• Las elecciones del 21 de noviembre podrían presentar delitos e irregularidades que los ciudadanos están en el derecho de denunciar. El equipo de El Diario revisó la normativa legal y las vías para documentar incidencias. También conversó con tres expertos en materia electoral, quienes ofrecieron sus opiniones y recomendaciones | Foto: EFE.

Así como los venezolanos tienen el derecho a participar el domingo 21 de noviembre en las elecciones regionales y municipales, también pueden denunciar y documentar cualquier irregularidad o delito que ocurra antes, durante y después de las votaciones.

Los principales vigilantes de un proceso electoral, para garantizar su transparencia y su confiabilidad, son los ciudadanos. Tienen la responsabilidad de preservar el derecho al sufragio. También hay que vigilar que el proceso se cumpla siguiendo la normativa establecida sin atropellos”, señala Luis Lander, presidente del Observatorio Electoral Venezolano (OEV) en entrevista para El Diario.

Para Lander la denuncia y la documentación colaboran a que el proceso electoral sea transparente y transcurra con la menor cantidad de incidencias. La Constitución y las leyes relativas a los comicios avalan a los ciudadanos para que hagan quejas al respecto.

Foto: EFE.

Los delitos e irregularidades más comunes

Algunas incidencias y delitos electorales suelen normalizarse dentro de la población al no observar una actuación adecuada por parte de las autoridades para atender los hechos. El OEV ha documentado desde su creación en 2012 algunos de ellos, que suelen presentarse para beneficiar una parcialidad política o interrumpir el proceso electoral en cualquiera de sus fases.

Lander menciona algunas de estas irregularidades, como los hechos de violencia dentro o fuera de los centros de votación, el amedrentamiento por motivos políticos, el uso indebido del voto asistido -que solo debe utilizarse en casos excepcionales de personas con discapacidad- así como el comportamiento inadecuado del Plan República y las arbitrariedades que puedan presentar quienes llevan el control de los centros de votación.

Los puntos partidistas en los alrededores del centro electoral también son una de las incidencias más denunciadas. Allí se promueve la propaganda electoral, prohibida al momento de la votación, y se gestionan mecanismos para incidir sobre la decisión del ciudadano para que escoja votar por determinado candidato.

“En los puntos rojos se hacen procedimientos con el carnet de la patria. Son mecanismos que permiten tener el control sobre quienes están registrados en la plataforma para saber quiénes han votado y quiénes no. Empieza entonces el reclutamiento de quienes no lo hayan hecho para inducirlos a que lo hagan, aunque ellos ya hayan decidido no votar”, comenta Luis Lander.

No obstante, argumenta que hay mitos creados alrededor de esos puntos rojos. Por ejemplo, que escanear el carnet de la patria en el punto rojo luego de sufragar permita saber por quién se votó. El presidente del OEV dice que es algo falso porque el sistema automatizado de votación está blindado y no hay manera que se sepa la selección en la máquina, a menos que alguien vea físicamente al elector; que es también una irregularidad que se ha cometido haciendo un mal uso del voto asistido.

Andrés Caleca, ex rector del Consejo Nacional Electoral (CNE), agrega otras incidencias comunes, como el uso de recursos públicos para la campaña electoral y el uso de la función pública en beneficio de alguna parcialidad política. Cree que las autoridades no tienen la fuerza necesaria para atender y corregir correctamente estas irregularidades.

“Esta vez estamos presenciando en estados controlados por el chavismo, por gobernadores en funciones quienes abandonan el cargo y lo asume el candidato del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV). Asumiendo el cargo al cual todavía no ha sido electo. Eso ha pasado en varias gobernaciones y alcaldías del país”, denuncia Caleca.

Los delitos establecidos en la Ley Orgánica de Procesos Electorales

Según lo establecido en el artículo 227 de la Ley Orgánica de Procesos Electorales (Lopre), los venezolanos pueden denunciar los delitos, faltas o ilícitos electorales previstos en la ley. Los artículos 230 y 231 establecen que cometer alguno de estos pueden ser sancionados con arresto o una multa que ronda entre 15 y 60 Unidades Tributarias (U.T.).

Algunos de los delitos son: que los funcionarios o funcionarias electorales se rehúsen a admitir la votación de electores, el cierre a destiempo de los centros de votación, la difusión de propaganda durante el proceso electoral y que se obstaculice la realización de los procesos electorales.

También está prohibido asistir con armas durante la inscripción, votación o escrutinios, a excepción de los miembros de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB). Si los infractores fueran los funcionarios, quienes pudieran hacer mal uso de su poder para alterar el orden público en los centros o coaccionar al elector, la pena llevará aparejada la destitución del cargo e inhabilitación para el desempeño de funciones públicas por el término de un año.

Las vías para denunciar

En un principio, el ilegítimo Consejo Nacional Electoral (CNE) no posee una herramienta intuitiva en sus plataformas electrónicas que permita que el elector o electora realice su queja o denuncia. Con lo que cuenta es con la Oficina de Atención al Ciudadano (OAC), que atiende reclamos y opiniones relacionados a los servicios que ofrece el ente electoral, pero no especifican si también puede utilizarse para quejas y denuncias electorales.

