• La situación legal es una de las principales preocupaciones de miles de migrantes que viven en Perú. Ellos fueron sancionados con multas, que según denuncian, no pueden pagar. Esta sanción fue por exceso de permanencia y por no renovar la residencia antes de su vencimiento. Foto principal: Natalia Cordoves

La situación legal de miles de venezolanos en Perú está en riesgo. La incertidumbre, desesperación y estrés se apoderaron de quienes fueron sancionados por la Superintendencia Nacional de Migraciones con multas que, según denuncian, son imposibles de pagar de acuerdo con el sueldo que perciben en el país andino.

Tal es el caso de Marbi Pérez, una migrante venezolana que llegó a Perú en el año 2018. Desde el primer día buscó la forma de regularizar su situación migratoria para acceder a mejores oportunidades laborales.  Una vez que obtuvo el carnet de extranjería sabía que cada año debía renovar su residencia en el país y realizar los pagos correspondientes.

En julio del año 2021 realizó el pago de su prórroga de residencia, unos siete dólares al cambio aproximadamente. Ella hizo el trámite a tiempo y por falta de computadora e Internet, le pidió el favor a una amiga para que la ayudara a enviar el comprobante de pago a Migraciones a través de la agencia virtual habilitada por la institución para realizar esta solicitud.

Un descuido de su amiga y de su parte desencadenó una situación en la que hasta el día de hoy Marbi sigue contabilizando días por su residencia vencida, lo que genera una multa impagable que según contó para El Diario, la obligará a regresar a su natal Venezuela, ya que esta sanción a la fecha se sigue contabilizando y supera los 2.500 dólares.

Marbi explicó que no hizo seguimiento de su trámite en el momento oportuno y que por su embarazo la prioridad y toda su atención estaba centrada en el bebé que traería al mundo. No fue hasta que acudió a una agencia bancaria para realizar un trámite que tuvo conocimiento que su residencia en el país no estaba vigente, pues el trabajador de la entidad financiera rechazó su pedido por no estar al día con Migraciones.

Esta situación me parece muy injusta y yo ya agoté todos mis recursos. Ni siquiera porque tengo una hija peruana han tenido un tipo de consideración. Me da mucha rabia estar pasando por esto, yo siempre he estado al día con todo y para mí es imposible pagar esa multa trabajando de lo que trabaje, no puedo”, contó Marbi Pérez para El Diario.

Al enterarse que su amiga no envió el voucher a tiempo, explicó la situación a Migraciones, envío toda la documentación sustentando lo sucedido e hizo el esfuerzo para pagar la multa que tenía a la fecha de unos 130 dólares. Ella realizó el pago, pues asegura que siempre buscó la forma de estar legal en Perú. Sin embargo, no sabía que para realizar el pago de la multa había una fecha establecida y presentó este fuera del límite. Es por ello que el pago no fue aceptado y a la fecha sigue acumulando una multa que incrementa cada día.

Leer más  #TeExplicamosLaSemana | Domingo 3 de julio

Desinformación y sanción

Mariela López* es venezolana, vive en Perú desde el año 2017 y contó que no tiene planes de irse del país. Es por ello que cada año realiza el trámite para renovar su residencia. En 2021 cuando solicitó la prórroga y se la aprobaron por un tiempo determinado, por lo que meses después debía realizar nuevamente el trámite.

Con la emergencia sanitaria provocada por el covid-19 en Perú y el fallecimiento de su padre (precisamente a causa del virus), olvidó renovar la residencia y esta gestión pasó a segundo plano. Recordó que debía realizar este trámite cuando fue a comprar una línea telefónica y no pudo hacerlo por tener la residencia vencida.

Ella fue hasta las oficinas de Migraciones para que le explicaran qué debía hacer para estar nuevamente de forma regular en Perú. Contó que el trato de los funcionarios de la institución no fue el mejor y aseguró que había cientos de venezolanos en su misma situación buscando una solución. Ese día se enteró que tenía una multa de 1.500 dólares.  

