• Cecodap y la Agencia Pana identificaron a través de 17 historias de infantes y jóvenes caraqueños de la Cota 905, La Vega y El Cementerio, un patrón dentro de las megabandas de crimen organizado. Los niños, niñas y adolescentes se ven forzados, en su mayoría, por sus situaciones socioeconómicas a tomar oportunidades que le permitan ganar dinero, e incluso estatus social, en su comunidad | Foto: EFE.

Los Centros Comunitarios de Aprendizaje (Cecodap), así como la Agencia de Periodistas Amigos de la Niñez (Agencia Pana), publicaron este 30 de marzo una investigación en la que exponen un tipo de esclavitud moderna que hace vida en la ciudad de Caracas: el crimen organizado busca a los niños, niñas y adolescentes para delinquir. Una realidad invisibilizada por el régimen venezolano, según denuncia la organización.

Cecodap documentó el patrón de reclutamiento de infantes y jóvenes por parte de las bandas lideradas por Carlos Revette, alias el Koki, quien murió en manos de la policía, el Vampi, y el Garbis en la Cota 905, La Vega y El Cementerio. Señalaron que es una forma de esclavitud contemporánea, pues la dinámica corresponde a la trata de personas, de acuerdo lo tipificado a los organismos nacionales e internacionales.

Los hallazgos en “Esclavizar para delinquir: reclutamiento de niños, niñas y adolescentes por el crimen organizado” denotan que las principales causas de reclutamiento forzado se deben principalmente a las precariedades socioeconómicas en las que viven los infantes, quienes, ante la falta de alimentación, educación o la violencia intrafamiliar se ven motivados a buscar una manera de generar ingresos. Las bandas criminales ofrecen ofertas de ingresos semanales en dólares para cubrir sus necesidades reales (alimento) o percibidas (calzado, ropa y prendas que reflejen mayor estatus social).

Las causas que motivaron la conformación de las megabandas todavía persisten y se han agravado. Que estén desarticuladas no significa que hayan desaparecido. Los riesgos y motivaciones para que niños, niñas y adolescentes se vinculen a ellas también persisten. Hay un tema estructural que hace que estos fenómenos se materialicen. Hasta tanto el Estado no aborde lo estructural, los riesgos de reclutamiento estarán presentes”, señaló el abogado Carlos Trapani.
Oeste Caracas cota 905

¿Cómo las megabandas en Caracas involucran a los niños, niñas y adolescentes?

Las relaciones de las megabandas con la comunidad influyen en el reclutamiento. Cuando se ven en la necesidad de engrosar sus filas, ya sea para darle frente a efectivos de seguridad del Estado o para delinquir, esta relación de vecindad se rompe y la banda se vuelve coercitiva. En algunos casos, Cecodap identificó que existen reclutadores profesionales con labores de inteligencia para seleccionar nuevos integrantes.

La labor de búsqueda y estudio se extendió durante 2021, pero entre octubre y diciembre del mismo año los investigadores conversaron con los menores de edad involucrados en los grupos delictivos en el oeste caraqueño. Cecodap identificó al menos cuatro grados de vinculación de niños, niñas y adolescentes, a quienes se le asignan cargos y funciones de acuerdo con un escalafón ascendente. Mientras más se dirigen a la cima, corren el riesgo de morir.

El cargo más bajo es le corresponde a los mandaderos, generalmente los niños de menor edad, quienes son los que se encargan de la provisión de productos o cualquier otro requerimiento para los líderes de la banda. Le siguen los gariteros, puestos desempeñados comúnmente por adolescentes, quienes vigilan los territorios estratégicos, alertan sobre la entrada de funcionarios militares o policiales, y denuncian el incumplimiento de las normas impuestas por el grupo delictivo en la comunidad.

Leer más  ¿Cuáles son las prohibiciones que afectan a la comunidad LGBTIQ+ en Venezuela?

Los gariteros tienden a ser los más afectados física y psicológicamente, de acuerdo con el psicólogo de Cecodap Abel Saraiba. Las labores de vigilancia se pueden prolongar por más de 24 horas en zonas inhóspitas.

Foto: EFE.

Les siguen los traficantes, quienes se dedican al tráfico de drogas, siendo una de las opciones más lucrativas y que se rige por la lealtad y efectividad. Estos pueden funcionar dentro o fuera del territorio determinado por la megabanda. El escalafón más alto lo tienen los malandros, que también deben comprobar que son leales y efectivos para expandir la organización y que ascienden formalmente cuando se les entrega una arma de fuego, la cual pueden utilizar para hacer cumplir las normas que establecen los grupos delictivos y cometer delitos.

Cecodap concluye que el fin último de las bandas delictivas es sostener a través de la explotación de niños, niñas o adolescentes, y de otras edades y orígenes, su poderío en la zona, expandirlo y expandir su economía, sustentada por la extorsión, el secuestro, el tráfico de drogas y el robo de vehículos. La investigación determinó que se violaron los derechos sistemáticamente de este grupo vulnerable. Incluyendo el derecho a la vida, integridad personal, libertad, educación, salud física y mental, a tener una familia y a no ser separado de ella.

Frijoles chinos, vaqueros y las megarumbas

Edgar López, el periodista que lideró parte del equipo de trabajo de campo de la investigación, comentó que las prácticas para captar a los infantes y jóvenes presentes en la Cota 905, El Cementerio y La Vega incluyen amenazas, fuerza, coacción, rapto, engaño, abuso de poder, situaciones de vulnerabilidad, concesión, recepción u otro medio considerado fraudulento de pagos o beneficios. Cecodap y la Agencia Pana, además de entrevistar a expertos, acudieron a conversar con al menos 17 jóvenes, pertenecientes a las megabandas en estas zonas caraqueñas.

