• El representante de la Iglesia católica murió tras presentar complicaciones asociadas con el covid-19. Foto: El Ucabista

La Conferencia Episcopal Venezolana informó que monseñor Aldo Giordano falleció a causa del covid-19 el 2 de diciembre. El religioso se desempeñaba hasta la fecha como nuncio apostóloco de la Unión Europea (UE). 

Giordano fue nuncio apostólico en Venezuela desde octubre de 2013 hasta mayo de 2021, cuando el papa Francisco lo designó como representante de la Iglesia católica ante la UE en Bruselas. 

Monseñor Aldo Giordano nació en 1954 en Cuneo, Italia. Estudió Teología y Filosofía en la Pontificia Universidad Gregoriana y se ordenó como sacerdote en el año 1979. 

En 1995 fue nombrado como secretario general del Consejo de las Conferencias Episcopales de Europa. Para 2002 fue nombrado Capellán de Su Santidad y en 2006, Prelado de Honor de Su Santidad.

Desde 2008 hasta 2013 Giordano se desempeñó como observador permanente de la Santa Sede en el Consejo de Estrasburgo. Además, publicó el libro Otra Europa es posible, los cristianos y las perspectivas para el Viejo Continente Ideal.

Sus años en Venezuela 

Durante su misión como diplomático de la Santa Sede en Venezuela, Aldo Giordano tuvo la oportunidad de presidir la ceremonia de beatificación de José Gregorio Hernandez. También presenció varias de las fases previas al nombramiento del beato.

Pese a que comúnmente el periodo de un nuncio apostolico es de cinco años, monseñor desempeñó esa labor durante dos años más. El religioso participó como mediador y acompañante en los procesos de diálogo entre el régimen de Nicolás Maduro y la oposición.

Giordano dirigió ceremonias religiosas en la ciudad de Caracas y varios estados del país como Barinas, Nueva Esparta y Táchira. También visitó a grupos de misioneros que trabajan en comunidades indígenas en Amazonas, Bolívar y Delta Amacuro. 

Foto: Diocesis de Barinas

En mayo de 2021, luego de que el papa Francisco lo designó nuncio apostóico ante la Unión  Europea, Giordano expresó su agradecimiento al pueblo venezolanos y aseguró que durante su estancia pudo recorrer gran parte del país y entablar muchas amistades. 

“Tengo mi corazón en este país, la esperanza, la lucha, los deseos de este querido pueblo (…) he tenido la suerte de despedirme de Venezuela con la beatificación de José Gregorio Hernández, queda en mi corazón”, señaló.

Noticias relacionadas