• El ministro de Seguridad de Argentina informó que uno de los tripulantes del vuelo procedente de Caracas es miembro de las Fuerzas Quds, consideradas por Estados Unidos como un grupo terrorista. La Fiscalía de ese país indicó que abrirá una investigación

El ministro de Seguridad de Argentina, Aníbal Fernández, confirmó que uno de los tripulantes del avión venezolano retenido en el aeropuerto de Ezeiza es un miembro de la Guardia Revolucionaria Islámica de Irán. Su declaración ocurrió el 13 de junio durante una entrevista para el canal Net TV.

Aclaró que al momento del aterrizaje, ninguno de los 17 tripulantes, 12 venezolanos y 5 iraníes, poseía alerta roja de Interpol ni ninguna otra restricción. “Con posterioridad al ingreso, se recibe por distintos canales información de organismos extranjeros que advertía sobre la pertenencia de parte de la tripulación con empresas relacionadas a la Fuerza Quds”, declaró.

La Fuerza Quds es una división de la Guardia Revolucionaria iraní especializada en operaciones de inteligencia y guerra asimétrica. También llevan a cabo misiones internacionales de apoyo a milicias de Líbano, Yemen, Palestina e Irak. Por su parte, la  Guardia Revolucionaria es una organización paramilitar que sirve directamente al líder supremo de Irán, y que es considerada por países como Estados Unidos, Arabia Saudita y Bahrein como un grupo terrorista.

Tripulante sospechoso

Fernández no indicó en su entrevista cuál de los cinco iraníes está vinculado a la Fuerza Quds. No obstante, medios de comunicación locales revelaron la lista de tripulantes, donde destaca Gholamreza Ghasemi, presunto comandante de la nave. De acuerdo con el experto en seguridad y defensa Andrei Serbin Pont, su nombre y foto coinciden con las de un agente de alto rango de esta organización.

Indicó que Ghasemi es además administrador de la aerolínea Fars Air Qeshm. Esta se encuentra sancionada por el Departamento del Tesoro de Estados Unidos por presuntamente emplear sus aviones de carga para el tráfico de armas entre la Guardia Revolucionaria y grupos de otros países. No obstante, más allá de la información en su pasaporte, poco se sabe sobre el Ghasemi que está en Argentina.

Serbin agregó que Fars Air Qeshm es conocida por el uso de aviones Boeing 747 en sus actividades. Precisamente el mismo modelo del avión venezolano de matrícula YV3531 retenido. De hecho, desde el año 2020 se tienen varios reportes de vuelos de esta aerolínea que han aterrizado en terminales aéreas de Venezuela. 

Leer más  Crimen en Cumaná: mujer golpeó y quemó con agua caliente a su pareja

Varados en Argentina

El 6 de junio de 2022 llegó a la ciudad de Córdoba un Boeing 747-3B3(M) procedente de Caracas. Este pertenece a la empresa Emtrasur, la rama de transporte de carga de la aerolínea estatal Conviasa; sin embargo, reportes del gobierno argentino indicaron que el avión es arrendado de la compañía iraní Mahan Airlines, que al igual que Fars Air Qeshm, también está sancionada por Estados Unidos.

El ministro Fernández reveló el caso el 10 de junio. Indicó que la nave estuvo en Ezeiza por mal tiempo, pero cuando se dispuso a regresar a Caracas, se encontró con que las autoridades de Uruguay le habían negado el permiso de volar en su espacio aéreo. Por ese motivo se desviaron al aeropuerto internacional de Ezeiza. Posteriormente llegaron los informes de inteligencia que llevaron a confiscar los pasaportes de la tripulación.

Afirmó que también hubo irregularidades como que el número de tripulantes era diferente al declarado por la aerolínea, al igual que sus identidades. Agregó que en el procedimiento participaron funcionarios de Migración y Aduanas, así como de Seguridad Aeroportuaria y la Policía Federal de Argentina.

Leer más  Publicaron lista de sustancias prohibidas en competiciones

Fuentes declararon al portal Infobae que el avión tenía una carga de autopartes debidamente registrada. Aunque hicieron varias inspecciones, no encontraron nada sospechoso.

Investigación en curso

Lo que se sabe sobre el avión venezolano con tripulantes iraníes que fue inmovilizado en Argentina
Foto: Cortesía/Referencial

El avión venezolano-iraní causó controversia en la política argentina. Por ejemplo, dos diputados del Congreso argentino solicitaron el 12 de junio ante un tribunal que se abra una investigación sobre el caso. Gerardo Milman y Ricardo López Murphy pidieron abrir una causa contra los directivos de todos los organismos que participaron en el procedimiento, por la presunta comisión de “delitos de acción pública”.

La solicitud fue hecha al juez Federico Villena, quien antes ya había ordenado retener los pasaportes de la tripulación, además de rechazar una solicitud de habeas corpus interpuesta por sus abogados. En paralelo, la fiscal federal Cecilia Incardona indicó que existen elementos suficientes para abrir una investigación penal del caso. No obstante, solicitó al tribunal que se mantenga bajo secreto de sumario, es decir, de manera privada, para evitar filtraciones de información.

Mientras tanto, los 17 tripulantes del vuelo están alojados en un hotel de Buenos Aires. Fernández aclaró que no están detenidos ni se ha violado su derecho a la libre movilidad. En el caso de los venezolanos, pueden regresar a su país en otro vuelo, siempre y cuando no sea de Emtrasur. Solo los iraníes están limitados por la retención de sus pasaportes por 72 horas, mientras se verifica con organismos internacionales su posible conexión con grupos terroristas.

Asunto regional

El gobierno de Paraguay se pronunció este lunes para declarar su participación en la retención del avión en Argentina. En una entrevista al canal C9N, el ministro de Interior paraguayo, Federico González, indicó que su gobierno emitió la alerta en coordinación con Estados Unidos y otros países de la región.

Leer más  Así será la recarga de litros de gasolina subsidiada en el mes de octubre

Por su parte, Fernández declaró que de acuerdo con los registros de la empresa, esta es la segunda vez que el Boeing 747 de Emtrasur/Mahan hace un vuelo de este tipo. La primera fue precisamente a Paraguay, tomando luego rumbo hacia Centroamérica. Al respecto, Gonzáles dijo que ese vuelo ocurrió entre el 13 y 16 de mayo de 2022 en Ciudad del Este, ubicada en la triple frontera con Argentina y Brasil. 

El funcionario paraguayo afirmó que el hecho de tener tripulantes iraníes y provenir de una aerolínea sancionada levantó sospechas, por lo que reportaron el asunto a Washington y a las autoridades de otros países latinoamericanos. “Se tomaron los recaudos y se alertó a los otros servicios de inteligencia de la región, y a consecuencia de eso es que Argentina y otros países tomaron medidas también”, dijo. Agregó que su país está en constante monitoreo de los vuelos que llegan a Suramérica desde Teherán.

Ni el régimen de Nicolás Maduro ni el gobierno de Irán han declarado oficialmente sobre el tema hasta el momento. El que sí se pronunció fue el presidente interino, Juan Guaidó. Indicó que los nexos entre el chavismo y la teocracia islámica iraní representan una amenaza para la región, pues sirve de puente para la entrada a Latinoamérica de grupos radicales. “Apoyar a la dictadura en Venezuela es también apoyar al terrorismo. Lo sucedido con el avión retenido en Argentina debe alertar a las democracias del mundo”, declaró.

Noticias relacionadas