Yo tengo mi vida hecha aquí y no pienso irme en mucho tiempo, mi hija y mi esposo son peruanos. Los venezolanos multados no tenemos otra opción que quedarnos ilegales. ¿Cómo nos van a sancionar así si somos una población vulnerable que vino escapando de una crisis?”, expresó Mariela López para El Diario.

El monto de la multa se congela con el inicio de algún trámite de calidad migratoria o regularización migratoria. Es por ello que optó por el Carnet de Permiso Temporal de Permanencia (CPP), un documento oficial que se podrá solicitar hasta el 9 de julio del presente año. Esto le permitirá regularizar nuevamente su estatus migratorio.

Sin embargo, es un permiso temporal de permanencia por un año en el Perú. Este no puede ser renovado, ni solicitado una segunda vez y antes del vencimiento  Mariela deberá tramitar otra calidad migratoria. 

Hasta la fecha asegura que no tiene respuesta de la aprobación del CPP y tampoco sabe a cuánto asciende la multa que deberá pagar, pues denuncia que la desinformación es la principal causa de que miles de venezolanos estén pasando por esta situación tan complicada.

En algunos casos, esta sanción económica supera los 2.500 dólares, en unos por exceso de permanencia y en otros por no renovar la residencia antes de su fecha de vencimiento. Ellos ahora están en situación irregular, corren el riesgo de perder su residencia y trabajo y hasta podrían tener orden de salida del país, según la legislación de migraciones en Perú.

¿Por qué fueron multados los venezolanos en Perú?

El reglamento del Decreto Legislativo N° 1350 de Migraciones establece que los extranjeros en Perú tienen el deber de mantener su situación migratoria regular para la permanencia o residencia en el territorio y pagar oportunamente las tasas que le correspondan.

En el artículo 56, la norma advierte que entre las conductas infractoras pasibles de multas a los extranjeros está el exceso de permanencia al momento de salir del país, no pagar las tasas que corresponda y no solicitar la prórroga de la visa dentro del plazo de su vigencia.

Leer más  La heladería venezolana triunfa con el bati bati y otros sabores autóctonos en Buenos Aires

Estas multas se cobran con relación a la Unidad Impositiva Tributaria (UIT), un valor en soles establecido por el Estado peruano para determinar impuestos, infracciones, sanciones económicas y otros aspectos tributarios.

Sin embargo, el 16 de marzo de 2020, con la declaratoria del estado de emergencia por el coronavirus en Perú, las autoridades establecieron “suspender los plazos administrativos y la multa por exceso de permanencia en relación con la regularización migratoria además de extender el plazo de vigencia de la calidad migratoria temporal o residente ostentada por la persona extranjera, desde la entrada en vigencia hasta la culminación del estado de emergencia decretada por el Estado peruano”.

Foto: Natalia Cordoves Canache

En el año 2021 la Superintendencia Nacional de Migraciones dejó sin efecto la resolución que suspendía plazos y multas. A partir del 20 de agosto se empezaron a contar los días por exceso de permanencia y residencia vencida. Para ese año, de acuerdo con el reglamento, las multas diarias por exceso de estadía eran las siguientes:

 – Residentes 1% de la UIT por cada día S/ 44.00 (11 dólares). Esta sanción es para personas que no solicitaron la prórroga de su residencia en el plazo establecido.

– Temporales 0.1% de la UIT, por cada día de exceso en la permanencia S/ 4.40 (1.15 dólares aproximadamente) Esta multa es para las personas que superaron el tiempo de estadía autorizado por las autoridades migratorias al momento de ingresar a territorio peruano.

Una multa que aumenta cada día

Para el año 2022 el nuevo valor de la Unidad Impositiva Tributaria (UIT) es de S/ 4.600 (1.190 dólares), es decir, por cada día con residencia vencida deben pagar S/ 46.00 (12 dólares) y por exceso de permanencia S/ 4.60 (1.20 dólares) Esta multa no se aplica para niños, ni adolescentes, tampoco a solicitantes de refugio ni extranjeros en estado de vulnerabilidad.

