• Camioneros y manifestantes antivacunas paralizaron el centro de la ciudad para expresar su oposición a las medidas sanitarias en ese país. Foto principal: EFE

El alcalde de la capital canadiense de Ottawa, Jim Watson, declaró estado emergencia el domingo 6 de febrero por las protestas que el movimiento antivacunas y grupos radicales mantienen desde hace más de una semana en el centro de la ciudad.

Watson, mediante un comunicado, señaló que la situación provocada por las protestas causó “la emergencia más grave” que la ciudad ha experimentado en su historia.

Las protestas, que comenzaron en Ottawa el sábado 29 de enero, se extendieron este fin de semana a otras ciudades mientras el domingo decenas de camiones y manifestantes mantenían paralizado el centro de la capital.

Un grupo de más de 200 camiones y centenares de personas han mantenido la protesta desde entonces, bloqueando algunas de las calles que rodean el Parlamento y causando problemas a los habitantes de la ciudad.

Foto: Getty Images

Los organizadores han declarado que no abandonarán su protesta hasta que el gobierno canadiense levante todas las restricciones impuestas para contener la pandemia.

Ante las críticas por su falta de acción desde el inicio de la protesta, la Policía de Ottawa empezó en las últimas horas a multar y arrestar a manifestantes que violan las ordenanzas municipales.

“Fuera de control”

El alcalde Jim Watson dijo el domingo 6 de febrero que “la situación está actualmente fuera de control porque los manifestantes imponen su ley”.

Los manifestantes “son muchos más que nuestros policías”, sentenció.

Según señaló hoy la radiotelevisión pública canadiense, CBC, en las últimas horas la Policía de Ottawa arrestó a siete personas.

Foto: Getty Images

También han emitido más de 450 multas por infracciones por ruido excesivo o uso de fuegos artificiales.

La Policía de Ottawa también ha solicitado agentes de refuerzo a la Policía Montada de Canadá y fuerzas policiales de otras municipalidades cercanas.

La protesta

El movimiento, denominado “Convoy de la libertad” inicialmente abogaba contra la decisión de obligar a los camioneros a estar vacunados contra el covid-19 para poder cruzar la frontera con Estados Unidos.

La protesta se transformó luego en una movilización contra todas las medidas sanitarias y contra el mismo gobierno del primer ministro Justin Trudeau.

Las manifestantes ya expresaron que se proponen seguir en la calle hasta que se levanten todas las restricciones sanitarias.

Los residentes de Ottawa, desesperados por el caos, iniciaron una demanda colectiva por unos 10 millones de dólares canadienses (unos 7,8 millones de dólares) contra los organizadores.

La capital canadiense declara el estado de emergencia por las protestas de  camioneros
Foto: EFE

Por la mañana del domingo, los organizadores del movimiento en Ottawa anunciaron como un “gesto de buena voluntad”. Esto por su intención de poner en pausa sus conciertos de trompetas por algunas horas para respetar el llamado “Día del Señor”.

Con información de EFE.

Noticias relacionadas