• Archipiélago, colectivo disidente cubano, aseguró que las causas de la convocatoria del 15N siguen vigentes y “el gobierno no entendió el mensaje”

Luego de una jornada de protestas en Cuba marcada por la violencia y los arrestos, Archipiélago, colectivo disidente cubano, propone prolongar las manifestaciones hasta el 27 de noviembre. Consideró que el régimen violó los derechos fundamentales de los manifestantes. 

En un comunicado emitido el martes 16 de noviembre, la coalición comentó que las causas que motivaron la convocatoria del día anterior “siguen vigentes” y que “el gobierno no ha entendido el mensaje”. Por ello, apuesta a continuar alzando la voz para exigir un cambio político, la liberación de los presos políticos y el respeto a los derechos fundamentales. 

Archipiélago recomendó seguir usando ropa de color blanco como símbolo de reivindicación política, mantener en las tendencias de las redes sociales frases con contenido opositor al régimen y realizar un cacerolazo diario a las 9:00 pm.

«Si el gobierno no ceja (cede) en su empeño de violar nuestros derechos, nosotros continuaremos la lucha cívica hasta que Cuba sea un Estado de derechos, una República con todo y para el bien de todos”, se lee en el texto.

Foto de EFE

“El gobierno cubano ha recurrido al terror” 

En el comunicado, el colectivo también criticó la respuesta del régimen ante la convocatoria de la marcha del 15N. Indicó que no se respetó el derecho a la libertad de expresión, reunión y manifestación “que está establecido en la Declaración Universal de los Derechos Humanos”, que además está reconocido por la Constitución cubana de 2019.

El gobierno cubano ha recurrido al terror contra el desacuerdo y ha respondido como lo hace una dictadura, con militarización extrema de las calles, más de 100 activistas sitiados, detenciones arbitrarias, desapariciones forzadas, actos de repudio, violencia, amenazas, coacción y discursos de odio”, sentenció Archipiélago.

La marcha del 15N, que el régimen de Díaz Canel no autorizó, se vio frustrada por un gran despliegue de fuerzas de seguridad en las principales ciudades, así como acciones individuales contra decenas de activistas, opositores y periodistas independientes.

La ONU destacó que la manifestación pacífica es fundamental

La Oficina de las Naciones Unidas (ONU) para los Derechos Humanos señaló que las libertades de reunión y de manifestación pacífica son “pilares fundamentales para una sociedad”. Así lo anunció en una rueda de prensa la portavoz de la oficina, Elizabeth Throssell, al referirse a los hechos ocurridos en Cuba el 15 de noviembre.

Throssell también afirmó que todos los detenidos por intentar ejercer estos derechos en cualquier Estado “deben ser rápidamente liberados” y han de tener acceso a abogados de su elección. La portavoz añadió que debe garantizarse la aplicación del habeas corpus en estas detenciones y que los detenidos puedan comunicarse con sus familiares.

Foto de EFE

Las protestas del 15 de noviembre en Cuba

El lunes 15 de noviembre La Habana despertó con un fuerte despliegue policial y militar con el fin de evitar la Marcha Cívica por el Cambio, convocada ese día por el grupo opositor Archipiélago. La represión comenzó el mismo domingo, cuando sus organizadores denunciaron la presencia de patrullas en los alrededores de sus casas. 

El fundador de Archipiélago, Yunior García, aseguró en redes sociales que ante la posibilidad de un escenario como el del 11 de julio de 2021, cuando los manifestantes fueron reprimidos violentamente con cientos de detenidos y heridos, marcharía solo hasta el malecón. Afirmó que iría vestido de blanco y con una flor de ese mismo color, que ya se convirtió en el símbolo de esta nueva jornada de protestas. No obstante, el lunes el cerco policial se intensificó en toda su calle para impedir su salida.

Foto de EFE

La convocatoria se extendió más allá de la capital cubana a diferentes ciudades, donde también se reportaron arrestos, desapariciones forzosas y asedios a los hogares de los opositores. Principalmente activistas, periodistas y personalidades del mundo artístico y académico. Fuera de la isla también tuvo su réplica a través de organizaciones de su diáspora, que organizaron encuentros en más de 60 ciudades de todo el mundo.

La organización de derechos humanos Cubalex registró alrededor de 48 actos de hostigamiento en toda Cuba durante las horas previas al 15 de noviembre. También reportaron la desaparición forzosa de ocho activistas, así como múltiples detenciones, entre ellas la del líder del Foro Antitotalitario Unido (Fantu), Pedro Albert Sánchez, quien tiene 13 días sin saberse de él. 

La periodista Yoani Sánchez también denunció el lunes un asedio contra la redacción del portal informativo independiente 14ymedio. Aseguró que alrededor del edificio se apostaron militantes y jubilados del Partido Comunista Cubano (PCC), así como miembros de los Comités de Defensa de la Revolución (CDR). Indicó que entre ambos grupos habría también agentes de cuerpos de seguridad.

Noticias relacionadas