Leer más  Richelle Briceño, una activista que le da voz a la comunidad trans en Venezuela

López mencionó que, por ejemplo, en La Vega, vecinos observaron a personas que buscaban intercambiar frijoles chinos de las cajas CLAP, también conocidos como cambistas. Estas eran miembros encubiertos. Su función es determinar quién puede ingresar al grupo de crimen organizado, también estudiaban el territorio y su distribución. Situación similar ocurrió con unas vacas que aparecieron en esa barriada caraqueña. Junto a ellas estaban unos vaqueros con armas.

“Se verificó que las vacas eran del Koki y los vaqueros eran infiltrados de la megabanda. También, como los cambistas, lo hacían para mapear el terrero e identificar personas reclutables”, dijo López. Por otro lado, relató que las megarumbas en las barriadas caraqueñas no solo permiten disfrutar a los adultos, sino atraer a los infantes.

Foto: EFE

“Las Zonas de Paz, lejos de producir una pacificación, o una suerte de pactos de caballeros entre líderes de grupos delictivos, provocó que los cuerpos de seguridad no ingresaran en esas zonas y en ese terreno despejado las megabandas fortalecieron sus economías criminales”, indicó el periodista. En esas comunidades reinan las reglas autoimpuestas por las megabandas. Agregó que identificaron al menos tres casos, uno de ellos narrado en el trabajo especial de Cecodap, en la que queda expuesto el cómo actúa la justicia “malandra”.

Uno de ellos, Ernesto, quien, por quedarse con 40 dólares y no poderlos pagar, fue abordado por 20 hombres armados. Lo sacaron de donde estaba escondido, lo llevaron a la calle y le hicieron preguntas. Al no responder, un líder de la banda lo marcó con unos tiros en las piernas. Él cuenta que nadie se podía acercar. Trató de acercarse a otros. Cuando se retiraron los líderes, lo pudieron auxiliar”, reveló Édgar López.

Otra de las historias narradas por el periodista incluye a Patricia, de 16 años de edad, quien se dedicaba al robo de centros comerciales. Empezó a los 15 años de edad. En una mega rumba, uno de sus amigos, drogado, manipuló una granada y explotó, cayendo los restos de él sobre ella. Su mejor amiga fue mutilada y su cuerpo fue dejado en partes en Quinta Crespo. Su hermano muere al tratar de secuestrar a alguien. “Patricia se redimió y ahora es líder en estas barriadas”, señaló.

Foto: EFE
La reinserción es una obligación de los Estados. Tienen que incrementar todos los esfuerzos políticos, jurídicos, administrativos, para que cada niño, niña o adolescente, vinculado, no solo a este tipo de delito, sino cualquier otro, pueda tener una correcta reinserción. En la medida que el abordaje sea integral, el niño tendrá más oportunidades de reinserción. Son personas en desarrollo, tenemos que contribuir para que logren ese desarrollo integral”, exhortó Carlos Trapani.

Édgar López comentó para el equipo de El Diario que el Estado reconoció que no hay un diagnóstico de la situación sobre el reclutamiento forzoso de niños, niñas y adolescentes en el crimen organizado. “Una de las cosas que distingue la experiencia venezolana de la colombiana o mexicana, que analizamos en el informe, es que en esos países hay un Estado que admite el fenómeno. En Venezuela no se admite”, dijo.

Leer más  ¿Cuáles son las prohibiciones que afectan a la comunidad LGBTIQ+ en Venezuela?

Indicó también que, los jóvenes e infantes que deseen salir de la megabanda, enfrentan dificultades para hacerlo, pues si salen, no deben volver a sus comunidades. Pueden salir muertos o incluso, en algunos casos registrados, el periodista comentó que tampoco se les permite volver a Caracas porque corren peligro de muerte.

Foto: EFE

Esclavitud moderna frente a la inacción del Estado

El uso de niños, niñas y adolescentes para delinquir por parte de los grupos criminales en Caracas ocurre en medio de la inacción del Estado para prevenir, documentar y accionar, denuncia Cecodap. Pese a que la legislatura venezolana, el uso de infantes en bandas delictivas está tipificado de acuerdo al artículo 265 de la Ley Orgánica de Protección de Niños, Niñas y Adolescentes (LOPNA), la organización insta a que se reconozcan como trata de personas, según lo establecido en el artículo 41 de la Ley Orgánica Contra la Delincuencia Organizada y Financiamiento al Terrorismo.

Esta última implica la captación, el transporte, traslado, acogida y la recepción de personas. Cuando Cecodap hace referencia a que se recluta niños para el crimen organizado, concluyen que se trata de una forma de esclavitud moderna ya que las bandas delictivas la cometen a través de la promoción, favorecimiento, facilitación o ejecución.

La complejidad de establecer responsabilidades por parte del Estado es mayor, pues se trata de establecer responsabilidades de los niños, niñas y adolescentes en un contexto dominado por el crimen organizado. Así, la organización dedicada a la niñez señala que el Estado venezolano no ha atendido de forma integral las causas estructurales de esta situación, por lo que exhortan a corregir las deficiencias del sistema de protección de este grupo vulnerable, fomentar la creación de Defensorías de Niños, Niñas y Adolescentes en las comunidades afectadas, apostar al capital social presente en estas, así como gestionar políticas públicas adecuadas.

Trapani comentó que identificaron en algunas comunidades “no se quiere normalizar la violencia”, por lo que instó a fortalecer los lazos Estado, organizaciones civiles y comunidad local. “Los adolescentes son responsables penalmente, sí, pero no se le puede poner la etiqueta de terrorista antes de asumir la responsabilidad como Estado por la falta de protección que condujo a su reclutamiento”, sentenció Édgar López.

Noticias relacionadas