• Habitantes de la comunidad de El Vigía encontraron los cuerpos de nueve cachorros metidos en bolsas plásticas, en un contenedor de basura. Hasta ahora la Fiscalía y los cuerpos de seguridad realizan las investigaciones para encontrar a los responsables

Los habitantes del sector El Vigía, en Los Teques, Miranda, hicieron un hallazgo entre las bolsas plásticas de la basura. Los cuerpos de nueve perros fueron arrojados frente al contenedor de la comunidad por sujetos desconocidos durante la madrugada del 23 de noviembre de 2021.

La noticia se difundió el 25 de noviembre a través de diferentes medios de comunicación locales. En redes sociales circuló principalmente un video en el que se aprecian los animales muertos, la mayoría apenas cachorros. Sin embargo, existen imprecisiones en la información, pues inicialmente se afirmó que se trataba de 50 perros envenenados en la basura.

El equipo de El Diario se trasladó hasta la calle principal de Luis Correa, sitio donde se encontraron los restos. Los alrededores ya habían sido totalmente limpiados, aunque todavía el camión recolector no se había llevado la basura de su interior.

Abandonados allí

Los habitantes informaron a El Diario que, si bien la noticia se viralizó el jueves, los cuerpos aparecieron allí la mañana del martes. Creen que pudieron ser dejados entre las 2:00 am y 3:00 am, pues ningún vecino vio vehículos o personas con bolsas ni escucharon nada sospechoso.

El hallazgo lo hicieron temprano dos personas que hurgaban entre las bolsas en busca de restos de comida. Ambos son conocidos en la zona por recolectar de ese mismo contenedor piezas de metal o zapatos viejos para remendar. Uno de ellos confirmó que al abrir las bolsas de plástico negro que estaban en el suelo, vio los perros muertos.

Aseguró que todos los caninos eran de razas puras, además de que muchos estaban congelados. Algunos tenían vendas o adhesivo quirúrgico en las patas. En las imágenes difundidas en redes sociales, incluso se ve el cuerpo de un chiguagua envuelto en una manta para mascotas. El hombre contó que al ver el número de perros, alertó a uno de los voceros del consejo comunal de la calle, quien a su vez se comunicó con las autoridades.

Al sitio acudieron funcionarios de la Policía Municipal de Guaicaipuro, así como del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (CICPC). También miembros de la Unidad de Protección Animal (UPA) de Los Teques.

Lo que se sabe del caso de los perros hallados muertos en Los Teques
Contenedor en el que fueron encontrados los cadáveres de los perros. Foto: Jordan Flores

Encrucijada

Mientras en la parte baja del barrio se comenta el caso de los perros muertos con aires de leyenda urbana, en la calle donde ocurrió los vecinos siguen impactados. Cuatro días después del hecho todavía no entienden bien qué fue lo que pasó, aunque no dejan de calificarlo como insólito. Aseguran que es la primera vez que ocurre algo así en su comunidad.

Un vecino, el cual prefirió resguardar su identidad, sale a botar la basura en ese mismo contenedor. Cuenta que todo el tiempo pasan por allí autos que arrojan bolsas desde otros sectores. También está seguro de que fueron personas ajenas quienes fueron hasta esa comunidad para deshacerse de los animales. Indica que en ninguna de las casas aledañas hay tantos perros, y menos de razas como las encontradas en el basurero. “Cuando una mascota se muere aquí la enterramos en el parque”, dijo refiriéndose a una área boscosa del Parque Gustavo Knoop​, conocido como Los Coquitos, que está al frente.

Por su ubicación, el residente indica que es imposible determinar la zona de la que provino el vehículo. Están en plena encrucijada, donde cada calle conduce a un punto diferente de la ciudad. Desde la calle Luis Correa se puede llegar a la avenida La Hoyada, en el centro de Los Teques, mientras que una de sus bifurcaciones conduce al sector Simón Bolívar. Del otro camino se adentra más profundo en El Vigía, y sale a diferentes urbanizaciones como Villa Francesa, Los Nuevos Teques o la carretera Panamericana.

Lo que se sabe del caso de los perros hallados muertos en Los Teques
Imagen de la calle principal de El Vigía. Foto: Jordan Flores

Sobre la pista

Los cuerpos de los caninos fueron llevados por los funcionarios a la morgue del hospital Victorino Santaella, y posteriormente a la de Bello Monte, en Caracas, para determinar las causas exactas de muerte. Una fuente vinculada al caso, quien pidió resguardar su identidad, indicó a El Diario que en las revisiones superficiales hechas por veterinarios no hallaron ningún tipo de señal de violencia o maltrato. Tampoco hay indicios de que hayan sido envenenados.

