• En el país continúan existiendo entre 40 y 50 megabandas. El equipo de El Diario conversó con el abogado penalista Luis Izquiel sobre la muerte del líder de la Cota 905, así como sobre el crimen organizado en Venezuela. Para él, la situación social de fondo continúa sin ser atendida. Foto: The New York Times

Con el asesinato de Carlos Revette, alias el Koki, la situación sobre la delincuencia organizada no cambia en Venezuela. Luis Izquiel, abogado penalista y profesor de criminología de la Universidada Central de Venezuela (UCV), asegura que aún continúan existiendo entre 40 y 50 megabandas en el país.

Aunque el hecho representa “una buena noticia” para Venezuela y la Cota 905, donde mantuvo control la banda de el Koki, el abogado comentó en entrevista exclusiva para El Diario que eso no cambia la situación sobre otras bandas y megabandas criminales en el país.

Las personas que están en el barrio San Vicente de Maracay les dicen que mataron a el Koki, a ellos no les interesa porque están sometidos al Tren de Aragua. Le dices a la gente que vive en Táchira, en la frontera con Colombia, tampoco les interesa porque están sometidos al Ejército de Liberación Nacional (ELN), en Barrancas (Monagas) están sometidos al Sindicato de Barrancas. Le dices a la gente de El Callao, Tumeremo y Guasipati que lo mataron y no les importa porque están sometidos a los sindicatos mineros, megabandas alrededor de las minas y la extracción ilegal del oro en Bolívar”, señaló Luis Izquiel.

A su juicio, su muerte imposibilita aclarar con quiénes acordó una zona de paz en la Cota 905 de Caracas, de dónde provenía su arsenal de armas y quiénes colaboraban con él. Izquiel agregó que los socios de el Koki, alias Vampi y Garbis, continúan libres y podrían tomar el control del grupo criminal. La acción del régimen de Maduro no es nueva, señala el experto, ante las constantes acusaciones por ejecuciones extrajudiciales hacia el Estado venezolano.

La muerte de Carlos Revette, alias el Koki y otros cabecillas de bandas criminales

Carlos Revette, alias el Koki fue ultimado este 8 de febrero en el estado Aragua, según informó el ministro de Interior y Justicia del régimen de Maduro, Remigio Ceballos. El hecho forma parte de la operación Indio Guacaipuro II, que pretende acabar con algunos de los líderes de grupos criminales en Venezuela. A Revette se le buscaba por acusaciones de extorsión y secuestro desde 2012.nnAl igual que él, otra serie de presuntos criminales fueron interceptados por personas asociadas al régimen u otros grupos criminales. Entre ellos están: José Antonio Tovar, alias el Picure (murió en 2016); Teófilo Rodríguez, alias el Conejo (murió en 2016); Wilmer José Brizuela Vera, alias Wilmito (murió en 2017); y Gilberto Manoly, alias el Manoly (murió en 2021).

alias el Koki

¿Qué pasará con el control de la Cota 905?

Luis Izquiel considera que en la Cota 905 debe establecerse una presencia policial continúa y el Estado también debe tratar los ámbitos sociales e institucionales, para retomar la presencia en los territorios que han sido abandonados durante años, cuestión que, según el abogado, fue aprovechada por la banda de el Koki para controlar la zona.

Leer más  La UCAB volvió a convertirse en un refugio para la literatura en Caracas

“Lo que pase con la Cota 905 dependerá de los que hoy dirigen las instituciones policiales y de justicia en el país. Si, por ejemplo, los policías que hicieron el operativo y sacaron a el Koki y se han mantenido durante un tiempo se llegan a ir de allí, pueden regresar otros miembros de la banda y retornar a lo mismo que ocurría antes. Puede surgir también otra banda delictiva o una banda de la Vega podría tomar el control por su cercanía”, señala el abogado.

El profesor de la UCV espera que la presencia policial se consolide en la zona donde mantenía operaciones el criminal, y también exhorta a que se aborde el problema de fondo, pues ultimar al líder de una pandilla no es solucionar el problema que viene con la delincuencia organizada.

