• Dos meses después de su reapertura, la embajada estadounidense en La Habana comenzó a procesar las primeras solicitudes de cubanos con cita previa. La cantidad de trámites diarios será limitada, aunque significativa, ya que antes solo se podía realizar en Guyana

La Embajada de Estados Unidos en Cuba reanudó este martes 2 de mayo de 2022 su emisión de visas para inmigrantes. Esto representa un avance para los habitantes de la isla, quienes podrán hacer el trámite nuevamente tras cuatro años de cierre de la sede diplomática.

De acuerdo con la agencia AFP, en la mañana fueron atendidos los primeros usuarios en el edificio de la embajada, en La Habana. El encargado de negocios estadounidense, Timothy Zúñiga-Brown, ya había adelantado el 3 de marzo de 2022 que se retomarían paulatinamente algunos servicios de visado, aunque sin especificar la fecha. En su momento, aclaró que se atenderá un número limitado de personas, previa cita.

Durante los años que estuvo cerrada la sede de La Habana, las visas para los migrantes cubanos se tramitaban en la embajada estadounidense en Georgetown, Guyana. En un comunicado en su página web, indicó que el Centro Nacional de Visas seguirá operando también en ese país, mientras se restituyen las operaciones.

Los servicios de visado de inmigrante son una vía segura y legal para la reunificación familiar. La Embajada de los Estados Unidos en La Habana espera programar citas limitadas para algunas categorías de visas de inmigrantes tan pronto como sea posible, mientras que también da prioridad a todos los servicios de rutina a los ciudadanos estadounidenses”, expresó.

Descongelando relaciones

Durante décadas, Estados Unidos y Cuba tuvieron una relación tensa, marcada por estar en bandos diferentes durante la Guerra Fría. Incluso tras la caída de la Unión Soviética, se mantuvo la línea dentro del régimen de Fidel Castro de considerar a Washington como el principal enemigo de su revolución.

Leer más  #TeExplicamosElDía | Martes 28 de junio

No fue hasta la llegada de Barack Obama a la Casa Blanca que la situación cambió. El 17 de diciembre de 2014 se hizo pública una serie de conversaciones con el mandatario Raúl Castro, con el fin de establecer relaciones diplomáticas. Entre los acuerdos llegados con la intermediación del Vaticano, estuvo la apertura de embajadas en sus territorios, así como una cuota de 20.000 visas al año para los inmigrantes cubanos.

Foto: Cortesia

Las negociaciones duraron hasta 2018, cuando fueron suspendidas por la Administración de Donald Trump. Meses antes, en septiembre de 2017, el gobierno republicano ya había cerrado su embajada tras denunciar una serie de incidentes con sus diplomáticos. En ese momento todos los servicios migratorios para cubanos se desplazaron a México, y posteriormente a Guyana.

Finalmente, la posición respecto a Cuba volvió a cambiar con la llegada a la presidencia de Joe Biden en 2021. Aunque mantiene las críticas hacia la falta de libertades y democracia del régimen de Miguel Díaz-Canel, su política exterior es más similar a la de Obama. En este sentido, y tras solicitar una revisión del diálogo congelado con La Habana, el 3 de marzo de 2022 Zúñiga-Brown anunció la reapertura de la embajada. Más que una señal de acercamiento político, indicó que el regreso del personal obedece precisamente a la necesidad de atender la gran cantidad de solicitudes de visa acumuladas.

El síndrome de La Habana

La razón del cierre de la embajada estadounidense en La Habana es bastante inusual. El 29 de septiembre de 2017 el Departamento de Estado norteamericano retiró a la mitad de su personal diplomático, luego de que 21 de sus miembros sufrieron problemas de salud repentinos. Los afectados presentaron dolores de cabeza, náuseas y vértigos, así como pérdida parcial de audición. 

Leer más  ¿En qué países de América Latina se ha despenalizado el aborto?

La misteriosa enfermedad ameritó una investigación, en la que se descartó que tuviera un origen natural. La Agencia Central de Inteligencia (CIA, por sus siglas en inglés) elaboró un informe en el que bautizó el caso como “Síndrome de La Habana”, y barajó la posibilidad de que se tratara de un ataque perpetrado con algún tipo de arma nueva. Una teoría que cobró fuerza luego de que otros diplomáticos estadounidenses y canadienses padecieran los mismos síntomas en otras embajadas en Ginebra (Suiza) y Berlín (Alemania).

Foto: Cortesía

En 2020, las Academias Nacionales de Ciencias de Estados Unidos determinaron que la exposición a un ataque de microondas era la causa más probable del síndrome. Aunque la CIA consideró inicialmente la posibilidad de una agresión por parte de espías rusos o chinos, posteriormente la desechó ante la falta de evidencias. Eso no impidió que el gobierno de Trump acusara públicamente a Cuba, que negó cualquier responsabilidad.

“Hasta que el gobierno de Cuba pueda asegurar la seguridad del personal del gobierno de Estados Unidos, nuestra embajada se reducirá a personal de emergencia”, declaró un funcionario en 2017 a la cadena BBC. El entonces secretario de Estado, Rex Tillerson, aclaró que Estados Unidos mantendría sus relaciones diplomáticas con la isla a pesar del incidente; sin embargo, en octubre de 2018, la embajada cerró completamente, suspendiendo sus servicios.

Leer más  ¿Qué operaciones áereas restrigió el INAC ante la llegada del potencial ciclón tropical dos a Venezuela?

Ola de migraciones

Una de las principales razones por las que el gobierno de Biden retoma la emisión de visas es para regular el enorme flujo migratorio cubano hacia Estados Unidos. Tras el cierre de la embajada hace cuatro años, el número de balseros e inmigrantes indocumentados aumentó considerablemente. Un hecho que el portal France24 compara con el “Éxodo de Mariel”, ocurrido en 1980. En ese momento el régimen de Castro autorizó la salida de migrantes desde Puerto Mariel, quienes se lanzaron al mar en embarcaciones precarias con destino a Miami, Florida.

Sin embargo, ahora el éxodo ocurre por tierra, a través de Centroamérica. La situación económica y social de Cuba parece haberse vuelto a deteriorar tras la pandemia, por lo que miles de personas viajan a México con el fin de incorporarse a las caravanas de migrantes provenientes del sur. Grupos en los que también figuran venezolanos, así como haitianos, salvadoreños o guatemaltecos, entre otras nacionalidades. De acuerdo a la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) de Estados Unidos, más de 78.000 cubanos cruzaron la frontera sur entre octubre de 2021 y marzo de 2022. 

El régimen de Díaz-Canel ha acusado a Washington de incentivar la ola de migraciones. Por eso, la implementación del visado podría ayudar a los cubanos a tramitar sus viajes legalmente. Zúñiga-Brown aseguró que tendrán prioridad las solicitudes de visa IR5, es decir, aquellas tramitadas por personas mayores de 21 años de edad que ya tengan la ciudadanía, y que deseen que sus padres ingresen al país.

Noticias relacionadas