• Altos funcionarios de la Casa Blanca informaron que, entre las medidas consideradas, está permitir a la petrolera Chevron retomar sus negocios con PDVSA, aunque sin perforar ni exportar crudo

El gobierno de Estados Unidos busca descongelar el proceso de negociación entre el régimen de Nicolás Maduro y la Plataforma Unitaria de la oposición. Luego de un fallido acercamiento a principios de marzo en el Palacio de Miraflores, el gobierno de Joe Biden intenta incentivar al oficialismo a reincorporarse mediante la flexibilización de algunas medidas.

De acuerdo con una nota de la agencia AP, un alto funcionario de la Casa Blanca indicó que una de las acciones que se anunciará próximamente será permitir a la petrolera estadounidense Chevron reunirse con la estatal Petróleos de Venezuela S.A. (PDVSA). La corporación podrá negociar los términos de sus futuros negocios; sin embargo, como parte de las condiciones, no podría perforar pozos ni exportar crudo venezolano. Es decir, la celebración de acuerdos con el régimen venezolano aún sigue estando prohibido.

A pesar de que aún no ha habido un pronunciamiento oficial al respecto por parte del gobierno de Joe Biden, esta información también fue confirmada de forma independiente por la cadena CNN. En una conversación telefónica con funcionarios en Washington, ratificaron que se otorgó la licencia a Chevron por parte del Departamento del Tesoro. “Fundamentalmente, lo que están haciendo es permitir hablar”, indicó uno de los agentes.

Declaraciones oficiales

Estados Unidos flexibilizará algunas sanciones a Venezuela: los detalles
Juan González, asesor de la Casa Blanca para América Latina. Foto: Cortesía

Las publicaciones en la prensa parecen coincidir con las declaraciones del asesor de la Casa Blanca para América Latina, Juan González. Durante la 7° Conferencia Anual de Seguridad Hemisférica, organizada por la Universidad Internacional de Florida (FIU) el 17 de mayo de 2022, reiteró que un levantamiento progresivo de las sanciones solo será posible si hay avances en la mesa de negociación de México.

“En el caso de Venezuela está muy claro. Vamos a aliviar la presión a partir de acciones, resultados ambiciosos y concretos, que lleven a Venezuela a elecciones libres y democráticas, y solamente lo haremos de esa manera. Si hay algún tipo de atraso, de retroceso, entonces volveremos a aplicar las sanciones“, dijo.

Por su parte, desde Caracas, la vicepresidenta del régimen de Maduro, Delcy Rodríguez, también se pronunció para confirmar la noticia. “El Gobierno Bolivariano de Venezuela, ha verificado y confirmado las noticias publicadas en el sentido de que los Estados Unidos de América ha autorizado a empresas petroleras estadounidenses y europeas para que negocien y reinicien operaciones en Venezuela”, escribió en su cuenta de Twitter.

No obstante, en ningún momento se ha hablado de una reanudación de las actividades entre PDVSA y empresas extranjeras. Por el momento, la información divulgada solo se refiere al caso específico de Chevron y su licencia para reunirse con ejecutivos del régimen. 

Leer más  ¿Qué operaciones áereas restrigió el INAC ante la llegada del potencial ciclón tropical dos a Venezuela?

Libre de sanciones

De acuerdo con el reporte de AP, otra concesión de Washington sería retirar de la lista de sancionados individuales a Carlos Erik Malpica Flores. El extesorero nacional y exvicepresidente de Finanzas de PDVSA es sobrino de la diputada Cilia Flores, y desde el 3 de diciembre de 2019 está sancionado por el Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca (TIAR). Es decir, sus cuentas bancarias y bienes están congelados en sus países miembros, además de tener prohibida la entrada a sus territorios.

Malpica Flores tiene un largo historial de escándalos de corrupción que vinculan a su tía, la esposa de Nicolás Maduro. Por ejemplo, cuando la parlamentaria fue presidenta de la Asamblea Nacional entre 2005 y 2011 se reveló que había incluido al menos a 47 familiares suyos en la nómina de la institución. Uno de ellos fue su sobrino, quien además figuraba como director de Administración del Ministerio de Relaciones Exteriores, durante la gestión de Maduro. En 2014, con su tío como presidente, fue nombrado miembro de la directiva de PDVSA.

De acuerdo con el periodista Roberto Déniz, el nombre de Malpica Flores fue uno de los primeros que el grupo de Nicolás Maduro puso sobre la mesa al exigir el levantamiento de las sanciones. Esto durante la reunión sostenida en el Palacio de Miraflores con emisarios del gobierno estadounidense. Además de estar del TIAR, el exfuncionarios también fue sancionado el 30 de marzo de 2018 por Panamá, país en el que tenía múltiples empresas. Por su parte, Canadá tomó medidas similares el 15 de abril de 2019.

