• El nuevo salario mínimo decretado por el régimen de Nicolás Maduro supone el segundo mayor incremento en la historia del país, al representar un alza de 1.610 %

Durante el último año el régimen de Nicolás Maduro se ha regido por una política de austeridad que se ha traducido en una reducción significativa en la inyección de bolívares a la economía. El objetivo de esta política de Estado era, tal y como ha venido ocurriendo, reducir los índices inflacionarios para lograr que Venezuela saliera de la hiperinflación.

No obstante, esta decisión tuvo como consecuencia que durante meses el salario mínimo se mantuviera congelado, lo que significó que un porcentaje importante de la población vio como día a día sus ingresos tenían menor capacidad de compra.

Sin embargo, el pasado 3 de marzo el régimen venezolano de forma sorpresiva anunció un aumento del sueldo mínimo, equivalente a 1.610 %, una medida que podría echar por tierra el trabajo realizado hasta el momento.

Aumento histórico. El mayor aumento de sueldo mínimo, en términos porcentuales, ocurrió el 1° de septiembre de 2018.

Una de las razones de ello es que el nuevo salario mínimo representa el segundo mayor aumento en términos porcentuales decretado por el régimen desde la llegada de Maduro al poder.

Leer más  ¿Qué es el embarazo ectópico?

José Ramón Acosta, economista y experto en instituciones financieras, comenta para El Diario que una medida de este tipo puede servir de catalizador para que se produzca un pico inflacionario. Apunta que en condiciones normales un anuncio como este tendría que estar acompañado de un aumento en la productividad para que pueda llevarse a cabo sin que se produzcan consecuencias negativas en la economía.

“Todo aumento del salario mínimo que no esté acompañado con incrementos en la productividad, equivale a emisiones monetarias y las emisiones monetarias son la gasolina de la inflación”, indica.

El experto plantea que la verdadera pregunta que surge luego del anuncio del aumento, del cuál aún se desconoce a partir de qué fecha entrará en rigor, es si llegará a tener una incidencia sobre variables reales como el ingreso o los costos.

Acosta no teme afirmar que Venezuela podría estar dirigiéndose a un escenario similar al vivido en 2018, cuando la crisis económica dio pasó a una espiral hiperinflacionaria que se agudizó mes a mes.

Empresa privada

Foto cortesía

Si bien el incremento del salario mínimo anunciado por Maduro es de proporciones significativas, su efecto se sentirá principalmente en el sector público. Una situación completamente diferente ocurrirá en el sector privado, donde desde hace meses las empresas han ido aumentando los sueldos bases de sus empleados, en muchos casos otorgando bonificaciones en moneda extranjera.

Leer más  “Error 404: Democracia no encontrada”: durante 2021 se registraron 93 casos de agresiones contra trabajadores de la prensa en Venezuela

Una investigación llevada a cabo por la firma PGA Group reveló a finales del año 2021 que pese a la compleja situación económica del país, en promedio las empresas se encontraban pagando sueldos que se ubicaban en torno a los 100 dólares. Dicho monto supone una diferencia abismal en comparación con el salario mínimo de Bs. 7 que se encontraba vigente en Venezuela para ese momento.

“No creo que este aumento tenga ningún efecto en la empresa privada porque ellos ya hace rato que pagan salarios muy por encima del nuevo sueldo mínimo”, explica.

Ante la pregunta de cuál puede ser la razón que explica la decisión del régimen de Maduro de poner fin a la política fiscal restrictiva que venía aplicando, con éxito, Acosta responde que es una muestra más de las “incoherencias de quienes manejan la política económica del país”.

Recuperación del salario

Foto cortesía

Como parte del anuncio de aumento salarial, Nicolás Maduro afirmó que una de sus principales objetivos será la recuperación de la capacidad de compra del sueldo mínimo legal. 

Leer más  Aprobaron la ley orgánica para las Zonas Económicas Especiales: ¿qué busca la medida?

“La herida más grande que tenemos es la pérdida del valor del salario mínimo de los trabajadores venezolanos. Porque eso depende del ingreso nacional y nosotros hemos venido confeccionando un plan que someto al debate, para ir a una recuperación necesaria, fuerte y sostenible del salario mínimo”, expresó Maduro el pasado 3 de marzo.

Sin embargo, José Ramón Acosta asegura que es poco probable que esta promesa pueda llegar a materializarse sin que previamente se produzca un aumento de la productividad. Argumenta que este es un prerrequisito indispensable para que un incremento salarial no se traslade de forma directa a un aumento de precios. 

La única manera de que ocurra una recuperación real del salario en la economía es que venga acompañado de aumentos en la productividad, cualquier otro incremento del salario es irreal y ficticio”, asevera.

Por este motivo concluye que es de esperarse que durante los próximos días los comercios comiencen a hacer ajustes de precios tomando en consideración el nuevo salario.

Noticias relacionadas