• Las personas, en su mayoría venezolanos, se trasladaron en autobuses desde Texas como parte de las acciones promovidas por republicanos para demostrar su rechazo a las políticas migratorias de Joe Biden

Un nuevo autobús con 41 migrantes llegó desde Texas (Estados Unidos) a las puertas de la residencia de la vicepresidenta, Kamala Harris, ubicada en Washington DC, la madrugada del 6 de octubre.

El autobús con los migrantes (30 adultos y 11 niños), en su mayoría venezolanos, fue enviado por el gobernador republicano de Texas, Greg Abbott, al Observatorio Naval, residencia oficial de Harris.

De acuerdo con la agencia de noticias EFE, las personas realizaron el viaje de 36 horas a Washington y llegaron agotados, desorientados, con poca ropa y usando sandalias, debido a que al llegar a Estados Unidos los despojan de sus zapatos.

El autobús de migrantes se suma a los traslados que Abbott y otros gobernadores republicanos promueven desde abril de 2022 para protestar por la política migratoria de Joe Biden.

Los republicanos han enviado a los migrantes en autobuses o en aviones desde sus estados hasta ciudades gobernadas por demócratas como Nueva York y Washington.

Leer más  Un mundo raro
Un nuevo grupo de migrantes llegó a las afueras de la residencia de Kamala Harris 
Fotografía de un autobús con migrantes hoy, a su arribo a Washington (EE.UU.). EFE/Octavio Guzmán

Migrantes trasladados a la casa de Kamala Harris

Durante los primeros meses del año los migrantes llegaron a lugares preparados para recibirlos, como la terminal de trenes y autobuses Union Station. Sin embargo, la coordinadora del grupo SAMU First Response, Tatiana Laborde, precisó que desde el 15 de septiembre los vehículos llegan directamente a la casa de Harris.

Aunque en ese momento el traslado tomó desprevenidos al grupo SAMU, ahora ya conocen el sistema que emplean, por lo que estuvieron esperando a los migrantes que llegaron el 6 de octubre para trasladarlos a la estación.

Estas acciones forman parte de una campaña política que, según reseña EFE, dificulta aún más el viaje de los migrantes, pues estos son dejados en plena calle y tienen que ser trasladados luego a la estación para darles asistencia.

El 17 de septiembre, el gobernador de Texas Greg Abbott envió un autobús con al menos 50 migrantes indocumentados a las puertas de la residencia de la vicepresidenta de Estados Unidos. En esa ocasión, la mayoría también se trata de personas provenientes de Venezuela. 

Leer más  El posible cierre de las ONG en Venezuela pone en riesgo a los sectores más vulnerables de la ciudadanía

De acuerdo con la cadena Fox News, las organizaciones humanitarias atendieron a estas personas con alimentación y ropa, y las trasladaron a albergues en Washington.

El mismo día, otros tres autobuses con migrantes enviados por el gobierno de Texas llegaron a Nueva York. 

El gobernador de Texas envió otro grupo de migrantes venezolanos hasta la residencia de Kamala Harris

Atenciones a migrantes

Tatiana Laborde destacó que al llegar a Union Station, los trabajadores y voluntarios de SAMU les dan a los migrantes comida y les toman los datos. 

“Se les hace un cuestionario para saber de dónde son, a dónde van y si tienen familiares. Una vez se pinta la imagen del bus comenzamos a ayudarlos con el transporte y si van a Nueva York, por ejemplo, se les compran billetes de autobús”, explicó a EFE.

Indicó que los que deciden quedarse en Washington, un porcentaje que va en aumento (al principio era del 10 % y ahora del 22 %, calcula), se les deriva a refugios públicos o a un centro que opera la propia SAMU, con capacidad para 50 personas.

Laborde sostuvo que han atendido a unas 3.830 personas, sin contar a los que llegaron este 6 de octubre, ni a los que llegaron el día anterior procedentes de Arizona. Además, precisó que han dado cama a al menos 1.000 personas.

Leer más  Cometa ZTF: ¿cuándo y cómo puede verse desde Venezuela?

En el refugio los migrantes se derivan a los programas de asistencia que lleva a cabo el gobierno local para facilitar su integración a la sociedad. No obstante, Laborde considera que una de las partes más complejas es sostenerse económicamente en un país donde la vivienda o la lista de la compra no son económicas.

Agregó que los programas solo ofrecen alojamiento y alimentación por un determinado periodo de tiempo, pero no pueden ayudar a los migrantes a conseguir trabajos, ya que su situación en el país es irregular.

“Lo que se encuentran aquí puede ser mucho mejor de lo que tengan, pero no es tan fácil como lo piensan. Muchos de ellos, y nos pasa una y otra vez, llegan pensando que lo de los papeles no es tan difícil y ese es el primer choque, porque muy pocos los consiguen”, enfatizó Laborde.

Noticias relacionadas