• La atleta conversó sobre su regreso deportivo en exclusiva para El Diario tras pasar varios años fuera de competencia y cómo ha sido su vuelta al mar

La apnea es un deporte que consiste en sumergirse varias decenas de metros sobre el nivel del mar y resistir durante largos minutos a medida que siguen descendiendo. En Venezuela hay grandes figuras como Carlos Coste, Antonio del Duca, Karla Méndez, por mencionar algunos.

Iru Balic también forma parte de ellos, esta venezolana sigue logrando récords bajo el agua y superando barreras.

Balic recientemente quedó en la tercera posición de la AIDA Freediving World Cup, que se celebró entre el 16 y 22 de mayo en Egipto. Además, la atleta venezolana impuso un récord nacional femenino con 53 metros en la modalidad de bialetas.

La apnea es un deporte donde se retiene el aire de forma espontánea y, dependiendo de la modalidad, el atleta debe bajar varios metros hacia el fondo del mar con diferentes tipos de aletas. 

Balic participó en dos modalidades: en la de monoaletas o peso constante, que es similar al movimiento de una sirena, y en la de aletas, en las que el atleta tiene una aleta en cada una de sus piernas.

En la modalidad de monoaletas hizo -66 metros y en la de aletas -53 metros que la posicionaron en el tercer lugar. En el primer lugar quedó Irene Vanova de República Checa y en segunda posición la alemana Jennifer Wendland.

La venezolana relató en exclusiva para El Diario que buscaba tener el récord en ambas categorías y estuvo un poco frustrada por no lograrlo, aunque después de observar que había quedado en la tercera posición valoró bastante su premiación.

Leer más  El pueblo tachirense San José de Bolívar buscará ser la zona azul de Venezuela

El récord de la categoría de peso constante en la rama femenina es de la venezolana con -73 metros que obtuvo en 2013 en Honduras.

“Cuando terminó la competencia noté que no tenía el otro récord y uno como atleta se pone tanto peso encima estaba triste. Asistí a la premiación, sin sentir que había logrado todo lo que quería, pero cuando me llamaron para premiarme me di cuenta que lo hice mucho mejor de lo que pensé”, recordó Balic.

Una vida bajo el mar

Iru Balic, la apneista venezolana que regresó para imponerse bajo el mar
Iru Balic

Iru Balic nació el 19 de abril de 1986 en Caracas. Su padre era pescador artesanal, por lo que, desde pequeña, el mar fue parte importante de su vida. Su sueño era hacer buceo con tanques (scuba diving), pero luego de la tragedia de Vargas en 1999, su familia no podía costear los gastos de esa disciplina.

Carlos Coste, venezolano con 12 marcas mundiales en Apnea, era amigo de sus padres y le recomendó hacer un curso introductorio en la Universidad Central de Venezuela (UCV) para el buceo de tanques. Allí se dio cuenta de su amor por la apnea.

Desde allí, Balic trabajó junto a Coste y otros miembros venezolanos hasta que formó parte de la selección nacional y en 2005, con solo 18 años de edad, asistió a su primer Mundial de Apnea siendo la más joven del equipo.

Balic fue una de las mejores competidoras desde 2011 hasta 2013. Incluso fue la número 1 del ránking mundial desde mayo hasta agosto de 2013, pero luego tras la crisis en el país perdió el apoyo de los patrocinadores para continuar su carrera.

Leer más  La nueva generación de periodistas deportivos enaltece la profesión en Venezuela

“Se politizó mucho el tema de los patrocinios sobre todo de empresas nacionales y me quedé sin patrocinantes por decisión propia, porque decidí renunciar a uno porque me estaba forzando a tomar una posición política con la cual no me sentía cómoda”, comentó.

Luego de eso decidió emigrar de Venezuela y tuvo que dedicarse a su trabajo de coaching, por lo que el entrenamiento lo dejó a un lado. En 2016, intentó regresar a una competencia en Honduras y no obtuvo los resultados que deseaba, así que optó por dedicarse a enseñar a otras personas a practicar apnea y tener la esperanza de que habría otra oportunidad en el futuro.

El motivo de su regreso

Iru Balic, la apneista venezolana que regresó para imponerse bajo el mar
Foto: Iru Balic junto a su familia

La venezolana confesó que la maternidad la motivó a practicar nuevamente la disciplina. También empezó a entrenar nuevamente durante la pandemia, donde notó que su cuerpo estaba mejor preparado y se dio cuenta de que tenía mayor capacidad que antes.

“Cuando me convertí en mamá, me di cuenta de que no podemos predicar si no es con el ejemplo. Necesitaba reconectar con mi esencia y mi esencia estaba dentro del agua”, dijo.

En Catar, donde reside actualmente, fue el lugar de preparación. En el año 2020 se puso a tono físicamente tanto en la piscina como en el gimnasio. Para la competencia en Egipto, tuvo la posibilidad de viajar tres semanas antes del evento y practicar para la competición que le dio sus frutos.

Su esposo, su hija, y sus padres han sido una constante motivación y apoyo para seguir en la búsqueda de su sueño. Su madre incluso viajó desde Venezuela hacia Catar para que ella pudiera asistir a los entrenamientos y competiciones mientras cuidaba de su niña.

Leer más  El pueblo tachirense San José de Bolívar buscará ser la zona azul de Venezuela

“Mi familia es fundamental en esto. Mi esposo cree ciegamente en mí y apuesta a nosotros como familia y como atleta. Eso es una gran motivación y un sueño hacerlo representando a Venezuela”, detalló.

Balic también relató que le ha transmitido la pasión de nadar a su hija y que incluso con dos años de edad baja dos metros en el mar.

Sus siguientes retos

Iru Balic, la apneista venezolana que regresó para imponerse bajo el mar
Foto: Iru Balic

Tras más de 20 años de carrera, Balic confiesa que una de las etapas más difíciles fue quedarse sin patrocinadores para seguir compitiendo. Otro momento duro fue luego de retomar la disciplina en 2016, cuando notó que no podía seguirlo haciendo bajo el ritmo constante de trabajo, además de no poder recuperar su nivel.

La venezolana superó esos obstáculos luego de no fijarse metas tan altas y esperar cómo iba a reaccionar su cuerpo para volver a competir. La apneista solo compitió en el evento de Egipto por temas económicos y esperará la ayuda de algún patrocinante para seguir su preparación.

Iru Balic, la apneista venezolana que regresó para imponerse bajo el mar
Iru Balic

“Me gustaría volver a un mundial, cuando la parte económica me lo permita. Y me gustaría hacer un evento deportivo de apnea en Venezuela, eso sería para mi lo máximo. Porque si no hay generación de relevo ¿qué hacemos? No pretendo ser una gloria deportiva para siempre”, aseguró.

Para Balic, Venezuela es uno de los mejores lugares para entrenar apnea en playas como Chichiriviche de la Costa, en Vargas y en piscinas que sirven para esta disciplina.

“Claro que se puede, solo faltan ganas. Cuando yo empecé no tenía absolutamente nada, acabamos de perder todo en la tragedia de Vargas y le eché pichón durísimo”, expresó la atleta.

Noticias relacionadas