• El decreto flexibiliza trámites para conceder autorizaciones de trabajo y permitirá a extranjeros regularizar su situación laboral

La reforma que agiliza los trámites para la contratación laboral de extranjeros en España entró en vigor el lunes 15 de agosto de 2022. Esta medida permitirá la regularización de migrantes y abrirá las puertas de empleos para cientos de migrantes que hayan vivido al menos dos años en ese país.

El decreto flexibiliza trámites para conceder autorizaciones de trabajo y permitirá a migrantes sin papeles con dos años en España regularizar su situación si se forman a través del “arraigo para la formación”, medida que busca cubrir puestos poco demandados.

España tiene una tasa de desempleo de 13,65 %, una de las más altas en la Unión Europea. Se estima que el país mantiene 109.065 puestos de empleo sin ocupar. Además, alrededor de 69 % de los empleadores admiten tener problemas para cubrir las vacantes.

Asimismo, en junio de 2021, los trabajadores extranjeros afiliados a la Seguridad Social española eran 2,46 millones, el máximo histórico desde que se dispone de datos.

Al menos 34,8 % son originarios de la Unión Europea (UE) y el resto proceden de países extracomunitarios. Entre los latinoamericanos, los más numerosos son los colombianos (117.376) y los venezolanos (115.194).

¿Cómo funcionará la reforma?

Venezolanos apuestan por su regularización laboral en España a través de la nueva ley de extranjería
Foto: Achivo

El Ministerio de Inclusión Social y Migraciones de España detalló que la reforma flexibiliza los requisitos para solicitar permisos de residencia y de trabajo, lo que permitirá a los extranjeros conseguir un empleo de forma más rápida.

Leer más  La historia de Genessi Pinto, la venezolana que participará como jurado en el concurso más importante de quesos en el mundo 

Una de estas facilidades se puede obtener al adquirir un compromiso de formación en alguna de las áreas laborales con mayor demanda de empleados.

A esta figura se le denomina “arraigo por formación” y aplica para quienes tienen dos años en España y trabajando de forma legal o ilegal por al menos seis meses. Si asume el compromiso puede obtener un permiso de residencia.

Otra figura presente en la reforma es el “arraigo social”, con el que se le asigna un permiso de residencia a extranjeros con tres años en España que logren demostrar su incorporación a la sociedad.

Esto se logra con un comprobante de vínculos familiares en el país o un informe que acredite su inserción en la sociedad, también será necesario presentar un contrato laboral con una duración mínima de un año.

La ley incentiva a estudiantes extranjeros a trabajar en España

Venezolanos en España: ¿qué es la nueva Ley de Memoria Democrática y quiénes podrán optar a la nacionalidad?
Foto: Europa Press

La reforma también favorece la permanencia de los estudiantes extranjeros en España. Se les permitirá compaginar la formación con el trabajo siempre que no se superen las 30 horas semanales y se eliminan las restricciones que tienen ahora para incorporarse al mercado laboral tras acabar los estudios.

Leer más  ¿Por qué Venezuela no consiguió las visas para participar en el Sudamericano de Voleibol en Chile?

Antes de la aprobación de esta medida, el equipo de El Diario entrevistó a jóvenes venezolanos que residen en Madrid y han visto truncadas las posibilidades de regular su situación. A continuación, estos son dos testimonios.

“Busco una residencia por formación o por arraigo que me permita quedarme y dejar de ser ilegal”

Carlos Martínez, de 36 años de edad, recibió una beca hace tres años para estudiar una maestría en Marketing Digital. Al culminar su formación hizo sus pasantías y una vez comenzó la pandemia fue despedido de la empresa donde laboraba.

Mi visa de estudiante se venció y tuve el beneficio de la extensión de la vigencia de los documentos. Una vez las cosas empezaron a funcionar nuevamente solicité una residencia especial. El Estado tardó más de un año y medio en darme una respuesta y la resolución salió vencida”, explicó Martínez*.

Actualmente trabaja freelance desde casa con clientes en el extranjero porque ninguna empresa española quiere contratarlo sin papeles. Dice que incluso teme salir más allá de su sector de residencia porque sabe que su estatus es ilegal y si un oficial le solicita sus documentos se dará cuenta que están vencidos.

“Busco una residencia por formación o por arraigo que me permita quedarme y dejar de ser ilegal. Quiero tener un empleo estable con un contrato de trabajo y radicarme en Madrid”, relató.

Leer más  Fundaredes contabilizó 118 personas desaparecidas en Táchira en lo que va de 2022

Para Marcos Alvarado, comunicador social de 35 años de edad, tampoco ha sido una tarea sencilla lograr la regularización migratoria en ese país. Una vez concluyó su postgrado fue contratado por la empresa donde realizó sus prácticas, pero sus trámites migratorios están en el limbo.

Mis permisos de residencia han salido solo por seis meses por la figura del contrato de prácticas (renovable dos veces) por lo que ni siquiera puedo sacar una tarjeta de identificación TIE nueva y vigente. Entonces, tengo un trabajo, pero España no me da la residencia legal”, explicó Alvarado*.

La tarjeta de extranjería es usada exclusivamente para las personas que no son ciudadanos de la Comunidad Europea. El documento es una tarjeta plástica donde están los datos del portador, la fecha de vencimiento de residencia y los motivos de la residencia.

Alvarado dice que el documento es de suma importancia incluso para tener una cuenta bancaria activa, entre otros trámites rutinarios. Asegura que muchas personas van a esperar los días para dirigirse a las oficinas de extranjería y buscar ajustarse a las flexibilizaciones que propone la ley.

Con información de EFE

Noticias relacionadas