Sospecha que los perros pudieron haber muerto por enfermedad, pues en uno de los cadáveres se observó una coloración amarilla en las encías, prueba de una condición hepática previa. Aclara que las autopsias en la morgue podrán determinar si se trató de alguna enfermedad contagiosa que afectó a toda la manada.

Confirmó que todos los nueve perros eran domésticos, de razas como poodle, chiguagua, cocker, bulldog inglés, schnauzer y pastor malinois, entre otros. Destacó que todos eran cachorros, siendo los más grandes observados en el video,  de un estimado de seis meses de edad. “Probablemente la situación se les fue de las manos y los perros se murieron sin que pudieran hacer nada. Son razas muy costosas como para haber sido algo deliberado”, comentó.

Opinó que, a su juicio, puede tratarse de un caso proveniente de un criadero de perros o un consultorio veterinario clandestino. Como pruebas argumenta que se encontraron vías intravenosas en algunos cuerpos, así como el mismo adhesivo usado por muchos profesionales del área. También que las bolsas estaban marcadas con etiquetas con el peso de los animales, nombres, y diferentes fechas como el 23 de octubre de 2021 o el 13 de noviembre. Esta información había sido previamente validada con los vecinos de la zona, lo que explica por qué los cuerpos estaban refrigerados. 

 ¿Cuál es la pena por el asesinato de animales en Venezuela?

Actualmente el Ministerio Público, en coordinación con el jefe de la Delegación Municipal Los Teques del CICPC, Oswaldo Jiménez, realizan todas las investigaciones pertinentes para encontrar a los responsables del hecho. Aunque se determine en las autopsias que la muerte de los caninos haya sido por enfermedad, por la forma en que fueron desechados y la negligencia en su asistencia, se puede considerar como un acto de crueldad animal muy grave.

De acuerdo con la Ley para la Protección de la Fauna Doméstica Libre y en Cautiverio, en su artículo 73, las sanciones para infracciones muy graves que contemplen crueldad animal se pagan con entre 71 y 100 unidades tributarias (UT). Esto aplica para cualquier caso de maltrato que lleve a la muerte del animal, esterilización o sacrificio sin dolor practicado sin control facultativo o el comercio ilícito de animales domésticos. También contempla otros delitos como la organización de peleas para perros o su uso para tráfico de drogas.

No obstante, dada la situación económica actual de Venezuela, la sanción resulta insignificante, al equivaler apenas a una multa de entre 1,42 a 2 bolívares. En este sentido, la Fiscalía puede optar por aplicar el artículo 478 del Código Penal para buscar una sanción mucho más acorde. Este establece: “El que sin necesidad haya matado un animal ajeno o le haya causado algún mal que lo inutilice, será penado por acusación de la parte agraviada, con arresto de ocho a cuarenta y cinco días”.

En caso de tratarse de un establecimiento clandestino, el artículo 72 de la Ley de Protección de la Fauna fija multas de entre 40 y 70 UT (Bs. 0,8 a 1,4). Esto bajo los conceptos de evaluación y control sanitario de animales por personas sin acreditación, y prescripción o aplicación de tratamiento médico sin estar facultado legalmente.

Cuidar a las mascotas

La fuente consultada por El Diario advierte a las personas que deben ser muy cuidadosas con los sitios donde se dejan a sus mascotas para cuidado. Indica que siempre se deben asegurar de que el veterinario tenga visible su título universitario o cualquier otra acreditación que lo respalde como profesional calificado. Igualmente, los asistentes veterinarios no están facultados para realizar cirugías o cualquier otro tratamiento médico sin supervisión de un especialista.

Igualmente, aseveró que por ordenanza municipal, todos los veterinarios, asistentes y cuidadores de animales deben estar registrados ante la UPA y la Alcaldía de Guaicaipuro. Esto incluye también a otros establecimientos relacionados como peluquerías caninas, avícolas o tiendas de animales.

También llamó a denunciar cualquier consultorio o albergue sospechoso de no cumplir con los parámetros sanitarios, y en general cualquier caso de maltrato animal del que sean testigos. “Así como no llevarías a tu hijo a un pediatra sin licencia, también se debe ser muy responsable al momento de llevar a una mascota al veterinario o guardería”, acotó.

Noticias relacionadas