democrática del Sector Educativo (UDSE), cree que un regreso a clases con el esquema 7+7 requiere de una planificación estratégica previa que atienda los problemas de fondo, los cuales, recuerda, han originado una grave crisis educativa. 

Venezuela a clases presenciales
Foto: EFE

Entre los puntos a evaluar, la coordinadora de UDSE destaca la falta de docentes, los bajos salarios y la deplorable infraestructura del 95% de las escuelas del país. “El Plan Una Gota de Amor en la Escuela no es un plan para resolver los problemas graves de deterioro de los planteles. Al contrario, será un barniz más”, agrega. 

Figueroa hace especial énfasis en la evaluación que, a su juicio, debe hacer el Estado del programa Cada Familia una Escuela. Esto debido a que si solo se va a las aulas cada 15 días, parte de la educación de los jóvenes seguirá siendo a distancia. 

“Si se mantienen los graves problemas de conexión con los sistemas del servicio de Internet las semanas educativas en casa, se mantendrían los problemas ocurridos como los sucedidos en todo el año escolar pasado. Por lo que es urgente que el Estado atienda esta situación que tanta desigualdad generó en el año escolar 2020-2021”, alerta la también docente. 

Retorno descentralizado 

Desde la Asociación Nacional de Institutos Educativos Privados (Andiep) tampoco fue bien recibida la decisión de retornar a clases con el esquema 7+7. El presidente de la organización, Fausto Romeo, cree que no deben limitarse los días de la semana en la que docentes y alumnos acudan a las escuelas. 

Retorno a las aulas: El 4 de octubre es la fecha en la que se espera arranquen las clases presenciales en Venezuela.

Por ello, Romeo reiteró la propuesta que hizo en marzo de este año, cuando se habló de una vuelta a clases presenciales en abril. La misma sugiere que el retorno sea descentralizado y diversificado, es decir, que no se dicten lineamientos generales para las escuelas, sino que cada una defina el suyo de acuerdo a su realidad. Además, el protocolo varía de acuerdo con el grado académico.

A esta propuesta inicial, el presidente de la Andiep agrega que las clases se deben efectuar sin esquema 7+7. Por el contrario, que el estudiante participe durante dos o tres días a la semana por al menos cuatro horas.

Clases presenciales en Venezuela

Romeo sugiere otros puntos, entre ellos: eliminar los bebederos y mantener suspendida la Educación Física, en su lugar utilizar zonas como las canchas deportivas para habilitar aulas de clase y así cumplir con el distanciamiento. 

Sin embargo, de forma oficial solo se sabe que el regreso a clases presenciales será en el mes de octubre y bajo este esquema de 7+7 que se implementará pese a la negativa de gran parte del sector.  

Noticias relacionadas