• En lo que va de año las tres grandes referencias del ecosistema cripto han experimentado fuertes variaciones en su cotización

La volatilidad y el mercado bajista (conocido como bear market) son de los términos que mejor definen el comportamiento de las criptomonedas en lo que va del año 2022. Durante los dos primeros meses del año la cotización de los principales criptoactivos se ha tambaleado de forma constante permaneciendo en terreno negativo con caídas de hasta dos dígitos.

La cotización de las tres criptomonedas con mayor capitalización de mercado como lo son BTC de bitcoin, ETH de ethereum y BNB de Binance las cuales desde enero han visto su precio caer 20,38 %; 30,62 %; y 29,49 % respectivamente.

Cotización 24 de febrero

$35.697

Bitcoin

$2.648

Ethereum

$333.

BNB

Múltiples factores explican este comportamiento del mercado y uno de ellos es la postura que asumió la Administración de Joe Biden en Estados Unidos hacia las criptomonedas, en especial su afán por crear marcos regulatorios que las controlen.

Leer más  Conindustria espera que el sector industrial crezca entre 5 % y 7 % en 2023

Esto ha causado alarma en el ecosistema de criptomonedas, pues estas precisamente son vistas como un mecanismo para intentar escapar de los controles estatales y de la banca tradicional.

A esto se suma el temor al conflicto bélico que pueda involucrar a Estados Unidos, la Organización del Atlántico Norte (OTAN), Ucrania y Rusia.

Las tendencias bajistas ocasionadas por estas circunstancias también se han trasladado a gran parte de las altcoins como xrp, cardano y solana que también han visto sus cotizaciones desplomarse entre 18 % y 52 % en menos de dos meses.

No obstante, pese a esto algunos analistas confían en que el mercado se estabilice a corto plazo y porque esperan que la actual cotización del bitcoin se mantenga relativamente estable en torno a los $38.000.

¿Una noticia positiva?

Una de las voces optimistas del mercado cripto es el cofundador de la blockchain de ethereum, Vitalik Buterin, el cual ha expresado que el actual criptoinvierno, como se le conoce a las épocas de caídas generalizadas de las cotizaciones, que atraviesan las principales criptomonedas podría transformarse en una buena noticia.

Leer más  Gripe aviar en Venezuela: implementan planes epidemiológicos en Sucre

“La gente que está profundamente involucrada en las criptomonedas, y especialmente en la construcción de cosas, muchas de ellas dan la bienvenida a un mercado bajista”, expresó Buterin.

Argumentó que este tipo de situaciones sirven para que los verdaderamente interesados en la tecnología blockchain y lo que puede llegar a aportar continúen apostando por las criptomonedas, mientras que otros actores cuyo único interés es obtener beneficios a corto plazo dan un paso al costado.

“Los inviernos son el momento en que puedes ver qué proyectos son realmente sostenibles a largo plazo, tanto en sus modelos como en sus equipos y su gente”, añadió.

Criptoinvierno

El criptoinvierno que se vive actualmente se encuentra precedido por cotizaciones históricas alcanzadas a finales del año 2021 las cuales vieron al bitcoin superar la barrera de los $68.500.

Un escenario bajista como el que sufren en estos momentos los principales activos blockchain, no es algo nuevo pues algo similar se produjo en el año 2018 cuando ocurrió un desplome similar en los mercados.

Leer más  Tren navideño regala paseos a migrantes varados en frontera de México con Guatemala

En esa oportunidad, el bitcoin experimentó pasó de cotizarse en enero en $ 17.500 a encontrarse por debajo de los $ 3.900 para finales del mes de diciembre.

James Malcom, jefe de investigación de divisas en la firma de servicios financieros suiza UBS, ha expresado que las actuales circunstancias parecen indicar que el comportamiento de las criptomonedas podría tratarse de un evento que potencialmente podría prolongarse.

“Parece probable que sea un periodo bastante difícil y potencialmente prolongado y, por lo tanto, la analogía del criptoinvierno es bastante buena. Recuerde que el invierno criptográfico de 2018 no se extendió solo durante los meses de invierno del hemisferio norte. Básicamente se extendió durante todo un año, por lo que fue un criptoinvierno que duró efectivamente un año”, explicó durante una entrevista concedida a Infobae.

Noticias relacionadas