• La Cámara Baja promueve la enmienda de una ley contra la “propaganda LGBTIQ+” sancionada en 2013 para ampliarla a todos los ciudadanos y no solo a los niños, niñas y adolescentes. Se prohibirán películas, libros o la publicidad que promueva temas “no tradicionales” rusos

Las muestras de afecto entre personas del mismo sexo, cualquier mención a la homosexualidad, exposición en medios de comunicación, redes sociales o apoyo a la comunidad LGBTIQ+ serán castigados de manera severa en Rusia. Parlamentarios aprobaron un proyecto de ley que amplía para todos los rusos una norma ya existente y sancionada en 2013.

La norma aprobada el jueves 27 de octubre también promueve la prohibición de contenidos que hagan referencia a personas sexo género diversas o a la comunidad LGBTIQ+ en libros, cine, publicaciones publicitarias, otros servicios audiovisuales, de streaming, servicios de pago y cualquiera presente en Internet.

De incumplir la ley, se puede imponer una multa de entre 6.500 y 80.000 dólares, siendo más severas cuando se trate de empresas. Dependiendo del caso, también puede incluir prisión. Igualmente, se endurecerán los requisitos para la publicidad y los contenidos audiovisuales.

Leer más  Detuvieron a un hombre que abusó sexualmente de su hijastra de 12 años en Falcón
Rusia aprueba ley que incrementa las restricciones a la comunidad LGBTIQ+

Menos libertades para la comunidad LGBTIQ+ en Rusia

La Cámara Baja del Parlamento de Rusia, también conocida como Duma, aprobó por unanimidad en primera discusión el proyecto de ley que busca prohibir las “relaciones sexuales no tradicionales” y el “avance de la cultura LGBTIQ+”. En la segunda lectura se esperan enmiendas que endurezcan las normas, según informó Viacheslav Volodin, presidente de la Duma.

Volodin y gran parte del gobierno ruso cataloga la presencia de apoyo a la homosexualidad como “propaganda”, por lo que buscan promover el conservadurismo. “Debemos hacer todo lo posible para proteger a nuestros hijos y a aquellos que quieren vivir una vida normal”, agregó el político.

El trabajo comenzó hace una semana, cuando se inició el trabajo para debatir la prohibición total de la “propaganda homosexual”. Se busca enmendar y ampliar para todos los ciudadanos rusos la ley que la prohibía solo entre niños, niñas y adolescentes, así como también eliminar información que estimule el cambio de sexo.

Leer más  En casi 20 años han cerrado 284 emisoras de radio en Venezuela

Putin tiene la última palabra

“No estamos prohibiendo las referencias LGTBIQ+ como fenómeno. Prohibimos la propaganda y la redacción aquí es extremadamente importante. El fenómeno LGBTIQ+ es un elemento de guerra híbrida y en ella tenemos que proteger nuestros valores, nuestra sociedad y a nuestros niños”, dijo el promotor del proyecto Alexánder Jinshtéin.

La propuesta es apoyada por los cinco partidos políticos presentes en el Parlamento. También es respaldada por el regulador de medios de comunicación Roskomnadzor, que ya ha eliminado y bloqueado a más de 7.200 sitios web que abordan temáticas prohibidas.

Para que la nueva ley se apruebe, serán necesarias dos lecturas más, para luego pasar a la Cámara Alta o Consejo de la Federación y, finalmente, recibir la aprobación del presidente Vladimir Putin.

Cuba aprobó el matrimonio igualitario en una jornada electoral marcada por la abstención

Un Estado conservador

La ley anti LGBTIQ+ original se aprobó en 2013, estuvo dirigida a niños, niñas y adolescentes y buscó proteger “los valores rusos” sobre los vigentes en occidente. Gracias a ella se ha prohibido la marcha del orgullo gay y han detenido a activistas que han tratado de denunciar las violaciones a los derechos humanos que comete el gobierno ruso.

Leer más  #TeExplicamosLaSemana | Domingo 29 de enero

La homosexualidad ha sido objeto de controversia en Rusia desde 1917, cuando se descriminalizó. Aunque en 1993 se legalizó, en 2013 Putin promovió la ley para prohibir la “promoción de la homosexualidad”, apoyado por la Iglesia rusa ortodoxa presente en todo el país.

De acuerdo con la Asociación Internacional de Lesbianas, Gays, Bisexuales, Trans e Intersex (ILGA por sus siglas en inglés), Rusia es el país más atrasado de Europa en legislación LGBTIQ+. Organismos internacionales han exhortado al Estado a respetar los derechos fundamentales de estas personas y erradicar la discriminación, sin embargo, no existen avances en la materia e incrementan las restricciones con el pasar de los años.

Noticias relacionadas