Al ingresar a la OAC del CNE el ciudadano podrá llenar una planilla con sus datos y con el mensaje que quiera enviar al organismo. De acuerdo con el artículo 293 de la Constitución, el Poder Electoral tiene el deber de garantizar la igualdad, confiabilidad, imparcialidad, transparencia y eficiencia de los procesos electorales. Sin embargo, normalmente no suele dar detalles públicamente sobre la documentación de estos casos y las acciones para impartir justicia.

Debido a esto, los ciudadanos deciden recurrir a vías alternas para hacer público el hecho que está fuera de la ley durante las elecciones. Entre esas vías alternas están las redes sociales. Lander invita a hacer un uso adecuado de ellas para las regionales, pues una denuncia no verificada puede resultar en una noticia falsa, que también tiene influencia sobre la confiabilidad del proceso de votación.

Elecciones CNE
Foto: AFP.

Los expertos en la materia recomiendan a quienes deseen hacer una denuncia a través de Twitter o Instagram que, por ejemplo, deben verificar primero lo que ocurre y describirlo adecuadamente, tomar alguna fotografía o video si es necesario. Igualmente colocar fecha y hora, así como el nombre del centro de votación, municipio y estado.

Ignacio Ávalos, también presidente del OEV, invita a acudir a las iniciativas ciudadanas que se dedican a recibir, documentar y denunciar las irregularidades e incidencias durante el proceso de sufragio. Estas son: Guachimán Ciudadano Y Monitor Venezuela, a las cuales se puede acceder vía redes sociales. También invita a contactar a las oficinas de los rectores Enrique Márquez y Roberto Picón de ser necesario.

La organización Transparencia Venezuela tiene igualmente una aplicación digital para denunciar abusos electorales. “Dilo Aquí” puede ser descargada a través de las tiendas App Store y Play Store de los teléfonos inteligentes. Una vez completado el registro, se procede a realizar la queja y una descripción del hecho.

Para las votaciones regionales y municipales del 21 de noviembre estarán presentes seis observadores electorales nacionales, entre ellos el OEV, así como internacionales, como los delegados de la Unión Europea (UE), la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y el Centro Carter. Si la persona desea comentar alguna incidencia a los observadores, podrán hacerlo, al igual que también se puede buscar a los miembros de mesa o gente acreditada por el CNE.

“Es muy poco lo que las autoridades venezolanas pueden hacer. Nos queda denunciar ante la opinión pública las violaciones sobre el proceso permanentemente”, subraya Caleca, quien agrega que la denuncia también es parte de la participación. En cualquiera de los casos, los expertos recomiendan denunciar para que quede documentado el hecho irregular.

Tribunales y fiscales habilitados para los comicios del 21 de noviembre

El Ministerio Público (MP), afín al régimen de Nicolás Maduro, desplegará 1.090 funcionarios, de los cuales 940 son fiscales, para atender las irregularidades y delitos de las elecciones regionales y municipales del 21 de noviembre. El Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) también habilitará 1.250 tribunales para garantizar los derechos antes, durante y después del proceso electoral.

Una tarea compartida

Según Luis Lander, la gente puede pensar que el voto no va a resolver sus problemas más urgentes y por esa razón decide no votar. Explica que hay cambios con respecto a las cuatro elecciones pasadas que generan mayores niveles de confianza, sobre todo en el área técnica.

Asimismo, el ex rector Caleca asevera que, en medio de un contexto autoritario, un CNE y un Poder Judicial mayoritariamente afectos al régimen, lucha por el poder de la oposición venezolana es una lucha desigual, frente al partido gobernante, el Psuv. En este sentido, mientras existan denuncias documentadas, habrá mayor posibilidad de llegar a un proceso más transparente.

En medio de un panorama poco electoral, el equipo de El Diario corroboró a través de distintas vías que se prevé que la participación no sea masiva en las elecciones regionales. Aun así, se participe o no, los expertos aseguran que los ciudadanos deben ser garantes de lo que ocurra durante el proceso.

Foto: AFP.

Lander pone un ejemplo que puede aplicarse a la hora del cierre de la jornada electoral. Cuando llega la hora de cerrar el centro de votación y no hay electores en la fila, a veces los miembros de mesa suelen decidir dejarlo abierto, algo fuera de la norma si no hay un anuncio oficial. Un grupo de personas puede reunirse, en el marco del respeto, para exigir el cierre del mismo.

Para las elecciones regionales y municipales del 21 de noviembre más de 21 millones de venezolanos escogerán 3.082 cargos. La vigilancia debe ser una tarea compartida entre la ciudadanía, los partidos políticos y las autoridades electorales. La denuncia, al igual que el voto, es un derecho. “La mejor manera de defender los derechos es ejerciéndolos”, concluye el presidente del OEV, Luis Lander.

Noticias relacionadas