En el caso de las personas extranjeras a quienes se les haya emitido orden de salida obligatoria por denegatoria de su solicitud de cambio o prórroga de calidad migratoria, y que se encuentren pendientes de ejecución y que no hayan optado por algún procedimiento de regularización migratoria, tienen un plazo de 15 días calendarios para abandonar el territorio nacional, de acuerdo a la ley.

¿El fraccionamiento o condonación de multa sería una solución?

Entre las soluciones brindadas por los organismos competentes, está el fraccionamiento o condonación de la multa, pero no todos pueden acogerse a esta alternativa, unos porque no califican y otros porque están en total desacuerdo con la sanción económica impuesta por Migraciones, la cual denuncian es irracional.

La resolución de Superintendencia N° 0000072-2018- Migraciones, establece un plazo para solicitar el fraccionamiento, de acuerdo a la cantidad de la multa.

Multas hasta una (1) UIT: hasta doce cuotas mensuales por el saldo de las multas.

Leer más  Una embarcación con migrantes venezolanos naufragó en las costas de Panamá

Multas por monto superior a una (1) UIT: hasta en 24 cuotas mensuales por el saldo de las multas.

El sancionado deberá completar un formulario y una declaración jurada para hacer la solicitud de fraccionamiento de multa.

De acuerdo con el artículo 194° del reglamento del Decreto Legislativo N° 1350, se establece que Migraciones se encuentra facultada para condonar la multa impuesta a personas extranjeras o nacionales, cuando se acredite la condición de vulnerabilidad que imposibilite el pago de la misma”.

Cientos de venezolanos tras conocer el monto de la multa que deben pagar, decidieron abandonar sus proyectos en Perú y regresar a su país, pues aseguran que para ellos es imposible contar con ese dinero para solventar lo que deben. Es por ello que algunos han ido a la embajada de Venezuela para inscribirse en el plan vuelta a la patria, ya que no cuentan con los recursos para irse en un vuelo comercial y ni siquiera en autobús.

Embajada de Venezuela en Perú | Crédito: cortesía

Venezolanos buscan ayuda

Ante esta situación los migrantes con multas han buscado ayuda y se han unido a iniciativas para regularizar su permanencia en Perú. Diferentes organizaciones lideradas por venezolanos y peruanos trabajan en asesorías migratorias y apoyan económicamente a los venezolanos más vulnerables para que puedan pagar la multa y su estatus en el país sea regular.

Foto: ONG Encuentros Servicio Jesuita a Migrantes

En la ONG Encuentros Servicio Jesuita a Migrantes (SJM), han brindado asesoría migratoria y acompañamiento legal a más de 5.000 venezolanos y han podido ayudar económicamente a 1.500, ellos expresaron que tienen decenas de solicitudes de ayuda, pero sus recursos son limitados, ya que son una organización sin fines de lucro.

No contar con un documento en el Perú, significa condenarte a la informalidad entre ellas la laboral. En nuestra organización concientizamos a la población y lo asesoramos con recurso para que puedan regularizar su estatus”, sostuvo Anali Briceño coordinadora de la clínica jurídica de Encuentros SJM, para El Diario.

En la ONG Encuentros SJM esperan seguir ayudando a los afectados y llegar a más personas con las asesorías que brindan para que se regularicen lo antes posible. Ellos cuentan con una plataforma virtual en la que está toda la información necesaria para que los venezolanos se orienten al momento de realizar sus trámites.

Entre la incertidumbre y la irregularidad

La comunidad de venezolanos que está multada expresó que estas sanciones son desproporcionadas y los obliga a estar en la informalidad con un estatus migratorio que le dificulta el acceso a servicios básicos como de salud, además los imposibilita de tener un empleo formal.

Mientras usted termina de leer esta nota, miles de venezolanos en Perú no saben qué pasará con su situación migratoria en las próximas semanas. Así como estos casos, hay cientos de historias de migrantes que por diversos motivos no lograron regularizar sus papeles en el tiempo establecido. Hoy se enfrentan a una situación que les produce estrés y que los aleja de su proceso de integración en la sociedad peruana.

*El nombre de la entrevistada fue modificado para proteger su identidad.

Noticias relacionadas