• La Policía Civil de Brasil abrió una orden de captura contra Sadraqui de Freitas y Nathan Assis de Oliveira, ambos creadores de una empresa llamada Alpha Consultoría, con la que se apoderaron de forma fraudulenta de más de 43 millones de dólares

Las estafas con criptoactivos se continúan perpetrando en Latinoamérica. Recientemente, las autoridades brasileñas abrieron una investigación en contra de una asociación criminal responsable de causar perjuicios económicos a miles de inversores. 

La Policía Civil de Brasil dio a conocer que están tras la búsqueda de Sadraqui de Freitas y Nathan Assis de Oliveira, creadores de una empresa llamada Alpha Consultoría. 

Según las investigaciones, ambos sirvieron como vehículo para estafar a más de 2.000 personas con la promesa de que tendrían rendimientos de 30 % mensual en inversiones con criptomonedas.

De acuerdo con el comunicado de la policía, Alpha Consultoría fue creada en febrero de 2021. Dos meses después de recibir el dinero de los inversionistas, la empresa comenzó a retrasar el pago de las ganancias de los clientes con el argumento de que una corredora había “bloqueado indiscriminadamente” las cuentas.

Sin embargo, la investigación policial determinó que el supuesto bloqueo nunca existió y que los montos disponibles en las cuentas de la empresa eran muy bajos como para cumplir con los compromisos económicos. 

En total, las autoridades calculan que los presuntos delincuentes se apoderaron de 200 millones de Reales Brasileños; equivalente a 43 millones de dólares, según corroboraron los agentes por los movimientos en las cuentas bancarias privadas de los dos socios.

Leer más  Luis Oliveros: Privatizaciones demuestran que el régimen se está manejando con pragmatismo
criptomonedas

Operación de búsqueda

Luego de descubrir la estafa, la Policía de Brasil lanzó un operativo al que llamaron Operación Aria, en la que fueron tras la búsqueda de Freitas y Oliveira en varias de sus propiedades. Hasta el momento, no han dado con su paradero. 

En la misiva, las autoridades detallan que uno de los socios tiene 30 antecedentes penales por peculado, organización delictiva, asociación delictuosa, blanqueo de capitales y delitos contra la economía popular, mientras que el otro tiene 24 antecedentes por los mismos delitos.

A pesar de los antecedentes penales de Sadraqui de Freitas y Nathan Assis de Oliveira, ninguno ha sido arrestado con anterioridad. 

¿Qué es una estafa piramidal o esquema Ponzi?

Según la definición de la Comisión Nacional de Valores de Colombia (CNV), una estafa piramidal se da cuando las personas estafadoras afirman que pueden convertir una pequeña inversión en grandes beneficios en un corto periodo de tiempo. Sin embargo, el esquema solo puede crecer o reproducirse si se incorporan continuamente nuevos participantes.

“Las personas estafadoras que están detrás de estos esquemas fraudulentos suelen hacer todo lo posible para que sus programas parezcan planes legítimos de marketing multinivel o programas de referidos. Los esquemas piramidales acaban por desmoronarse cuando resulta imposible reclutar nuevos participantes, lo que puede ocurrir rápidamente”, indica la comisión.

El también llamado esquema Ponzi tiende a colapsar cuando demasiados inversores intentan sacar su dinero al mismo tiempo.

“Estas empresas se caracterizan por realizar diversos ofrecimientos de inversiones en criptomonedas, créditos, fondos de inversión no regulados, divisas y otros, asegurando rendimientos mensuales o anuales extraordinarios”, advirtió la CNV de Argentina.

La estafa lleva el nombre debido a Carlo Ponzi, un inmigrante italiano que llegó a Estados Unidos en 1903. A finales de la década de 1910 y a principios de los años 20 convenció a miles de personas para que invirtieran en un complejo plan con sellos de correos.

El 1° de noviembre de 1920 Carlo Ponzi fue declarado culpable de fraude y se le condenó a cinco años de prisión. Salió tres años más tarde y le condenaron a nueve más. Luego, fue deportado a Italia en donde intentó practicar el mismo esquema pero sin suerte.

Criptomonedas: casos más recientes de estafas

El 4 de abril de 2022, la Interpol detuvo en Republica Dominicana a Leonardo Cositorto, CEO de Generación Zoe. Las autoridades trabajan para que se autorice su traslado a Argentina, en donde está imputado por asociación ilícita y estafa.

Leer más  Los países que han aprobado la baja laboral por dolor menstrual

Cositorto se encontraba prófugo desde febrero de 2022, cuando huyó del país suramericano luego de que la Fiscalía emitiera una orden de captura internacional en su contra y otras ocho personas vinculadas con la organización de inversiones, acusada de operar bajo un esquema piramidal. 

De acuerdo a un comunicado publicado por la Fiscalía de Instrucción del segundo turno de Villa María (provincia de Córdoba, Argentina), Cositorto estaba alojado en un hotel de la localidad de Santo Domingo, capital de República Dominicana.  

El esquema Ponzi ideado por Cositorto ofrecía múltiples fuentes de ingresos que iban desde un 7,5 % a 10 % mensual, con rendimientos en dólares. El CEO de la compañía operaba con su propia criptomoneda llamada Zoe Cash, mercados de capital, trading, divisas, equipos de fútbol y otros negocios.   

Generación ZOE realizaba esas actividades a pesar de estar registrada como una empresa “constructora, comercializadora inmobiliaria y hotelera”. Esto según el Boletín Oficial de la República Argentina. 

Foto: cortesía.

En febrero de 2022, el estadounidense Zachary Horwitz, actor de películas de ciencia ficción y terror de bajo presupuesto, mejor conocido como Zach Avery, recibió una condena de 20 años de prisión por ser el responsable de una estafa piramidal millonaria en Hollywood, Estados Unidos. 

Leer más  ¿Qué países de Latinoamérica registran casos de hepatitis aguda?

La estafa consistió en convencer a sus inversionistas de que el dinero estaba destinado a acuerdos que podía obtener con las plataformas de streaming HBO Max y Netflix, los cuales resultaron ser falsos. 

Lo estafado por Horwitz fueron al menos 650 millones de dólares robados a personas involucradas en la industria del entretenimiento estadounidense.

Las personas que se dedican a este tipo de fraudes atraen a inversionistas con la promesa de grandes ganancias. En este sentido, se recomienda tener preocupación ante cualquier oferta de inversión y tomar en cuenta la trayectoria y confiabilidad de la empresa.

Noticias relacionadas