El Observatorio Venezolano de Violencia (OVV) reportó en su Informe Anual que en 2021 ocurrieron 11.081 muertes violentas en el país, que incluyen homicidios, resistencia a la autoridad, averiguaciones de muertes y desapariciones.

Leer más  Anuncian reinicio de operaciones en el aeropuerto de Trujillo para enero de 2023

De ese total, la región Capital, donde operan algunas de las bandas más importantes del país, fue la entidad más violenta con 77,9 muertes violentas (por cada 100 mil habitantes), duplicando la tasa nacional, que es de 40,9. Desde 2019, Distrito Capital ha mantenido la tasa más alta del país.

En Venezuela aún se mantienen activas más de 40 bandas delictivas pese a la muerte de Carlos Revette, alias el Koki
Foto: EFE

La acción tardía del Estado contra el crimen organizado

El régimen de Nicolás Maduro emprendió desde hace algunos días un operativo para desintegrar a una de las bandas más importantes que existen en Venezuela. El por qué realizar la acción hacia algunos grupos criminales luego de años de impunidad es una interrogante que sigue aún sin responder, señala el profesor Izquiel.

Sin embargo, él cree que pudo haberse roto alguna alianza entre el grupo de Carlos Revette y otros con poder, que originó su búsqueda y posterior asesinato. “Probablemente estén buscando dar sensación de gobernabilidad en esta coyuntura tan difícil. Si bien se actúa contra algunas megabandas de esta forma, hay otras que gozan de impunidad contra las cuales no se producen estos operativos. No sabemos por qué actúan de una manera con unos y con otros no”, agrega el abogado.

El experto en materia penal y criminal expresa que la mayoría de los planes de seguridad implementados por el Estado no han funcionado. Explica que se implementaron más de 20 durante los últimos 22 años, en los cuales han pasado 17 personas por el ministerio de Interior y Justicia, sin un éxito consistente y que perdure.

“Sí se han presentado planes y se han ejecutado planes que han presentado prejuicios en el tema delictivo y uno de ellos son las zonas de paz, el Koki es hijo de ellas, al igual que otros criminales que lideran pandillas a los cuales se les entregó un territorio libre de policía y cuerpos de seguridad, sin saber a cambio de qué, lo que terminó afectando gravemente a las comunidades”, completa.

Leer más  Tamara Adrián entró al Salón de la Fama del Victory Institute por su labor como activista LGBTIQ+
En Venezuela aún se mantienen activas más de 40 bandas delictivas pese a la muerte de Carlos Revette, alias el Koki

Tratar el problema de fondo para acabar con la delincuencia organizada

Para el profesor de la UCV, la situación sobre la delincuencia organizada es un problema que, de raíz, tiene que ver con las condiciones sociales del país, que permiten que existan bandas, megabandas y delincuencia organizada. La pobreza, deserción escolar, embarazo precoz, la familia desestructurada, infancia abandonada, adicción a las drogas, policías perpetradas por la corrupción y la impunidad permiten crear un panorama idóneo para la proliferación de delincuentes.

En Venezuela tiene que abordarse el tema de la criminalidad de fondo, de manera profunda, para eso tendrían que arreglarse los problemas sociales que generan la delincuencia, que se ha empeorado con los años. Hay que solucionar la corrupción policial y su mala operatividad, la impunidad en el sistema de justicia y las cárceles como escuelas de delincuencia”, dice Luis Izquiel.

Otro factor que él considera idóneo tratar de manera inmediata por el Estado es la atención a los sectores populares y las barriadas del país. El abogado Izquiel considera que hay que retomar la presencia en los sectores, no de manera parcial, sino permanente, para brindar seguridad a las zonas, que suelen estar dominadas por bandas.

Mientras la situación de fondo no cambie, continuarán existiendo personas dedicadas a la delincuencia, como pasó con el Koki. Por ende, seguirá la desidia para las personas que habitan las zonas en las cuales estos grupos delictivos tienen el poder en Caracas, o cualquier otra zona de Venezuela.

Noticias relacionadas