• Los feligreses asisten a la Basílica de Santa Teresa, en el centro de Caracas, la cual está abierta a su máxima capacidad. La última misa se celebrará a las 4:00 pm en la plaza Diego Ibarra y será oficiada por el cardenal Baltazar Porras

Después de dos años en los que las iglesias estuvieron vacías durante Semana Santa debido a la pandemia del covid-19, devotos del Nazareno de San Pablo regresaron este miércoles 13 de abril a la Basílica de Santa Teresa, en el centro de Caracas, para asistir a las tradicionales misas. El templo permanece abierto a su máxima capacidad para recibir a los feligreses, como verificó el equipo de El Diario durante un recorrido por el lugar.

“Es una tradición familiar para renovarse con la fe y la esperanza que todos tenemos”, expresó Gladys Isturiz, devota del Nazareno. “Es una tradición. Desde que tengo memoria siempre acostumbramos venir a esta misa”, dijo Mileidy Montilla, otra de las devotas que asistió a la eucaristía.

Leer más  INAC autorizó vuelos desde Venezuela hacia Brasil e Irán

Para las misas, las autoridades eclesiásticas adornaron la Basílica de Santa Teresa con las tradicionales orquídeas moradas. Los feligreses asistieron desde horas de la mañana para ingresar, generando una larga cola que se extendió por los alrededores del templo.

“Yo le tengo mucha fe. Le pido todos los días al Nazareno que termine la pandemia y que volvamos a la Venezuela libre y bonita”, expresó Hilda Delfín, una de las personas que esperaba para ingresar a la Iglesia.

Continúa el Miércoles Santo

La última misa, antes de la procesión, se celebrará a las 4:00 pm en la plaza Diego Ibarra, oficiada por el Cardenal Baltazar Porras.

Plaza Diego Ibarra. Foto: @agusfran

Posteriormente, a las 5:30 pm, el Nazareno saldrá en procesión tradicional por el centro de Caracas. En 2020 y 2021 la imagen recorrió la ciudad a bordo del papamóvil, debido a la pandemia del covid-19.

Leer más  Alerta por potencial ciclón en Venezuela: ¿qué hacer antes, durante y después de este fenómeno?

A pesar de que estos actos religiosos se retoman después de dos años, las autoridades recuerdan que la pandemia aún persiste, por lo que recomiendan a los devotos el uso del tapabocas durante las misas y procesiones.

Noticias relacionadas