Leer más  ¿Cómo los usuarios antiguos del BOD pueden afiliarse en la plataforma del BNC?

Ante las críticas que provocó en redes sociales la posibilidad de que se levanten las sanciones contra el sobrino de Cilia Flores, la Plataforma Unitaria publicó un comunicado. En él, negaron categóricamente su vinculación con cualquier petición para eliminar las sanciones individuales a funcionarios del régimen en el marco del proceso de negociación. “Alcanzar cualquier acuerdo solo podría darse en la medida que se logren pasos concretos en el camino para lograr la libertad”, sentenció.

Sectores inconformes

Sin haber aún un pronunciamiento de Washington, algunos sectores de la política estadounidense ya reaccionaron contra lo que, consideran ellos, es un levantamiento de las sanciones. Uno de ellos fue el senador republicano Marco Rubio, quien se refirió también a la reciente apertura de la Embajada de Estados Unidos en Cuba. “Biden continúa su esfuerzo por apaciguar a los dictadores comunistas antiestadounidenses”, opinó.

Las críticas también se generaron incluso desde el propio lado de los demócratas. u0022Si estamos promoviendo en Ucrania el respeto a la ley internacional, la democracia y los derechos humanos, no podemos mandar otro mensaje en nuestro hemisferiou0022, declaró el presidente del Comité de Exteriores del Senado, Bob Menéndez.

Por su parte, la Organización de Venezolanos Perseguidos Políticos en el Exilio (Veppex) también rechazó la flexibilización de las sanciones. En un comunicado, el presidente del grupo radicado en Miami (Florida), Antonio Colina, pidió al presidente Biden reconsiderar la medida y escuchar a sectores de la oposición diferentes de la Plataforma Unitaria. Esto a pesar de que la alianza política reiteró que no tiene nada que ver con esa decisión. 

“Es muy decepcionante pensar en que se retiren sanciones y nombres de la lista de sancionados del Departamento del Tesoro, solo porque (Nicolás) Maduro lo exige”, aseguró Colina.

Relación con altibajos

Estados Unidos flexibilizará algunas sanciones a Venezuela: los detalles
Foto: AFP

En octubre de 2021, Estados Unidos extraditó al empresario Alex Saab, acusado de lavado de dinero y estrechamente vinculado al régimen de Maduro. Esto desató la indignación del oficialismo, que desde hacía meses había emprendido una campaña por su liberación que incluyó su nombramiento como diplomático y su inclusión unilateral en el diálogo de México. Tras esto, el líder de la fracción, Jorge Rodríguez, anunció su retirada de la mesa hasta nuevo aviso. 

Leer más  Onda tropical en la costa de Venezuela: lo que se conoce

El gobierno estadounidense siempre instó a ambas partes a retomar el proceso de México; sin embargo, no hubo voluntad por parte del oficialismo, que seguía enfrascado en la liberación de Saab. El panorama cambió el 5 de marzo de 2022, cuando un grupo de diplomáticos estadounidenses viajó a Caracas para reunirse con Maduro. Esto en el marco de la invasión a Ucrania y la necesidad de buscar fuentes de combustible alternativas al petróleo y gas ruso.

Aunque en un principio se pensó que el propósito del encuentro tenía previsto precisamente negociar un acuerdo energético con Venezuela, esto fue desmentido por el propio Juan González. Indicó que en sus conversaciones se buscó establecer una vía de comunicación para la liberación de presos políticos estadounidenses, así como allanar el camino para la reanudación del diálogo con la Plataforma Unitaria.

Días después, Maduro confirmó el encuentro con funcionarios estadounidenses. Casi de inmediato, insinuó una restitución de las negociaciones. “Hemos decidido reactivar con mucha fuerza el proceso de diálogo nacional, con todos los factores sociales, políticos, económicos, religiosos y culturales del país. El diálogo de México recibió un golpe tremendo, pero si estamos pidiendo diálogo para el mundo, tenemos que dar el ejemplo”, dijo.

Pero la realidad estuvo lejos de ser así. Más allá de la liberación de dos ciudadanos estadounidenses, el régimen no cumplió con los acuerdos de aquella reunión en Miraflores. Dos meses después, todavía no hay señales de un acercamiento con la Plataforma Unitaria ni voluntad de volver a México. Por el contrario, el canciller Félix Plasencia, quien intermedió en las conversaciones de marzo, fue reemplazado recientemente por el exembajador de Rusia, Carlos Faría. Por lo que el futuro del proceso de México ahora solo queda en manos de la respuesta que pueda tener el régimen al nuevo gesto de la Casa Blanca.

Noticias relacionadas